Ada Colau está contra las cuerdas. La regidora del distrito de Ciutat Vella, Gala Pin, y la regidora de movilidad del Ayuntamiento y del distrito de Horta-Guinardó, Mercedes Vidal, abandonan la política a un mes y medio para las elecciones municipales. Las renuncias confirman las enormes tensiones que se viven en el seno de Barcelona en Comú en los últimos tiempos.

La situación para Barcelona en Comú es muy crítica. Gerardo Pisarello y Jaume Asens han sido desterrados a Madrid, y Laia Ortiz también confirmó su retirada de la política por sus discrepancias con Colau. Igual que Josep Maria Montaner. Este lunes, los conflictos internos han vivido otro capítulo con los anuncios de Pin y Vidal, que dejan a Colau prácticamente sin sus principales apoyos en las municipales de 2015. En plena desbandada, Joan Subirats ganará protagonismo. Será el número dos de la lista de los comuns. Le siguen Janet Sanz, Laura Pérez, Jordi Martí, el actual gerente del Ayuntamiento, Lucía Martín, Eloi Badia y Marc Serra.

Jaume Asens, Gerardo Pisarello, y Laia Ortiz han dejado a Colau y a Janet Sanz, a la derecha, solas / Ajutament Barcelona
Asens, Pisarello, y Ortiz han dejado a Colau, centro, y a Sanz, a la derecha, solas / Ajuntament

Del núcleo duro del 2015, solo queda Janet Sanz, puesto que Eloi Badia no salió elegido en las listas y su ascenso coincidió con la renuncia de Raimundo Viejo. De los los 11 concejales que ha tenido el equipo de Ada Colau en esta legislatura solo repetirán cuatro en la próxima: la propia Ada Colau, Janet Sanz, Laura Pérez y Eloi Badia.

TENSIONES INTERNAS

Mercedes Vidal, que ha vivido cuatro años muy agrios por su gestión al frente de TMB, ha reconocido que han sido la tensiones internas las que la han llevado a tomar esta decisión. "Las recientes tensiones entre C*, EUiA y Comunes, todos ellos espacios que siento como propios, han acabado por afectarme en lo personal, y situarme ante una contradicción que no puedo gestionar de otro modo que dando un paso al lado", ha publicado en las redes sociales.

Las tensiones internas han obligado a Mercedes Vidal a bajarse del barco de Colau / Ajuntament
Las tensiones internas han obligado a Mercedes Vidal a bajarse del barco de Colau / Ajuntament

Además, la regidora considera que no tiene la confianza suficiente por parte de la alcaldesa para mantenerse en su puesto. "Ante la falta de la necesaria confianza para afrontar otro mandato, y después de reflexionarlo bien por dentro, en casa, pensando en mi familia, he decidido que lo mejor en este momento es apartarme de la primera línea política, un lugar donde nadie es imprescindible", ha añadido.

MUY CANSADA

Por su parte, Gala Pin, que ocupaba el puesto número ocho de la lista de los comuns, ha anunciado su renuncia en una entrevista publicada en El Periódico. La regidora de Ciutat Vella, que fue reprobada en su día por el pleno por su pésima gestión en el distrito, ha afirmado que se marcha porque está muy cansada. " Yo continúo creyendo mucho en el proyecto de Barcelona en Comú, y haré todo lo posible porque éste salga reforzado, pero estoy muy cansada", ha afirmado.

Pin, que ocupará el puesto número 37 de la lista de BeC en las municipales, asegura que se mantiene en el proyecto de los comuns, aunque ella trabajará desde fuera. " Yo seguiré en el proyecto pero desde segunda fila, desde un sitio sin tanta exposición pública, y que me permita estar al 100%, pero no 14 horas al día sino 10", ha asegurado la polémica concejal.

ACUSACIONES

Gala Pin ha asegurado que la mala gestión en Ciutat Vella de la que se le ha acusado desde numerosos sectores ha estado causada por motivos ajenos a su trabajo. La regidora ha responsabilizado a "una Generalitat absolutamente desaparecida, primero por un 155 injusto y después por un gobierno que no está centrado en las necesidades que tiene la ciudad". En el recuerdo siempre quedará una frase suya en la que afirmó que "tal vez la policía sea necesaria en Ciutat Vella". Más activista que gestora, Pin dejará de tener responsabilidades de gobierno.