ARCHIVADO EN:

Ada Colau ha escogido el barrio de Sant Antoni para dar el pistoletazo de salida a esta campaña electoral trascendental donde se lo juega todo. La alcaldesa es consciente y quiere aprovechar estos 15 días de intensa propaganda haciendo gala de su gestión del Ayuntamiento, aunque para ello tenga que tirar de cierto revisionismo histórico.

Este jueves, Colau ha marcado las primeras pinzeladas de su campaña, no exenta de tópicos y de vicios de la vieja política: optimismo, discurso ganador y triunfalista, agitación del miedo a la extrema derecha, crítica a los lobbies, al Ibex y un largo etcétera encorsetado en los clichés de la nueva izquierda, ya no tan nueva y bien sonante como hace cuatro años, cuando conquistó el voto de los barceloneses. 

ORGULLOSA DE SU GOBIERNO

Y es que la crítica, en el caso de los que han gobernado, suele ir acompañada de la ilustración de sus políticas, algo que Colau ha realizado con una dosis de imaginación y propaganda, un clásico en las campañas electorales. Según ella, ya se ha hecho lo más difícil: "hemos demostrado que lo imposible sí era posible, y aún queremos más". Después de repasar algunas de sus medidas estrella durante este mandato, se ha preguntado: Si en cuatro años hemos podido hacer todas estas cosas, ¿os imagináis todo lo que podemos hacer en cuatro años más?

Así, la alcaldesa ha pedido el voto a los ciudadanos para consagrar las políticas "valientes" llevadas a cabo por su gobierno, de las que en todo momento se ha mostrado orgullosa. Ejemplo de ello ha sido el servicio de dentista municipal, del que ha dicho que la competencia recae sobre el Estado pero que lo han puesto en marcha desde el Ayuntamiento porque lo consideran un "derecho": "La sonrisa no debería ser cosa de ricos”, ha afirmado, para luego explayarse en sus políticas de vivienda, que ha enarbolado en reiteradas ocasiones. A modo de dèjá vú, el público ha coreado "sí se puede" cuando se ha hablado de vivienda, el lema que popularizó la PAH cuando Colau era una activista y no la alcaldesa de Barcelona.

NO ACEPTA LECCIONES DE LA IZQUIERDA

De forma paralela, también ha atacado a los partidos que se dicen de izquierdas, los que le pueden arrebatar más votos en estas elecciones. Poco tiene que ver esta campaña con la de hace cuatro años, cuando el blanco de todas sus críticas era Convergència i Unió --ahora reconvertida en JxCat--, a la que tanto ella como el resto de miembros de su candidatura le han dedicado pocas palabras.

En cambio, sí se ha referido de forma indirecta a ERC y PSC, de los que ha dicho que no aceptará sus lecciones por haberse "supeditado al Ibex y a los oligopolios, cómplices de la especulación, que se sientan en consejos de administración, se han rendido siempre y son los responsables de la terrible crisis que estamos revirtiendo".

REVULSIVO DE LAURA PÉREZ

En el acto también han participado los concejales Gerardo Pisarello y Gala Pin, pese a que ambos no figuran en las listas de estas elecciones. Los dos con escaso protagonismo, y desempeñando más la figura de presentadores que de ponentes. Pisarello ha dado paso a Ernest Urtasun, al que ha definido como el "dandy" de la política. El eurodiputado ha arrancado su discurso alabando todas las políticas transformadoras llevadas a cabo en el barrio de Sant Antoni: "Da gusto estar aquí delante del mercado renovado y la superilla de San Antoni". Luego, el candidato de los comuns en las elecciones europeas ha puesto a Barcelona como ejemplo a seguir para el resto de ciudades, y ha asegurado que desde Bruselas se admira las políticas llevadas a cabo en la capital catalana.

Quien también ha tomado la palabara ha sido la concejal de Feminismos Laura Pérez, que ha salido enchufada tanto para defender el mandato del gobierno municipal como para criticar duramente al resto de partidos. Se dicen feministas "pero tenemos memoria", ha dicho, para después atacar directamente a Manuel Valls por su política en contra de los gitanos en Francia. Pérez, que sí figura en las listas, ha sido el revulsivo de la noche. Incluso se ha permitido la licencia de bromear con el último vídeo propagandístico de Ada Colau, de la que ha dicho que seguirá "in da house". Además de ella, han hablado Janet Sanz y Joan Subirats, que han puesto el acento en las políticas municipales de sus áreas de gestión.

El acto también ha contado con la actuación de Cor Rebel de Barcelona, una coral de unas 50 personas creadas por Barcelona en Comú ex profeso para la campaña. Al son de rumba y canciones populares han tratado de darle un carácter lúdico al evento, al que han asistido unas 500 personas.