La presión del independentismo a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se hace cada día más virulenta. Tras la campaña electoral, el equipo municipal de gobierno aceptó colgar un lazo amarillo en la fachada del Ayuntamiento en solidaridad con los políticos presos, aunque finalmente evitó poner la pancarta que había ondeado antes de la campaña electoral pidiendo “libertad presos políticos”.

Pero eso es sólo una anécdota en la gran acometida soberanista para controlar el ayuntamiento de la capital catalana. Fuentes independentistas señalan a Metrópoli Abierta que “la oferta de diálogo y apoyo a la alcaldesa está encima de la mesa. "Esperaremos su respuesta el tiempo que haga falta, pero no apoyaremos gratuitamente su gestión”. Tanto ERC como el PDeCAT tendieron la mano a la alcaldesa para conformar una amplia mayoría en el consistorio tras la ruptura de Barcelona en Comú (BeC) con el PSC. Colau se mantuvo en la prudente postura de no prometer ningún pacto municipal, decantándose por intentar gobernar mediante pactos puntuales con diferentes fuerzas de la oposición.

El Partit Demòcrata (PDeCAT), que lidera en el ayuntamiento Xavier Trias, sin embargo, ha despedido el año con tres vídeos que ponen en un brete a Ada Colau, ya que recogen las promesas electorales de la alcaldesa y la realidad actual en temas tan punzantes como la subida de los transportes públicos, el referéndum o los desahucios. Por la boca muere el pez: lo que decía la activista Ada Colau nada tiene que ver con lo que hace la alcaldesa Ada Colau. Una sola mujer y dos destinos diferentes. Lo malo es que, en ocasiones, hace justamente lo contrario de lo que había prometido. Vivir para ver.

¿LLEGAR HASTA DONDE HAGA FALTA?

El primer vídeo destaca el posicionamiento de la alcaldesa en el año 2017 en relación con el referéndum de independencia: antes del referéndum del 1 de octubre, sostenía que “es mejor no poner fechas” para la celebración del mismo. Acto seguido, el vídeo recoge un mitin de Colau durante la campaña electoral para las municipales del 2015, en el que se dirige al público afirmando: “Como veis, aquí cada vez somos más y no podemos esperar. No podemos esperar ni a un cambio de la Constitución ni a sentencias de tribunales absolutamente partidistas. Aquí exigimos nuestro derecho a decidir. Y queremos hacerlo ya. No podemos esperar más”

En el año 2017, Colau se expresaba también en una entrevista televisiva en los siguientes términos: “En ningún caso nos planteamos dar apoyo a ninguna acción de unilateralidad. Hemos sido muy claros en ese tema. Nosotros somos soberanistas y apostamos por un referéndum acordado. Pero en la vía unilateral no nos encontrarán. En esto quiero ser clara y no quiero engañar a nadie”. Frente a estas expresiones, el vídeo incorpora otra entrevista del 2015 en el que Colau asegura que “podemos dar la garantía absoluta de que nosotros haremos mucho más por la soberanía de Cataluña y por el derecho a decidir que CiU. Cualquiera de nuestros concejales, tanto si es independentista como si no, está dispuesto a llegar hasta donde haga falta, a enfrentarse con el Estado, con la UE y con quien sea, para que se ejerza el derecho a decidir y obtengamos el máximo de soberanía posible”. El vídeo acaba con una fotografía de los consejeros de la Generalitat a su llegada a la Audiencia Nacional el día en que fueron encarcelados. “Ellos sí que lo hicieron posible”, es el mensaje que sale sobreimpresionado en la foto.

LA MAFIA DE LA ATM

El segundo vídeo comienza con audios de protestas mientras en la pantalla aparecen mensajes por Twitter de Ada Colau en el 2015, convocando a concentraciones en la plaza de Sant Jaume contra la subida de los transportes públicas. “Fuera Mafia ATM”, añadía la entonces activista. Ahora es ella la que forma parte de ATM y la que decide la subida del billete. A continuación, el vídeo recoge un mitin de Colau en el que dice que “tenemos uno de los transportes más caros de Europa, con mucha diferencia. Es un escándalo. Es una vergüenza. Es un expolio. Son siempre la misma mafia la que se acaba embolsando nuestro dinero. ¡Ya está bien! ¡Echemos a la mafia!”.

Tras esa diatriba, el vídeo lleva a los titulares de prensa de diciembre de este año, superponiendo en pantalla los titulares de diversos medios de comunicación anunciando que la ATM sube el precio de la T-10 a 10,20 euros a partir de enero del 2018. Las críticas a las incongruencias de BeC por parte del PDeCAT en el tema de la subida del transporte no se limitan a este vídeo, pues sus concejales han

rescatado, por ejemplo, las críticas vertidas a través de Twitter por la concejal de Movilidad, Janet Sanz, cuando Trias subió la T-10 a 9 euros en el 2011.

DE PISOS SOCIALES A PISOS DE LUJO

El tercer vídeo independentista versa sobre los desahucios. “Lo único que falta en esta ciudad es voluntad política para parar los desahucios”, decía Colau en un debate de todos los aspirantes a alcalde. En el 2017, el vídeo destaca un tuit de la alcaldesa: “Las ciudades no tenemos capacidad legislativa y estamos casi solas ante la emergencia”. Y recoge también un titular de prensa con una potente declaración de Carlos Macías, presidente de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca: “Hay más desahucios que nunca”.

También destaca este vídeo que Colau aseguraba en el 2015 que hay miles de viviendas vacías y “sólo hace falta que cumplan su función social. Para ello, hace falta voluntad política y hace falta un Ayuntamiento que realmente tenga las prioridades claras”. La actitud del consistorio que luego presidiría la candidata de Barcelona en Comú (BeC), sin embargo, es desconcertante: el vídeo recoge un titular de prensa que dice anuncia la transformación de la torre Deutsche Bank en pisos de lujo. Fue el edificio que el ayuntamiento de Colau vetó para ser un hotel que hubiese creado muchos puestos de trabajo y atraído turismo de alto standing. Se subraya también del texto que BeC había prometido en la campaña que ese edificio acogería “pisos sociales en vez de un hotel”. Tras recoger la reivindicación firme de Colau al derecho a una vivienda, el vídeo remata con fotografías de indigentes durmiendo en el suelo y, sobreimpresionado, un mensaje demoledor: “Durante el mandato de Ada Colau, aumentan en un 39% las personas que viven en la calle. Son 269 personas más sin techo”. La guinda la pone un último eslogan: “Prometieron el cambio, pero no dijeron que sería a peor”.

Y el último video con el que los demócratas quieren despedir el año 2017 es delirante. Se titula el gobierno del cambio... a peor: incivismo y descontrol. Toda una declaración de intenciones de lo que le espera a Colau el resto de mandato.