El Besòs es un barrio inseguro y sucio. Ésta es una de las conclusiones de una encuesta vecinal que Metrópoli Abierta desveló en exclusiva hace unas semanas. Los residentes también criticaban en el sondeo la falta de equipamientos y de presencia de la Guàrdia Urbana y la inactividad económica.

Algunos de estos problemas son los mismos que los vecinos han transmitido al candidato a la alcaldía, Manuel Valls, que este viernes se ha acercado al barrio de El Besòs, junto a la regidora de Ciutadans, Marilén Barceló, para conocer de primera mano las problemáticas. 

'NARCOPISOS'

El alcaldable ha escrito en twitter que la gente está muy preocupada "ante la alarmante aparición en el barrio de los narcopisos, desplazados desde el Raval. Los vecinos me han transmitido su impotencia ante el incremento de la inseguridad". La zona, además, sufre "una evidente falta de limpieza. Urgen medidas efectivas", reclama el exprimer ministro francés.   

Valls ha explicado que ha tenido la oportunidad de conocer a Ana, que ha vivido toda la vida en la zona y que denuncia que "nunca había visto el barrio en una situación peor. Se queja de la inseguridad, que ha deteriorado mucho la calidad de vida de sus vecinos", afirma el líder de una plataforma que cuenta con el apoyo de Ciutadans y a la que ahora se ha integrado el partido Lliures, que comanda el exconseller Antoni Fernández Teixidó.

Según Valls, la situación económica de El Besòs y El Maresme es preocupante. "Las políticas sociales son poco efectivas y la tasa de paro demasiado alta". El alcaldable se ha comprometido a reforzar las ayudas existentes si gobierna y ha exigido "un plan de promoción económica que ayude a reconducir la situación del barrio".