Ernest Maragall ha vuelto a dar calabazas al PDeCAT, la Crida y al resto de fuerzas independentistas. A cuatro meses de las elecciones municipales, el alcaldable de ERC ha reiterado que su formación se presentará en solitario a los comicios. Este sábado, Quim Torra pidió a los partidos soberanistas unir sus fuerzas, pero Maragall ha hecho oídos sordos a las palabras del presidente de la Generalitat.

Según Maragall, los partidos soberanistas pueden obtener más votos por separado que juntos y también es una forma de que los ciudadanos puedan elegir en temas de gestión de ciudad que nada tienen que ver con la independencia y sobre los que las fuerzas políticas tienen planteamientos miuy distintos. El candidato ha emplazo a la antigua CiU a solucionar sus problemas de conviviencia antes de reclamar la unidad de otros.

PACTOS POSTELECTORALES

El candidato republicano, antes en las filas del PSC, es partidario de pactos postlectorales. En este sentido, Maragall ha dejado las puertas abiertas a llegar a acuerdos con el resto de independentistas para avanzar hacia la República. Sin embargo, no comprometerse antes de las votaciones también permitirá a ERC mirar hacia los comuns. Tras el voto afirmativo este viernes a favor del tranvía, la regidora del PDeCAT, Francina Vila. acusó a los republicanos de tener ya un preacuerdo cerrado con Ada Colau.

Otro candidato independentista, Jordi Graupera, ha descartado ahora también una lista unitaria. El ganador de las primarias independentistas intentó sin éxito que PDeCAT y ERC se presentaran a la convocatoria organizada por la ANC para preparar una candidatura conjunta. En un tweet, Graupera dice que ya es tarde y critica al PDeCAT "por copiar de forma torpe las ideas creativas".