ARCHIVADO EN:

Neus Munté, exconsellera de Presidència de la Generalitat y vicepresidenta del PDeCAT, lo tiene claro: quiere convertirse en el relevo de Colau al frente de la alcaldía de Barcelona durante el próximo mandato, porque su gobierno municipal “es un gobierno agotado”. Con este objetivo, ha anunciado que se presenta a las primarias de su partido, buscando el apoyo de sus compañeros de militancia y de la sociedad civil en su proyecto. El responsable de Govern Obert de la Diputació de Barcelona, Carles Agustí, ha sido el segundo en anunciar que también optará a ser el alcaldable del partido demócrata.

Munté ha presentado su candidatura en mitad de la avenida Gaudí, en el que es su barrio de toda la vida y en el que también reside quien podría se su gran rival en las próximas municipales: la alcaldesa Ada Colau (Barcelona en Comú). La exconsellera ha elegido para su presentación como candidata un punto de la avenida situado a mitad de camino entre el Hospital de Sant Pau y el templo de la Sagrada Familia, dos símbolos de la ciudad que también aportan valores a su candidatura como los de “la suma de esfuerzos, la colaboración público-privada, la colaboración y la transformación” , ha subrayado.

La candidata a las primarias ha puesto sobre la mesa sus bazas para optar a la alcaldía y una de ellas es darle un vuelco a la imagen de la ciudad. “La capitalidad de Barcelona no es sentirse el más fuerte y mirarse el ombligo sino que ha de ser el corazón y el motor de toda Catalunya y ejercer con orgullo el liderazgo de toda el área metropolitana”, ha explicado.

CIUDAD SIN PROYECTO

Neus Munté ha insistido en que el modelo de ciudad de Colau, “si es que lo ha habido alguna vez” ha precisado, ha llegado al final de su trayecto y ahora la ciudad necesita un cambio. “Reivindico l voluntad de reformar esta ciudad, de aprovechar sus activos y de un imprimir un nuevo carácter más dialogante en la forma de relación con los vecinos y con los visitantes”, que tendría como referente al exalcalde convergente Xavier Trias, del que sería sucesora.

La exconsellera ha aplaudido que se presenten más candidatos a las primarias, como Carles Agustí, porque cuantas más alternativas haya “más se podrá debatir y se confrontarán ideas, personas y proyectos”. La candidata del PDeCAT mantendrá su cargo como presidenta en funciones del PDeCAT aunque sea elegida como alcaldable porque se trata de “un cargo que representativo es compatible” con su candidatura. No obstante, Munté ha asegurado que su aspiración “no es acumular cargos sino servir como mejor pueda al objetivo de conseguir la alcaldía de Barcelona” .

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.