La cuenta atrás ya ha comenzado. El futuro de Barcelona se decidirá a partir del 26 de mayo, fecha de las elecciones municipales más inciertas y, tal vez, importantes desde la restauración de la democracia en España. Ernest Maragall (ERC) y Ada Colau (Barcelona en Comú) parten como favoritos en unos comicios en los que, presuntamente, la participación será notablemente inferior a las elecciones generales del 28 de abril. Jaume Collboni (PSC) y Manuel Valls (Barcelona pel canvi – Ciutadans) aspiran a mejorar los resultados de 2015 y Elsa Artadi intentará frenar la caída de Junts per Catalunya. Josep Bou (PP) y Anna Saliente (CUP) podrían quedarse fuera del consistorio. Mucho menos se espera a Vox, que no arraiga en Barcelona.

Con mítines, muchas promesas y la tradicional pegada de carteles ha comenzado este viernes (00.00 horas) la campaña electoral. Colau ha escogido el mercado de Sant Antoni, un barrio muy castigado por el encarecimiento de la vivienda, mientras que Maragall se ha estrenado en la playa del Bogatell. Collboni ha elegido la Rambla Prim (Besòs i el Maresme) y Valls ha arrancado en la plaza de Francesc Layret, en Nou Barris, consciente de que en este distrito se pueden decidir las elecciones. El ex primer ministro francés también se ha desmarcado de quienes le acusan de ser el candidato de las élites. Artadi ha escogido la Fundació Tàpies, mientras PP y CUP inician su aventura en Gràcia.

LOS NUEVOS RETOS

Barcelona encara su futuro con muchas dudas y nuevos retos. Hoy, la Ciudad Condal está mucho peor que hace cuatro años. Los narcopisos del Raval, la proliferación del top manta, el aumento de la inseguridad (500 delitos diarios) y el encarecimiento de la vivienda penalizan a una ciudad castigada también por la huida de muchas empresas y las tensiones internas derivadas del proceso soberanista.

El voto, como ocurrió en 2015, estará muy fragmentado, dificultando la gobernabilidad de Barcelona. En las generales, la ciudad giró hacia la izquierda. ERC y Comuns podrían pactar después de las municipales. Falta por ver si ambas formaciones sumarán 21 concejales, indispensables para gobernar con mayoría absoluta. Tampoco es descartable un tripartito al que se sumaría el PSC, aunque experiencias anteriores auguran una difícil convivencia. Valls, por su parte, intentará captar el voto útil del constitucionalismo.

LOS ALCALDABLES INICIAN LA CAMPAÑA

El más veterano de los candidatos a la alcaldía del Ayuntamiento de Barcelona, Ernest Maragall, ha aprovechado su inicio de campaña para pegarse un buen baño de energía frente al mar. En su primer mítin de campaña ha explicado a los asistentes la verdadera razón por la que decidió presentarse a las elecciones municipales de Barcelona. Ha asegurado que su regreso a la política ha sido ocasionado por la excepcionalidad de la situación, refiriéndose al procés y ha admitido que si está donde está "es por Oriol Junqueras”. Durante el acto de campaña, el representante de ERC ha tenido la oportunidad de proclamarse como el único candidato con opciones de ganar a Colau. 

El acto de campaña de Jaume Collboni también ha tenido un momento dedicado a una persona, concretamente a Alfredo Pérez Rubalcaba, el exsecretario general del PSOE y exministro que se encuentra en estado de extrema gravedad tras sufrir un ictus. Al margen de esa mención especial, el candidato a la alcaldía se ha postulado como el único capaz de impedir un gobierno municipal de comunes y ERC que supedite la capital catalana a los intereses del independentismo. Collboni se ha mostrado seguro de si mismo adoptando una actitud positiva y esperanzada en cuanto a los resultados de las elecciones municipales.

En un acto con más de 500 personas, incluyendo miembros de su candidatura, la actual alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha ofrecido un mítin distendido y lleno de música. En su speech, Colau ha asegurado que está convencida de que volverán a ganar las elecciones municipales y ha dicho que lo más difícil ya lo hicieron en el último plebiscito cuando BComú salió ganador: "Hemos hecho ya lo más difícil: hemos demostrado que lo imposible era posible, y aún queremos más". Su arranque de campaña ha estado marcado por las autoalabanzas a su gobierno y las críticas a los partidos de izquierdas, de los que ha dicho que no aceptará lecciones de ningún tipo.

Tras el discurso de Óscar Ramírez, presidente del Partido Popular en Barcelona y el speech de Alejandro Fernández, presidente del PP en Cataluña, Josep Bou ha acaparado todas las miradas. El candidato a la alcaldía de Barcelona ha dejado claras sus intenciones asegurando que se va a dedicar a transformar Barcelona. Según Bou "Barcelona puede aguantar cuatro años de Colau, pero ocho no", por eso pide que se le vote como alcalde de la ciudad. Como si de un ave fénix se tratara, el Partido Popular intenta levantar cabeza después de las elecciones generales del pasado 28 de abril, tras el fracaso estrepitoso que tuvo el partido político, Bou ha afirmado que jamás se ha estrellado y que esta no será la primera vez, augurando una buena posición en las municipales.

En el acto, al que han acudido unas 600 personas, la número dos de JxCat a las municipales, Elsa Artadi, ha recordado al cabeza de lista encarcelado, Quim Forn, al igual que lo ha hecho su mujer, Laura Masvidal, y ha advertido que el único voto útil para evitar un tripartito en Barcelona es votar a JxCat. Artadi también ha aprovechado la situación para criticar la posibilidad de un nuevo tripartito y de que haya partidos que ya se ofrezcan a la alcaldesa Ada Colau para pactar.

Manuel Valls ha aparecido acompañado de Inés Arrimadas en su primer acto de campaña para las elecciones municipales de Barcelona. La líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, ha asegurado que el candidato tiene todo el apoyo del partido y le ha deseado la mejor posición posible. En su turno, Manuel Valls se ha reivindicado como el único cambio posible ante el "deterioro" que ha sufrido la ciudad con Colau como alcaldesa.

Por último, la candidata de la CUP a la Alcaldía, Anna Saliente, ha pedido este jueves el voto para la formación anticapitalista con el fin de "revertir la marca Barcelona", según ha dicho en el arranque de la campaña de las elecciones ante unas 70 personas la noche del jueves.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.