Unas elecciones autonómicas son distintas a unos comicios municipales. Poco tienen que ver. Pero los buenos resultados cosechados por Ciudadanos en las votaciones de pasado 21-D en Barcelona han disparado la euforia en la formación naranja, que aspira a echar a Ada Colau de la alcaldía en mayo del 2019, cuando están previstas las próximas elecciones municipales.

Como avanzó Metrópoli Abierta el 22 de diciembre, Ciudadanos obtuvo en Barcelona 218.746 votos y se impuso en siete de los 10 distrintos de la ciudad. El objetivo del partido, que en el consistorio lidera Carina Mejías, es "fidelizar esos votos" para conseguir ganar las municipales del 2019.

Ciudadanos se impuso en distritos que poco tienen que ver entre sí, como Nou Barris y Les Corts o Sarrià-Sant Gervasi, las zonas más pobres y más ricas de Barcelona. También ganó en Ciutat VellaHorta-GuinardóSant Andreu y Sant Martí. 

Los barrios donde la formación ha sacado mejor porcentaje de votos ha sido en los de clase media y trabajadora, porque se ha visto a Ciudadanos como un partido que garantiza la estabilidad social, política y económica. "Para muchos barceloneses, Ciudadanos ha sido la respuesta contra la ruptura y el enfrentamiento que ha polarizado la sociedad catalana", opina Mejías.

MENSAJE TRANSVERSAL

En cambio, en el Eixample y Gràcia ganó Junts per Catalunya, y en Sants-Montjuïc, ERC. Mejías ha explicado que en estas zonas, donde han obtenido peores resultados, intentarán revertir la situación con "un mensaje transversal, innovador y moderno que gusta al conjunto de la sociedad catalana". 

El auge de Ciudadanos en la ciudad no es nuevo. En las municipales del 2015, Mejías obtuvo cinco concejales y 77.272 votos. En las municipales del 2011, Ciudadanos no obtuvo representación y logró sólo 11.742 papeletas. La formación naranja ahora aspira a más.

En un encuentro con los medios, Mejías ha resaltado que Ciudadanos ha ganado en distritos donde en las pasadas elecciones Barcelona en Comú había obtenido un porcentaje de votos bastante alto. Según Ciudadanos, el partido de Ada Colau "ahora está en caída libre. Así se ha visto en Nou Barris, Sant Andreu y Horta-Guinardó. "Ahora tenemos la oportunidad de ilusionar a todas aquellas personas decepcionadas con la gestión de Colau".

Mejías no ha confirmado que ella vaya a ser la candidata de Ciudadanos en los próximos comicios. Como otros partidos, los naranja harán unas primarias, que no se han convocado todavía pero que no pueden tardar, y por ahora se centrará en "consolidar el proyecto de Ciudadanos en el Ayuntamiento".

Tampoco ha querido hablar de posibles pactos para después de las elecciones, y aunque opina que Ciudadanos es un partido "dialogante", Mejías sí que descarta pactos con los independentistas o con Colau, "porque no podemos engañar a nuestros electores".

Mejías ha mostrado su alegría por el reinicio de las obras de la futura estación de la Sagrera, paralizadas durante cuatro años, y que tendrían que estar listas en 2020. "Es una de las infraestructuras principales de la ciudad, que llevaba muchos años parada, afectando a la vida de la gente de los barrios colindantes", dice.

COLAPSO EN GLÒRIES

La concejal ha aprovechado para criticar la paralización de las obras de Glòries "por una decisión unilateral del gobierno municipal" y que generan un colapso muy importante de tráfico en la ciudad. Ciudadanos se ha manifestado también en contra de la conexión del tranvía por la Diagonal en este momento. "No hay consenso político ni técnico. Y mucha gente que se verá afectada, no lo ve favorablemente. No somos partidarios, y menos el último año de mandato".