Entre votación y votación en el Parlament, Elsa Artadi recibe a Metrópoli Abierta en una de las salas de la cámara catalana. La alcaldable de facto de JxCat afronta el reto de los comicios municipales en Barcelona con la energía y la convicción de que su partido puede ganar. Los resultados que pronostica el CIS no son por ahora alentadores: el partido que encabeza Joaquim Forn desde la cárcel de Soto del Real obtendría entre cinco y siete concejales. Si se confirmara, dejaría de ser la segunda fuerza en el Ayuntamiento de Barcelona, donde ahora cuenta con nueve representantes. Pero los de JxCat saben que a día de hoy cualquier milagro es posible. Y así lo muestran en plena campaña. Artadi apura el café y sonríe. “No sé de cuánto tiempo disponemos, ¡pero adelante!”

¿Cómo valora estos cuatro años de gobierno de Ada Colau? ¿Qué es lo mejor y lo peor que ha hecho?

Lo mejor es que en un ambiente muy masculinizado, como es la política, existan mujeres liderando y haya llegado a ser la alcaldesa de Barcelona. Para mí esto es positivo. Lo peor es todo lo demás. La falta de diálogo, impulso, liderazgo, crear problemas donde antes no había…. ¿Sirve el resumen?

Uno de los temas más comentados durante estas semanas ha sido el de la inseguridad. El conseller Miquel Buch llegó a reconocer que faltan Mossos en la ciudad.

No sólo él. Cada semana pedimos más efectivos de Mossos d’Esquadra. Hemos tenido unas leyes por parte del Gobierno español que impedían hacer promociones. Hemos tenido que denunciar el bloqueo de partidas de material por parte del Estado. Hacen falta más recursos, como los 700 millones que reconoce el Estado español que nos debe. Pero esto no exime que la Guardia Urbana tenga que hacer su trabajo. Lo que no vale es lo que hace Colau, y que ha resultado ser el paradigma de su política: primero te pones de perfil, porque las políticas de seguridad no me interesan, y cuando ves el desastre que se ha producido, empiezas a culpar a los otros.

¿Tiene más culpa el Gobierno de Colau o el Gobierno español?

Estas restricciones ya las teníamos en el anterior mandato. Hay un cambio y un punto de inflexión que es clarísimo. En el mandato de Xavier Trias, con Quim Forn de primer teniente de alcalde y responsable de seguridad, en cuatro años los hechos delictivos bajaron un 15 %. Esto se consiguió hacer en plena crisis y con restricciones presupuestarias, gracias a la toma de decisiones, bajando a los mossos y la Guardia Urbana al metro, haciendo convenios de colaboración pioneros entre los dos cuerpos, intensificando las patrullas a pie… En cambio, llega la señora Colau y en cuatro años bate el récord de crecimiento de hechos delictivos, y nos sitúa en cifras de los años 80. Es inaudito.

"Hay que empezar a patrullar a pie de nuevo y volver a impulsar la colaboración de los cuerpos de seguridad"

Ha mencionado el Metro. Visto que este es uno de los focos de inseguridad, ¿tiene alguna propuesta para hacer del suburbano un lugar más seguro?

Una de las primeras acciones que hizo el alcalde Trias fue bajar la policía al Metro. Esto tiene una afectación importante en la seguridad, pero también envías un mensaje. Ahora se está enviando a la ciudad un mensaje de confusión entre lo que son los derechos y los deberes. ¿Qué hay que hacer? Permitir e impulsar que la Urbana vuelva a hacer de policía, que es lo que no ha estado haciendo estos años. Hay que empezar a patrullar a pie de nuevo y volver a impulsar la colaboración de los cuerpos de seguridad.

¿Pretende recuperar la figura de teniente de seguridad? ¿Ha pensado en algún nombre para ocupar el cargo en caso de gobernar?

En el momento que haya gobierno tomaremos la decisión, pero es evidente que tiene que haber un regidor o regidora de seguridad. Lo que no se puede tener es una alcaldesa de la inseguridad. La persona responsable de seguridad no puede ser el alcalde, como dice Manuel Valls.

¿Y como concejal de Ciutat Vella tienen algún nombre en mente?

Ya veremos como queda todo, porque dependerá de si se gobierna en solitario o con alguien.

PACTOS POSTELECTORALES

A propósito, ¿tiene algún socio prioritario si necesita pactos para gobernar? ¿Entra sólo Ernest Maragall o también contempla algún actor más?

Hay dos niveles: nosotros como JxCat llevamos gobernando con Esquerra desde el 2012 y por tanto es nuestro socio prioritario a la hora de gobernar. Pero hay temas de ciudad que tienen que ir más allá de los acuerdos de gobierno y que duren más de un mandato. En este sentido, necesitamos buscar mayores consensos en temas cruciales como la vivienda o en la lucha contra el cambio climático.

Y con el PSC, ¿está descartado cualquier tipo de pacto o acuerdo de investidura?

Está descartado gobernar conjuntamente. Ahora mismo tenemos un PSC con Jaume Collboni al frente, que es la persona de todo el partido que está más orgullosa del 155. No nos planteamos en ningún caso gobernar con ellos, que no quiere decir que en temas sectoriales no podamos llegar a acuerdos.

"Estoy enamorada de Barcelona, por eso doy este paso"

En pocas palabras: ¿cómo definiría a Manuel Valls?

Fuera de juego. Valls sabe que no ganará estas elecciones, así que lo definiría como un fuera de juego. Se le ha hecho larguísimo esto. Sabe de política, pero no tiene pasión por Barcelona. No está enamorado de la ciudad. La quiere, pero no está enamorado ni tiene la pasión ni la energía para tirarla adelante. Yo estoy enamorada de Barcelona, por eso doy este paso que para mí fue muy difícil porque mi vida iba por otro lado.

Elsa Artadi durante la entrevista en el Parlament / LENA PRIETO
Elsa Artadi durante la entrevista en el Parlament / LENA PRIETO

¿Será usted la alcaldesa?

Nosotros nos presentamos en equipo. A mí me gustaría que Quim Forn fuera alcalde, pero las probabilidades de que le dejen serlo son mínimas. Cuando él propone hacer un equipo juntos, él también dice que no será ningún impedimento para la candidatura. Donde él no llegue, ahí estaré yo. Si a él no le dejan ser alcalde, yo estoy preparada: tengo las ganas, el equipo y un proyecto conjunto.

Haciendo política ficción: en caso de que Forn quedara en libertad y que usted fuera alcaldesa, ¿le cede la vara de alcalde?

Ya lo iremos viendo. Nunca me abono a la política ficción porque cada momento tiene su casuística. Salimos a ganar las elecciones porque entendemos que sólo ganando nosotros habrá un cambio en la ciudad. Veinte días después de las elecciones se forma el consistorio, por tanto no hay posibilidad ni voluntad por parte nuestra de retrasar nada. Veremos cómo se formula y a partir de ahí tiraremos adelante. Igualmente, mucha confianza en la justicia española no tenemos.

¿En caso de no ganar, seguirá en la oposición hasta el final de la legislatura?

Si voy a la oposición, mi compromiso sigue con Barcelona. Cuando decidí dar el paso a la política municipal, lo hice sólo con una condición: que era para quedarme. En un futuro muy lejano ya se verá.

EL 'PROCÉS' EN EL AYUNTAMIENTO

"Para nosotros la independencia no es ni un tema simbólico, ni romántico, ni sentimental, sino de progreso social"

¿Qué papel jugará el independentismo si sale elegida como alcaldesa, más allá de las cuestiones simbólicas?

Como formación independentista, para nosotros la independencia no es ni un tema simbólico, ni romántico, ni sentimental; para nosotros la independencia es fundamentalmente un tema de progreso social.

No puede ser que tengamos infraestructuras que son claves para Barcelona, el Área Metropolitana y el país, como puede ser el puerto, el aeropuerto, la Zona Franca, el corredor mediterráneo o Rodalies, que se decida de una forma centralizada, en la cual nosotros no tenemos nada que decir. No puede ser que cada vez que se intentan dar pasos hacia delante con el estado del bienestar se pare sistemáticamente desde Madrid.

Entendemos la independencia como un instrumento de progreso social para hacer una ciudad y un país mejor, y no como una finalidad en sí misma. 

¿Qué implicación puede tener el independentismo a nivel de gestión que lo diferencie del Gobierno de Colau?

La Zona Franca es un ejemplo. El Estado español tiene cero metros cuadrados de la Zona Franca. En cambio, quien preside la Zona Franca se decide desde Madrid. Eso es inaceptable. Las tarifas del Puerto de Barcelona, que hacen que no podamos competir con Róterdam, se deciden desde Madrid. Las rutas aéreas, que pasan por Madrid aunque el destino sea Barcelona, también se decide desde Madrid.

Hay que ser mucho más contundentes con el Estado español. Todo lo que pasa en Barcelona, todo lo que afecta a la ciudad, el responsable es el alcalde o alcaldesa de Barcelona, y éste ha de poder liderar, exigir y sacar resultados frente a todas las administraciones que están implicadas.

Pero el Ayuntamiento no tiene las competencias de muchas de las infraestructuras que menciona. Dependen de acuerdos con el Estado.

La señora Colau no ha exigido nada de todo esto en los acuerdos con el Estado. Ni siquiera cuando ha gobernado con los socialistas. Ahora tenemos a los de Podemos, Comuns, Iniciativa e Izquierda Unida dando apoyo a Pedro Sánchez y ponen de director de Aena a una persona que viene del PSC. Y no se les exige nada. Es como si ya les fuera bien que se decidiera todo desde Madrid. Tenemos una alcaldesa que cree que Madrid es su capital, en vez de reivindicar la capitalidad catalana. Hay una falta de exigencia en todo este ámbito que tiene que ver con la falta de ambición y liderazgo.

¿Entonces una de las prioridades es la transferencia de competencias?

Nuestro programa no es obtener más autonomía. Pero sí que es verdad que mientras se hace el procés nacional se ha de poder negociar el resto de cosas. Son criterios básicos y de pura lógica, que cualquiera que vive y trabaja en Cataluña lo entiende. Todo el mundo debería estar de acuerdo. En cambio, son temas que durante cuatro años ha sido como si no existieran.

¿En estas cuestiones van a una con ERC o tienen divergencias?

Yo ahora estoy un poco desconcertada con ERC, sobre todo con Ernest Maragall. Parece que haya regresado a su época de socialista. Está buscando un pacto de forma abierta con Colau, y de alguna manera está reivindicando el trabajo que ha hecho el gobierno municipal en los últimos cuatro años. Maragall está hablando más de los Juegos Olímpicos que de cómo ha de ser Barcelona en el siglo XXI: está más por las recetas de los años 80 que hacia dónde hemos de ir, de cómo ha de ser Barcelona en los próximos 20 años. 

PROPUESTAS PARA MEJORAR BARCELONA

¿Es partidaria de imponer un peaje para el acceso de vehículos privados en el centro de la ciudad?

Una vez entre en vigor la restricción y avancemos en los accesos a través de transportes públicos, tendremos que ver cómo está la calidad del aire. Todavía no se sabe cuál es el impacto de cada una de las medidas que se están tomando. Tendremos que ver si hay que tomar medidas más drásticas o no. El gran problema es que mucha gente entre en coche porque no tiene alternativa. Tampoco queremos castigar a estas personas.

Retrato de Elsa Artadi entes de la entrevista en el Parlament / LENA PRIETO

Retrato de Elsa Artadi antes de la entrevista en el Parlament / LENA PRIETO

¿A favor o en contra del ocio nocturno en el Port Olímpic?

Al margen de la actitud propagandística que se ha hecho estos días, ya hay un acuerdo con la Generalitat. Pero hay que dar garantías a los negocios, está claro.

"Quedándote de brazos cruzados lo único que consigues es que el turismo se degrade"

¿Cómo se fomenta un turismo “de calidad”?

Haciendo promoción turística orientada hacia el turismo que queremos que venga. Durante el mandato de Ada Colau se ha producido un triple error. Primero, se ha generado turismofobia: en la ciudad hay colectivos que no acogen bien al visitante. Segundo: se ha dejado de hacer promoción turística pensando, con una actitud de primaria, que así dejaría de venir la gente. En realidad, la promoción te la hace el sector privado y es éste el que cambia la composición del turismo que viene. Tercero, no hay un equilibrio entre turismo de ocio y de negocio. Ha bajado el turismo deportivo, el cultural –porque se ha asociado la cultura a las élites– el académico, el científico... Frente a esto, quedándote de brazos cruzados lo único que consigues es que se degrade.

¿Así se reduciría el turismo "de borrachera?

Este tipo de turismo es resultado de la falta de aplicación de las ordenanzas cívicas. Barcelona se ha convertido en un todo vale. Capital de las drogas, capital de la prostitución… aquí no pasa nada y hay un descontrol total. Y esto va ligado a la seguridad. La imagen que dan de la ciudad es terrorífica y no beneficia a nadie.

"Su bandera para llegar al Ayuntamiento ha resultado un fracaso"

¿A favor de destinar el 30 % de las promociones a pisos asequibles?

Hemos votado a favor de hacer una política global. Es importante que en materia de vivienda se dejen de crear falsas esperanzas a la gente. Colau prometió 8.000 pisos, al final solo ha hecho 800. El concejal de vivienda deja su cargo frustrado porque no sabe cómo resolverlo. Ha habido los mismos desahucios que en el mandato anterior y ahora tenían muchos más instrumentos para frenarlos. Su bandera para llegar al Ayuntamiento ha resultado un fracaso.

¿Una ciudad modelo en materia de vivienda?

Viena. Aquí la política de vivienda ha sido siempre un desastre de la mano de los socialistas e iniciativa. Se han centrado en vender suelo público en vez de ponerlo en alquiler y que haya rotación para que sea temporal. La vendían y se liberalizaba en el mercado privado. La primera persona que lo paró fue Xavier Trias. La vivienda oficial tiene que ser de alquiler. Se tiene que dar a las familias que lo necesiten, y luego que pase a otra.

No se ha generado un stock de verdad en vivienda pública. Viena ha apostado por el alquiler asequible centrado en familias que se han separado, personas que se han ido al paro o jóvenes que se independizan. Nosotros proponemos movilizar el suelo que queda, poniéndolo a disposición del privado de forma temporal para imponer luego desde el Ayuntamiento el precio. Es la forma más ágil. Que sea un tercio del sueldo de los ciudadanos, no como ahora.

¿Qué opina sobre la ocupación ilegal de viviendas?

Ha habido una gran laxitud: 441 familias están en la mesa de emergencia. Si los pisos no estuvieran ocupados podrían ir para estas familias.

¿Y sobre el fenómeno okupa?

Muchos de ellos forman parte de entidades que hacen labores sociales, por lo que hay que encontrar espacios para que participen en la ciudad.

"Se están normalizando cosas que no son normales"

¿Qué soluciones propone para el top manta? ¿Y para integrar a los Mena?

Se ha descontrolado en este mandato, ahora es diez veces más grande. No puede ser que la alcaldesa diga que las personas que están haciendo la manta tienen derecho porque los está condenando para siempre. Se soluciona colaborando entre las distintas instituciones: Ayuntamiento, Generalitat y Estado, que debe modificar la Ley de Extranjería. No puede ser que haya gente en el país que no tenga opciones para ganarse la vida. Tienen que poder tener permisos temporales, no los podemos marginar de esta forma.

¿Está a favor de prohibir las manifestaciones de extrema derecha?

Estoy a favor de que apliquemos la restricción a los discursos de odio. No podemos decirle a una formación –tenga el color que tenga, guste más o guste menos– que no se manifieste. Sí que tenemos que estar más atentos a los discursos de odio, eso se tiene que impedir. Por ejemplo, cuando entra un autobús de Hazte Oír se tiene que parar inmediatamente. En general, hay que dar ejemplo y no utilizar lenguaje deshumanizante, se tiene que aislar. Se están normalizando cosas que no son normales.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.