El concejal socialista en el Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, ha sido proclamado oficialmente como candidato del PSC a la alcaldía de la ciudad en los comicios municipales del próximo año. Durante su primera intervención como alcaldable, Collboni ha reivindicado el legado de los tres alcaldes queBarcelon ha tenido durante la democracia -Narcís Serra, Pasqual Maragall, Joan Clos y Jordi Hereu-, que son su fuente de inspiración, y ha tenido duras palabras para la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (Barcelona en Comú) con la que compartió el gobierno de la ciudad hasta finales del año pasado. Para Collboni setrá la segunda vez que se presenta a la alcaldía barcelonesa encabezando la lista del PSC. En 2015 su formación logró cuatro concejales.

Jaume Collboni ha asegurado que haber formado parte del equipo de gobierno de Barcelona durante 18 meses, le ha dado la experiencia necesaria para conseguir la alcaldía dentro de un año, Además, ha dejado bien claras sus intenciones: quiere ser "un alcalde que tenga toda Barcelona en la cabeza y a todos los barceloneses en el corazón. Sin exclusiones, sin prejuicios, sin gobernar contra una parte de la ciudad", ha asegurado. Otro de sus objetivos si se hace con la vara de alcalde será dar prioridad al gobierno de la ciudad, sin caer en la trampa de la situación política de Catalunya, con el fin de construir "una Barcelona fuerte, con voz propia y conectada", ha subrayado el alcaldable del PSC.

El edil socialista ha dedicado buena parte de su discurso de proclamación a criticar a Colau por no haber cumplido sus promesas electorales y por haber sumido a la ciudad "en una especie de niebla que dura demasiados años y que ha llevado a la ciudad al conflicto político, la crisis económica y el incremento de las desigualdades". Collboni ha sido especialmente incisivo con los incumplimientos de la alcaldesa en materia de vivienda, y para compensarlos se ha comprometido a construir una media de "mil pisos sociales asequibles de alquiler por año" si es nombrado alcalde.

BARCELONA NO ES UN CAMPO DE PRUEBAS

A partir de ahí, el concejal del PSC se ha dedicado a crotocar a sus futuros adversarios políticos en la carrera por la alcaldía. Sobre los partidos separatistas, Collboni ha asegurado que no va a permitir que "Barcelona se convierta en un campo de batalla más del independentismo" pero tampoco va a consentir que sea "un campo de pruebas de políticas fracasadas, como las de Colau". También ha dedidado unas palabras al expresidente del gobierno de Francia, Manuel Valls, que podría ser el candidato de Ciutadans (Cs): "No permitiremos que la alcaldía de Barcelona sea un premio de consolación para carreras políticas frustradas", ha añadido.

Collboni ha hecho un llamamiento a los votantes de Barcelonan en Comú (BeC) desilusionados por la gestión de Colau "y por sus promesas imposibles de cumplir"; a los "catalanistas pactistas no independentistas" y también a los votantes de Cs para que le apoyen en las urnas porque quiere construir una "Barcelona de integración, multicultural, bilingüe, de identidades compartidas". Collboni ha estado arropado durante su proclamación por el primer secretario del PSC, Miquel Iceta;  el exalcalde de Barcelona Jordi Hereu; el diputado del PSC en el Parlament de Catalunya, Ferran Pedret; el secretario de Organización del PSC, Salvador Illa; los ediles socialistas en el consistorio barcelonés; la diputada en el Congreso de los Diputados, Meritxell Batet; y el eurodiputado Javi López.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.