La posible candidatura del exprimer ministro francés, Manuel Valls, a la alcaldía de Barcelona, encabezando la lista de Ciutadans (Cs),  o una plataforma unitaria, sigue haciendo estragos y eso que ni siquiera se ha confirmado. Sus futuribles rivales políticos aprovechan el mínimo resquicio para cargar las tintas contra el galo con el fin de castigar su imagen. Uno de los fijos en esta tarea de desgaste non stop, el primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello (Barcelona en Comú), ha añadido más carne al asador y ha aprovechado que tenía unos micrófonos delante para dar lecciones a Valls de lo que debe hacer si finalmente decido disputarle la alcaldía a Ada Colau.

El Ayuntamiento de Barcelona había anunciado que el primer teniente de alcalde iba a participar en una sesión de trabajo en que se iban explicar los proyectos de memoria popular que forman parte del Pla de Barris y a la que también estaba convocada la prensa. Sin embargo, Pisarello ha plantado a los asistentes a la reunión sin dar explicaciones. Pero, curiosamente, cuando el acto había concluido y el comisionado de Programas de Memoria, Ricard Vinyes, estaba haciendo declaraciones a los medios de comunicación ha aparecido el lugarteniente de Colau para restregarle a Valls que de geografía de la ciudad todavía anda pez y, de paso, para darle algunos consejillos al francés con la elegancia que le caracteriza.

“Es inadmisible que que hace unos días le preguntaran a Manuel Valls cuántos barrios tiene Barcelona y ni tan solo fue capaz de responder esa pregunta”, ha disparado Pisarello. Acto seguido, y para compensar, le ha regalado un par de recomendaciones por si al final decide presentarse a alcalde de Barcelona: “Una persona que aspira a gobernar Barcelona ha de conocer la memoria de sus barrios, ha de conocer el problema real de sus barrios”, le ha dicho. Y como con la teoría no basta, Pisarello ha aprovechado para “invitarle (a Manuel Valls) a que venga a la Teixonera y a La Marina, a Trinitat Nova y a Trinitat Vella a empaparse de cuáles son los problemas reales de los vecinos, a conocer cuál es la memoria de estos barrios”. Seguro que los asesores de Valls van a tomar buena nota.

UN LIBRO DE VÁZQUEZ MONTALBÁN DE REGALO

Pero a Pisarello le ha debido parecer que con este par de consejillos no había suficiente y ha añadido que “si hace falta” (todo sea por ayudar al político galo a ser alcalde), desde el consistorio “le haremos llegar el libro Barcelones, de Manuel Vázquez Montalbán” (se supone que a portes pagados), una obra que acaba de reeditar el Ayuntamiento de Barcelona después de 30 años y que, sin duda alguna,debe estar en la cabecera de cualquier aspirante a la alcaldía. Por cierto, y aunque Gerardo Pisarello no lo ha testificado ante los micros (igual para no pasarse con las ayudas al político francés), Barcelona tiene 73 barrios.