Todos los concejales del grupo municipal de Ciudadanos han abandonado la sala del plenario municipal, cuando se iba a proceder a la lectura de las llamadas Declaraciones Institucionales, al considerar que el Ayuntamiento de Barcelona no está legitimizado para votar sobre cosas que no le pertocan.

Las tres declaraciones institucionales, leídas al final del Plenario, habían sido pactadas y aprobadas previamente con la firma de los diferentes partidos que se han mostrado a favor: BComú, PDeCAT, ERC y los concejales no adscritos Gerard Ardanuy (Demòcrates) i Joan Josep Puigcorbé. 

Las tres declaraciones Institucionales eran las siguientes:

  1. Exigir la libertad de los líderes políticos y sociales en prisión preventiva y exiliados. Presentada por el PDeCAT.

  2. Apoyo al cuerpo consular ante las medidas tomadas por el Ministerio de Exteriores. Presentada por ERC.

  3. Rechazar y condenar el posicionamiento del rey Felipe VI ante el conflicto catalán. Presentado por la CUP.

Ha sido la líder de Ciudadanos en el consistorio, Carina Mejías, la que ha tomado la palabra para advertir que ella y el resto de sus compañeros se levantarían y abandonarían sus escaños por considerar que en ninguna de los tres declaraciones tiene nada que ver el Ayuntamiento de Barcelona, ni éste tiene prerrogativas al respecto.

FERNANDEZ AGUANTA EN SU SITIO

Por su parte, el Partido Popular ha optado por no abandonar sus escaños. Ha preferido quedarse para poder explicar en un minuto, en su turno de palabra, lo que tenía que decir al respecto.

Ha tomado la palabra su líder, Alberto Fernández, que ha dicho: “Nosotros no nos hemos levantado para poder dar voz a los catalanes que nos sentimos españoles y que respetamos las instituciones del Estado. La Monarquía es una de ellas, una institución vertebradora y moderna”, ha dicho Fernández.

“Lamentamos que estas declaraciones hayan salido adelante con el voto de la alcaldesa. Un voto, el suyo, que antes había servido para impedir el apoyo a la declaración de independencia de Catalunya. El punto número tres es un total menosprecio a la Corona y a la unidad de España”.

Cuando Fernández ha tomado la palabra, Ada Colau ya no estaba en su sillón de alcaldesa... tal vez para no tener que aguantar lo que le ha dicho el popular.