Ada Colau y su gobierno municipal están llevando a la ruina al Ayuntamiento de Barcelona y, además, 'maquillan' las cuentas económicas del consistorio. Hay alertas graves de que se están gestionando mal tanto los ingresos como los gastos y, por todo ello, el Grupo Socialista va a exigir este lunes la comparecencia del teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, para que lo explique durante la Comisión de Economía y Finanzas.

Según los datos que ha exhibido el líder socialista Jaume Collboni, que ha estado acompañado por Monserrat Ballarín, a mayo de 2018 (último mes evaluado) el Ayuntamiento acumulaba un déficit de 147 millones de euros, los ingresos habían bajado un 13,14% y los gastos habían subido un 10%.

“Exigimos que no se escondan y que digan la verdad. Es un problema muy grave de gestión presupuestaria. Colau tiene que explicar qué está haciendo con el dinero de todos los barceloneses”, ha dicho Collboni, que ha recordado que todos los números están elaborados utilizando datos públicos.

CULPA DEL IBI

“Esta bajada de ingresos tendrá consecuencias para la ciudad, y es posible que haya que aplicar recortes que afectarán a los planes sociales”, ha proseguido el líder socialista. “Queremos saber por qué, y por eso hemos pedido la comparecencia este lunes del máximo responsable, Gerardo Pisarello”.

Según los datos expuesto por Collboni, y corroborados por la especialista Ballarín, 100 millones no ingresados se deben a una mala previsión vía impuestos por el IBI. El gobierno de Colau había presupuestado un incremento del 1,95%, cuando en realidad ha habido una bajada del 30%.

PLUSVALÍAS MAL CONTADAS

Del total de 147, otra gran partida, de 23 millones, corresponderían a las plusvalías. “A pesar de saber que los criterios habían sido modificados por el Tribunal Constitucional, previeron un aumento de ingresos del 33%, y ha resultado que ha habido una bajada del 23%”, ha criticado Collboni.

“Queremos saber a qué se debe todo esto; si es un error en la gestión, o un autoengaño con previsiones que no son ciertas, o si todo es una operación de maquillaje para hacer cuadrar los números”, ha insistido el edil socialista. “Sea lo que sea, resulta escandalosa esta caída histórica cuando Barcelona siempre ha presentado buenos números".

"Y, más aún", ha concluido Collboni, "que la señora Colau lo haya negado en varias ocasiones en el propio consistorio. Queremos saber cómo piensa reaccionar, qué criterio se piensa emplear. Queremos conocer la magnitud de la tragedia y cuáles serán sus consecuencias sobre los ciudadanos”.