ARCHIVADO EN:

Los duros de la CUP copan los primeros puestos de la lista de Barcelona para las próximas elecciones municipales que se celebrarán en el mes de mayo. La formación anticapitalista ya tiene elegidos a los ocho primeros candidatos de la lista y ahora tiene poco más de una semana para decidir en qué posición van, ya que el proceso de elección de los candidatos se realiza mediante el sistema de designación directa de la militancia.

En el listado de los ocho elegidos hasta ahora, es decir, de los que han pasado la primera criba, hay cuatro que pertenecen a Endavant-OSAN, el partido que representa el núcleo duro de la CUP, del que son militantes destacados, entre otros, los exdiputados Benet Salellas y Anna Gabriel. Otros dos candidatos de la lista municipal son miembros activos de sendos comités de defensa de la República (CDR) y una séptima es miembro de Lucha Internacionalista, el pequeño partido que sigue los dictados de la IV Internacional.

La lista de los primeros puestos, hecha pública en el mes de diciembre, es la siguiente: Leo Bejarano, Marc Cerdà, Jordi Magrinyà, Marga Olalla, Alfons Romero, Anna Saliente, Alba Sanjurjo y Roser Vime. Los representantes de Endavant son Jordi Magrinyà, Anna Saliente, Alba Sanjurjo y Roser Vime. El primero de ellos era el responsable de prensa de CUP-Capgirem Barcelona durante la última legislatura. Programador informático, milita en asociaciones vecinales y cívicas desde finales de los años 80, cuando apenas era un adolescente.

DE ARRAN AL AYUNTAMIENTO

Alba Sanjurjo proviene de las juventudes de la CUP, Arran, además de militar actualmente en Endavant. Graduada en Antropología Social y Cultural, ha participado en plataformas antidesahucio de Nou Barris y pasó por varios casales de jóvenes. Esta implicación la llevó a luchar codo a codo con militantes de los comunes, pero considera que jamás podría ir en una candidatura junto a ellos porque “no se puede transformar una ciudad teniendo como socios a ICV”. También militó en el colectivo Nou Barris Cabrejada, aunque en la anterior legislatura aseguraba que no se veía dando “el salto a la política institucional” porque “no es mi aspiración”.

Sanjurjo, junto con Magrinyà, fue una de las militantes que firmó un manifiesto contra la aprobación de los presupuestos de la Generalitat para el 2017, que la cúpula de la CUP quería pactar con Carles Puigdemont. Este manifiesto también fue firmado por Marga Olalla, otra de las activistas elegidas para los primeros puestos y miembro de Lluita Internacionalista, una de las organizaciones (de tendencia trotskista) que componen la CUP. Olalla es también miembro del CDR de Sants.

ACTIVISTAS SOCIALES CON LARGA TRAYECTORIA

Anna Saliente, otra de las candidatas de Endavant, es también integrante del CDR de Horta y ha sido miembro del consejo político nacional de la CUP. Esta activista ha sido portavoz del colectivo feminista Genera. Los últimos años ha sido miembro del secretariado municipal (de donde proviene también su compañera de candidatura Roser Vime) y estudió Sociología. Su trabajo de fin de grado fue sintomático. Se titulaba Análisis de Movimientos Sociales: La CUP, presentado en mayo del 2013 bajo la supervisión del profesor Antonio Martín Artiles.

En las redes sociales, no obstante, se ofrece como profesora particular de idiomas (tanto para nacionales como para extranjeros), ya que habla castellano, catalán, inglés y alemán, así como para clases de refuerzo de todas las materias para Primaria y ESO, así como asignaturas comunes de la modalidad de Ciencias Sociales para Bachillerato. Afirma tener más de cinco años de experiencia y ofrece la primera clase gratis.

Saliente fue la redactora, junto a Laura Macaya-Andrés, del Protocolo ‘No callamos’ contra las agresiones y los acosos sexuales en espacios de ocio nocturno privado, encargado en mayo del año pasado por la concejalía de Feminismos y LGTBI del Ayuntamiento de Barcelona.

Algunos de los miembros de la CUP que aspiran a entrar en el Ayuntamiento de BCN / BETEVÉ
Algunos de los miembros de la CUP que aspiran a entrar en el Ayuntamiento de BCN / BETEVÉ

Roser Vime, por su parte, es licenciada en Pedagogía y en febrero de este año finalizará  un master de Formación del Profesorado, especialidad Orientación Educativa. Fue una de las activistas contra el Plan Bolonia que participó en las ocupaciones de las facultades universitarias y del rectorado de la Universidad en el 2009 y proviene del área de Economía de la CUP-Capgirem Barcelona. Durante la anterior legislatura, fue portavoz de la candidatura. Es miembro del Consell Nacional de la Joventut de Catalunya y también coordinadora de programas de Casals de Joves de Catalunya. Con anterioridad, había sido coordinadora de la escuela de formación de Scouts MSC y coordinadora de proyectos en Minyons Escoltes Guies Sant Jordi de Catalunya hasta diciembre de 2017.

EL DENOSTADOR DE CRUCEROS

Por su parte, Leo Bejarano, licenciado en Ciencias Ambientales (ha sido presidente del Colegio de Ambientólogos de Catalunya), activista vecinal y militante de diversas organizaciones LGBTI, es también miembro del CDR de Sarrià, el barrio donde reside. Entre 2012 y 2015 fue el coordinador de los grupos de trabajo LGBTIQ y de Territorio de la CUP y pertenece a la Asociación de Vecinos de Sarrià.

Otro de los candidatos, Marc Cerdà, es también licenciado en Ciencias Ambientales. Su filosofía queda condensada en una frase lapidaria de uno de sus artículos: “Ante el último embate represivo del Estado español contra la soberanía del pueblo catalán, la respuesta también en clave ambiental ha de ser la construcción de nuevas propuestas rupturistas con las lógicas de mercado desde el ecologismo revolucionario”. Doctorando en la UB, Cerdà coordinó el grupo de trabajo nacional de Territorio de la CUP y es miembro del Observatorio Crítico del Cambio Climático, además de estar vinculado a diversas plataformas ecologistas. La estructura administrativa no le viene de nuevo, ya que, como miembro de la CUP, ya participa activamente en la vida municipal. Es vocal, por ejemplo, del consejo de administración del Parque de Atracciones del Tibidabo, así como miembro del Consell Ciutadà per la Sostenibilitat. Como activista, es un furibundo denostador del turismo de cruceros.

Por último, Alfons Romero es un iaioflauta que participó activamente en el movimiento del 15-M y que es miembro de la plataforma Stop Pujades. En realidad, comenzó militando en la Joventut Obrera Cristiana (JOC) a la temprana edad de 12 años para pasar luego al activismo vecinal y acabar en el entonces partido por antonomasia, el PSUC. Desde el año 2011, ha estado vinculado a la mayoría de movimientos radicales de la ciudad de Barcelona, desde el Sindicato de Manteros hasta las huelgas con motivo de conflictos laborales en varias grandes empresas catalanas.