El ya ex segundo teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni (PSC), ha acusado a la alcaldesa, Ada Colau, de “menospreciar” y hacer "desaparecer las áreas de Empresa y Cultura” porque pierden “peso político” en el nuevo cartapacio, justamente las dos áreas que han dirigido los socialistas durante el año y medio que ha durado su pacto con Barcelona en Comú.

Collboni ha calificado de error que la reactivación económica "desaparezca de las prioridades del gobierno de Barcelona” cuando debería ser un asunto de “máxima importancia estratégica”. El edil socialista ha recordado que hasta su aterrizaje en el gobierno barcelonés no había una concejalía de Cultura propiamente dicha y que tras su cese, este área vuelve a desaparecer. “Colau vuelve a menospreciar la cultura”, ha dicho.

El líder del PSC barcelonés ha advertido que el retorno a un ejecutivo municipal formado solo por 11 concejales (como en los primeros meses de la era Colau), volverá a traer el desgobierno a la ciudad. “El nuevo cartapacio evidencia la imposibilidad de gobernar una ciudad como Barcelona con sólo 11 concejales". Collboni ha subrayado el varapalo que los cambios suponen para el tejido económico y empresarial de la ciudad, ya que cuando Colau gobernó en solitario “lo hizo desde el prejuicio”.

PÉRDIDA DE LIDERAZGO ECONÓMICO

Por contra, el concejal socialista ha asegurado, que durante su etapa al frente del área de empresa, se ha logrado "recuperar la colaboración público-privada y el diálogo con los agentes económicos de la ciudad". Por tanto, ahora resulta un sinsentido “rebajar” la interlocución con los agentes económicos y sociales y con los comerciantes “de una tenencia de alcaldía aun comisionado”. “Con esto se está enviando un mensaje de menosprecio” al sector, ha lamentado. Y ha añadido: “Lo que Barcelona necesita es ejercer el liderazgo en los ámbitos económicos para proteger la ciudad de la inestabilidad política y para tener capacidad de interlocución con los agentes económicos locales e internacionales".

Tampoco ha agradado a Collboni que en el área de Cultura se vuelva , a la situación del primer año de mandato cuando estaba bajo el mandato del teniente de alcalde Jaume Asens, que delegó sus funciones en un comisionado. La oposición ya se mostró crítica entonces con esta actitud de Asens, a quien se reprochó en numerosas ocasiones que ni siquiera asistiera a las comisiones de plenario de Cultura, o que nunca respondiera a las preguntas de la oposición. Tampoco es una buena decisión, ha apuntado el edil, que "Barcelona pierde la figura del concejal de Juventud", un área que también ha estado liderada durante el último año y medio por los socialistas.

REHACER EL ESPACIO DE IZQUIERDAS

Pese al tono crítico, Collboni se ha mostrado "confiado" en que en un futuro sea posible "rehacer el espacio de izquierdas” en el gobierno de Barcelona, porque la ciudad “necesita de un proyecto progresista que la ponga en el centro de sus prioridades". El es teniente de alcalde ha tendido así la mano al 45 % de miembros de Barcelona en Comú que defendieron el acuerdo con los socialistas en la consulta de hace una semana y que, evidentemente, " no comparten el cambio de rumbo de Ada Colau".

No obstante, Jaume Collboni descarta una venganza política por la ruptura del pacto: “A partir de ahora, el PSC hará una oposición clara, constructiva y en clave Barcelona" y se ha mostrado "orgulloso del trabajo realizado por el equipo socialista durante este año y medio".