Jaume Collboni, candidato del PSC a la alcaldía de Barcelona, se muestra muy crítico con la postura de los partidos independentistas de equiparar la Constitución con el franquismo. El líder socialista, asimismo, cuestiona la respuesta de VOX, Ciudadanos y PP a las presiones secesionistas.

A través de una carta dirigida a “a los constitucionalistas huérfanos”, Collboni destaca que “a lo largo del procés, los independentistas han tratado la Constitución como si fuera los grilletes del pasado y han querido asimilarla a la España del brazo en alto, las botas prietas y el retrato de Franco”.

“Ahora, desde Madrid, VOX, C’s y PP parecen haber recogido el guante, y bandera en alto quieren regalarle al independentismo esa imagen que tanto anhelaba”, remarca el líder de los socialistas en Barcelona.

ALEJADO DE LAS MANIFESTACIONES

En su reflexión sobre la convulsa situación política que vive España, Collboni asegura que “la inmensa mayoría de los españoles que hemos nacido y crecido en democracia seguimos sin identificarnos con aquellos que quieren devolvernos a un pasado que gracias a la Constitución conseguimos dejar atrás”. Y añade: “Dejar en manos de VOX, la defensa de España y dejarse arrastrar por su discurso ultra es un error mayúsculo del PP y C’s que puede tener consecuencias nefastas para el conjunto del país a medio y largo plazo”.

“Me siento tan alejado de la manifestación de Madrid como de las manifestaciones independentistas, todas envueltas de un orgullo nacionalista que enciende pasiones y apaga razones. No veo grandes diferencias entre unas y otras, alejadas de aquel consenso constitucional con el que España entro de lleno en una fértil etapa democrática que ha transformado y modernizado nuestro país”.

En su escrito, Collboni asegura que “el espíritu constitucional hablaba de futuro y no de pasado, hablaba de concordia y no de enfrentamiento, hablaba de nuevos derechos y no de regresiones e hizo posible que personas tan alejadas como Adolfo Suárez y Josep Tarradellas, o Carrillo y Fraga aceptaran dar un paso al frente para dejar atrás sus envites”.

PERIODO DE MÁS ESTABILIDAD

El candidato a la alcaldía de Barcelona también califica de “ignorantes” a quienes quieren “defender la Constitución al lado de quienes niegan la igualdad entre hombres y mujeres, quieren eliminar la ley de violencia machista, atacan los derechos del colectivo LGTBI, criminalizan a los inmigrantes o quieren disolver el estado autonómico”. Y desliza que “la Constitución habla en su artículo 9 de igualdad y libertad, en el 14 sobre la discriminación por genero o raza y tiene todo un título VIII dedicado al estado autonómico”.

Collboni también reivindica que España ha vivido “el mayor periodo de estabilidad y progreso económico y social”. Y enfatiza que la Constitución “tiene sus mecanismos para actualizarse y reformarse, para asegurar una nueva etapa de progreso compartido y juntos”.

jaume collboni ajuntament
Jaume Collboni, en la azotea del Ajuntament

Tras su encendido elogio a la España constitucional, Collboni proclama que siente “tristeza” por la actual deriva y agrega que le decepcionó “ver a un ex líder europeo como Manuel Valls desfilando en una manifestación con los amigos de Le Pen”.

PROPUESTA PARA BARCELONA

El candidato del PSC está convencido de que mejorará los resultados de 2015 y en su propuesta para Barcelona reivindica “un espacio político amplio para todos aquellos progresistas, moderados y liberales que se sienten huérfanos y que tienen la mirada fijada en los próximos 40 años y no en volver 40 años atrás”.

”Quiero que Barcelona recupere ese espíritu, basado en el respeto a la ley y la concordia. El espíritu de la España moderna, la Catalunya Europea y la Barcelona cosmopolita. Quiero que Barcelona recupere su voz y no se convierta en el campo de batalla ni de independentistas, ni de nostálgicos de vueltas al pasado. Quiero que hagamos de Barcelona esa ciudad de la que tanto nos sentimos orgullosos y volver a hablar de los problemas de la gente”, enfatiza Collboni.

Después de formar parte del gobierno de Ada Colau durante un año y medio, y de una ruptura convulsa, Collboni propone “un nuevo modelo de seguridad y convivencia”. “El reto de la vivienda y crear una ciudad fácil para quien emprende o tiene un negocio son las otras cuestiones que me preocupan y ocupan”, dice Collboni, quien promete “estar centrado exclusivamente en Barcelona y no estar desfilando ni con Vox por Madrid, ni recibiendo servilmente a independentistas en la Plaça de Sant Jaume”. "Éste es mi compromiso", sentencia.