El alcaldable apoyado por Ciudadanos, Manuel Valls, ha concedido una entrevista a Crónica Global en la que ha dejado clara su opinión sobre como se prevén las elecciones municipales de Barcelona. Es consciente de su posición, pero rechaza la idea de que su campaña empezara con mucha fuerza y que después se haya ido desinflando. 

PACTOS CON PSC Y PP

Ha asegurado que está dispuesto a debatir con sus adversarios sobre el futuro de Barcelona. Cree firmemente que en la recta final se producirá una disyuntiva: o el proyecto de Colau o el suyo. Asegura que la plataforma "independiente" que lidera tiene el apoyo de Celestino Corbacho y de Ciudadanos. 

Si tuviese que pactar estaría dispuesto a hacerlo con el PSC y el PP (si este entrase en el consistorio). Lo tiene claro, aunque considera que Collboni "tendría que salir de la ambigüedad", no entiende a que se refiere con un pacto de izquierdas, cree que podría ser con los "separatistas". 

BARCELONA EN MANOS DE LOS "SEPARATISTAS"

Para Manuel Valls, Barcelona vive uno de sus peores momentos. Habla de la inseguridad y de la inversión en la ciudad condal: "Sin empresas y sin inversión no se pueden financiar políticas sociales, y eso pasa en esta ciudad". Cree que para poner fin a esta situación se ha de hacer un gran esfuerzo y apoyar la cultura de la Barcelona: "Deberíamos entender que el nacionalismo no es compatible con la cultura abierta, que el nacionalismo puede convertir Barcelona en una ciudad provinciana y pequeña". 

Por último habla del problema de la vivienda en la ciudad condal, cree que hay suficiente potencial para construir, pero que si triunfa un pacto entre Colau y el independentismo, Barcelona se hundiría: "Una ciudad como Barcelona, con su proyección internacional, ¿en manos de los separatistas? ¿Se dan cuenta de lo que supondría?".