La carpa de la CUP y la de Junts per Catalunya están una enfrente de la otra en la Rambla de Catalunya. Esta mañana, cuando a llegado el Conseller de Interior, Miquel Buch, al stand de su partido, miembros de la CUP le han abucheado acusándolo de “torturador”.

Además, el partido anticapitalista también ha pedido la “dimisión” del Conseller, mientras él hacía oídos sordos a los gritos de los simpatizantes de la CUP.

Carpas de la CUP y de JxCat en la Rambla de Catalunya

Durante las protestas, Buch ha intentado obviar las reclamaciones de los antisistema que le reprochaban los dispositivos de los Mossos d’Esquadra durante los actos de Vox “Zurrar antifascistas y proteger la extrema derecha”,  ha gritado un miembro de la CUP desde su carpa.

La CUP parece haber rescatado su perfil más extremista. Mientras la mayoría de los partidos políticos aprovecha Sant Jordi para hacer campaña con vistas a las elecciones generales, la formación antisistema sigue con sus batallitas. Este martes, su blanco favorito ha sido Buch.