La presidenta de la Comisión de Economía y presidenta del grupo municipal de Ciutadans (Cs) en el Ayuntamiento de Barcelona, Carina Mejías, y el primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello (Barcelona en Comú) la han montado bien gorda en la comisión de Economía cuando solo quedaban unos minutos para que finalizara una sesión que había pasado prácticamente desapercibida, mediáticamente hablando. Pisarello no ha contestado a una pregunta sobre el top manta del concejal de Cs, Paco Sierra, porque estaba en la inopia, y eso ha encendido a Mejías, que se ha cogido un cabreo monumental y ha abandonado la sala Lluis Companys intercambiando gritos y descalificativos con el teniente de alcalde.

La riña no ha sido una casualidad. No es la primera vez que Pisarello pasa de todo en una comisión, y las relaciones entre comuns y Ciutadans son más beligerantes que nunca, como ya explicó Metropoli Abierta. A eso se ha sumado que la presidenta de la comisión ya estaba caliente del debate anterior entre la concejal del grupo Demòcrata (PDeCAT), Sonia Recasens, y el concejal de Empresa y Turismo, Agustí Colom (BeC). Recasens insistía en que Colom le respondiera a una pregunta, pero Colom escurría el bulto, lo que ha generado una tensa situación que ha puesto de los nervios a Mejías. “Dejen esta situación absurda porque nos hacen perder el tiempo. Uno no quiere contestar ni el otro se quiere dar por respondido. Se ha acabado la broma”, les ha reprendido Mejías.

Resuelto este primer entuerto, ha llegado el turno de la pregunta del concejal Sierra que iba dirigida a Pisarello. La respuesta no ha sido contestada y se ha hecho el silencio, un largo e incómodo silencio. Gerardo Pisarello no respondía. El primer teniente de alcalde barcelonés estaba distraído, completamente en fuera de juego, y además se ha confundido de interpelación. Carina Mejías se ha quitado las gafas con impaciencia.

PISARELLO NO SABE SI LE HAN PREGUNTADO

Cuando se ha centrado un poco, con la ayuda del gerente de Presidencia y Economía, Jordi Ayala, Pisarello ha comentado dubitativo:“¿Ha hecho la pregunta ya? Me he perdido”. Y entonces Mejías ha estallado. “Estas actitudes son de vergüenza ajena. En mi larga carrera política en diferentes instituciones y comisiones nunca he visto una actitud así en un gobierno”, se ha quejado la presidenta de la comisión elevando mucho el tono.

Sensiblemente molesto, Colom ha intentado frenar a la edil de la formacion naranja, haciéndole hacer ver que su comportamiento estaba siendo “desmesurado”. “Estoy en mi turno de palabra y tengo todo el derecho”, ha soltado la líder de Ciutadans en Barcelona a voz en grito. En ese momento, Pisarello se ha sumado a la fiesta y sin cortarse un pelo le ha disparado a Mejías: “¿Cómo que está en su turno de palabra? El derecho a gritar no lo tiene, no tiene derecho”.

Ha sido la gota que ha hecho colmar el vaso. La intromisión del lugarteniente de Colau ha acabado de sacar de sus casillas a Carina Mejías quien, muy indignada, ha cogido su bolso y sus cosas, se ha levantado de la mesa de la presidencia de la sala y ha soltado a la concurrencia: “Saben lo que les digo: que esta presidenta se va. No soporto esta falta de interés y esta falta de educación (de Pisarello). Su comportamiento es vergonzoso”, ha vociferado Mejías.

Completamente sorprendido, Agustí Colom le ha pedido reiteradamente a la edil naranja que “reconsidera su posición” pero sin suerte. Y es que si había alguna remota posibilidad de que Mejías reculara, el propio Pisarello la ha echado por tierra con una andanada que ha acabado de liarlo todavía más: “¡Qué espectáculo!'”. “Espectáculo el suyo”, le ha cortado Mejías, mientras se marchaba a piñón fijo por el pasillo.

COMO UNA MAESTRA DE ESCUELA AUTORITARIA

Pero la discusión no ha acabado. Al contrario ha ido a más, ha seguido a grito pelado. Pisarello ha recriminado a Carina Mejías que gritaba “como una maestra de escuela autoritaria. Claro que sí. Claro que sí”. Y casi desde el marco de la puerta de salida de la sala, la presidenta de la comisión no se ha mordido la lengua: “El comportamiento del señor Pisarello es intolerable, ni siquiera ha escuchado la pregunta. Es una falta de respeto”. Y se ha marchado.

 

 

Colom ha asumido la presidencia interina de urgencia para lo poco que quedaba de sesión y ha intentado apaciguar los ánimos. Pero la cosa estaba suave. La discusión era la comidilla entre los pocos asistentes que aguantaban estoicamente en la comisión. Por eso, la concejal de ERC, Trini Capdevila no se ha callado cuando le ha llegado su turno de palabra. ”Lamento la actitud de la presidenta. La verdad es que ha montado una bronca que es justo lo que no debería hacer la persona que preside la comisión”, ha asegurado.

Al acabar la sesión, una concejal de la oposición se ha acercado a Paco Sierra y le ha dicho. “Dile a tu compañera que se tome una tila”. El consejo ha llegado demasiado tarde.