El candidato del PP a la alcaldía de Barcelona, Josep Bou, ha lanzado criticas muy duras a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, por la inseguridad que se vive en la ciudad, sobre todo en barrios como el Raval. Bou ha visitado la zona de las Drassanes, en la que se encuentra un solar que ha sido ocupado por sintecho y drogodependientes.

Josep Bou ha afirmado que “la alcaldesa Ada Colau prefiere la Barcelona degradada de narcocampamentos y narcopisos, que la ciudad con hoteles, empleo y actividad económica”, y ha añadido que “me han asegurado que el problema con los narcopisos y los toxicómanos de la heroína ha crecido especialmente en los dos últimos años, un hecho que demuestra que la gestión de Colau ha sido un fracaso”.

ERRORES CAROS

El candidato del PP se ha referido a la situación en la que se encuentra el solar de Drassanes que se encuentra en situación de abandono por la negativa del Ayuntamiento de dar la licencia de obras para la construcción de un hotel.

El asunto se encuentra en los tribunales de justicia y, según Bou, puede salirle muy caro a los ciudadanos de Barcelona. “Los errores de Colau con el solar de Drassanes nos pueden acabar costando entre 41 y 70 millones a los barceloneses, ya que los propietarios del solar ha denunciado al consistorio y están a la espera de una sentencia judicial”, ha dicho.

Bou considera que “Drassanes y la Rambla es la puerta de Barcelona con el mar, la construcción de este hotel permitiría frenar la degradación de la zona y crear actividad económica. Es necesario promover un plan para recuperar el barrio, apostando por mayor iluminación, seguridad, eliminando narcosalas y narcopisos e incentivar al comercio de la zona”.

CAPITAL DE LA DROGA

Tras recordar que el barómetro municipal indica que el principal problema de los barceloneses es la inseguridad, Bou dicho: “Barcelona no puede ser durante más tiempo la capital de la droga, okupas y manteros”, y ha criticado con dureza la incapacidad de la alcaldesa para liderar la ciudad: “Colau no lidera la ciudad, está más preocupada en dar cobertura al independentismo colocando lazos amarillos en la fachada del Ayuntamiento o buscando futuros acuerdos con Maragall que en resolver los problemas reales de los barceloneses”.

También ha exigido mayor presencia policial en las zonas más conflictivas de la ciudad y que pueda actuar “para acabar con el problema del narcotráfico y drogas, ya que este problema tiene solución, pero no hay voluntad política”.