ARCHIVADO EN:

El partido independentista CUP Capgirem Barcelona ha reclamado que el Ayuntamiento de Barcelona declare al Rey Felipe VI “persona non-grata” y ha asegurado que su presencia este lunes en la catalana con motivo de los Premios de la fundación Princesa de Girona es una “provocación”.

"Su visita busca reafirmar su autoridad dentro de los Països Catalans, y es un riesgo para los vecinos de la ciudad porque puede desencadenar un brote de represión preventiva y posterior", ha asegurado el partido de izquierdas en un comunicado.

ABDICACIÓN DEL MONCARCA

La formación anticapitalista, que tiene como modelo Girona y otras ciudades catalanas que ya lo han hecho, también ha exigido la “abdicación del monarca” y la “desvinculación absoluta de su persona del contexto político”.

El partido, sin representación esta legislatura en el consistorio Barcelonés, ha añadido que “pase lo que pase estos días en Barcelona será responsabilidad única y exclusiva de la Casa Real”. En otras ocasiones la CUP ya había pedido su reprobación.