El PSC denunció este martes que el Ayuntamiento de Barcelona recortará su presupuesto en más de 100 millones de euros por una previsión errónea de ingresos. Desde el equipo de gobierno de la ciudad se desmintió la información, aunque ningún responsable político salió a dar la cara, provocando más incertidumbre sobre los números.

Esta falta de transparencia ha sido criticada este jueves por la regidora del PDeCAT en el Ayuntamiento Sonia Recasens, quien ha exigido a Ada Colau “transparencia”. “No hay peor imagen para contribuir a la desafección con la política” que en temas tan “básicos y decisivos como la ejecución de los presupuestos” los ciudadanos perciban “mentiras, poca trasparencia o oscuridad”, ha lamentado la política del PDeCAT.

ERROR DE PRESUPUESTO

La regidora demócrata se ha sumado a la denuncia de Collboni y ha destacado que “se ve claramente que ha habido un error de presupuesto”. En este sentido, ha recordado que cuando el gobierno municipal les pasó la pasada semana los datos de la ejecución presupuestaria con fecha mayo de 2018, ya se incluía una desviación presupuestaria, con los ingresos a la baja y los gastos al alza”.

Recasens señala que pese a las excusas del gobierno de Colau, “continúa habiendo una desviación de 50 millones de euros. Y continúa habiendo 67 millones de exceso de gasto. Son unos cien millones y poco de euros de desviación, que curiosamente coinciden con los 107 millones de recortes que denuncia el PSC”, ha explicado la regidora.

Para Recasens, “la mala gestión afecta al bienestar de las personas y al sufrimiento de las familias. La mala gestión quiere decir recortes. Y los recortes quieren decir sufrimientos de las familias”.