ARCHIVADO EN:

Entre el trasiego que corresponde a una campaña electoral, Josep Bou se sienta a hablar con Metrópoli Abierta en la sede del Partido Popular de Barcelona. El candidato a la alcaldía de la capital catalana se muestra honesto y enérgico, con ganas de conseguir un resultado electoral que le facilite tener  representación en el Ayuntamiento. Con una insignia del partido en la solapa de su americana, del que siempre dice que no esconderá sus siglas, se muestra dispuesto a contestar las cuestiones que se le planteen sin ningún tipo de inconveniente.

¿Cuáles son sus prioridades de gobierno?

Barcelona se encuentra en una situación compleja en estos momentos. Compleja porque son cuatro años de mal gobierno, y habría que tomar medidas. Parchear la situación. Hacer una actuación con una proyección, con una estrategia... como hacemos los empresarios. Y poco a poco ir realizando todo lo que hay que hacer en el Ayuntamiento. De momento, yo haría dos o tres gestos importantes. Lo primero que haría sería coger el busto del Rey y colocarlo en una peana en el Ayuntamiento. Decir que este Ayuntamiento es constitucional, que va a hacer todo dentro del marco legal porque es la única forma. Somos el tercer escalón dentro del Estado, el municipal, pero Barcelona es muy importante como para dar imágenes que son negativísimas para el Ayuntamiento y para Barcelona.

Después, rápidamente intentar solucionar temas gravísimos de seguridad. La seguridad es algo que inquieta muchísimo a los barceloneses, en estos momentos es la cuestión más importante a tener en cuenta. Hemos pasado de una preocupación del 6,5% al 21%. Hay que armar moralmente a la Guardia Urbana porque son los defensores de los barceloneses. Hacen una función de policía, por lo tanto sería muy importante y actuaríamos contra cuestiones que perjudican muchísimo a Barcelona. La imagen de los manteros, los narcopisos y las ocupaciones se pueden solucionar a corto plazo.

¿Qué le dice el hecho de que haya 500 delitos diarios en Barcelona?

Ha habido un desgobierno e incluso algunas pinceladas atípicas por parte de la administración. En la retina de muchos barceloneses ha quedado la imagen de tener una alcaldesa que ha sido ocupa. Todo eso hace que Barcelona se convierta en jauja. Barcelona es facilona. Vete a Barcelona, pon mantita, patada en la puerta... Lo que quieras. Se ha ido instalando esa idea de anarquismo, de la nada. Esto crea muchos conflictos con empresarios. Esas tiendas, esos negocios, sus bares, restaurantes, hoteles... Se crean problemas que les afectan muchísimo y ellos crean crecimiento económico, bienestar social y dan empleo. Por tanto, esto está muy afectado y habría que ir en esa línea.
 

"Vete a Barcelona, pon mantita, patada en la puerta... Lo que quieras"
 

¿Cómo valora la gestión de Colau durante el mandato? ¿Qué ha sido lo mejor y lo peor?

Lo mejor me cuesta encontrarlo, se lo aseguro. Yo estoy convencido que habrá hecho cosas, porque en cuatro años si no ha hecho cosas... Pero pocas. Todo esto no es hacer política, no es gestionar el Ayuntamiento. Es apoyar a grupos, a organizaciones con un sesgo ideológico muy parecido al suyo. Es una actuación sectaria pura y dura. La alcaldesa tiene que serlo de todos los barceloneses. No lo ha hecho. Hubo un tiempo que en la fachada del Ayuntamiento colgaba un lazo amarillo. Si salimos por las calles de Barcelona ni el 5% de gente lleva lazos aquí, esto no es Vic ni Berga. Con un porcentaje tan pequeño no es legal ni legítimo. No hay resultados que hagan avanzar a Barcelona.

¿Qué pactos ve posibles tras las elecciones?

Primero vamos a terminar este acelerón final, vamos a ir a un día de reflexión, uno de votaciones y veremos los resultados. Creo que es muy importante saber en qué posición nos encontramos. La previa es la voluntad que yo tuve el primer día cuando acepté, con Pablo Casado, dar este paso: expulsar al populismo del Ayuntamiento democráticamente. Hay que hacer todo lo posible para que Barcelona no sea utilizada políticamente a favor del procés, esto para mi es una máxima. Haré todo el esfuerzo posible por ser alcalde o, si no puedo serlo, entenderme con todos los partidos bajo el orden constitucionalista y llegar a acuerdos, alcanzar la alcaldía, ayudar y apoyar a un alcalde constitucionalista. Un alcalde que sepa lo que es Barcelona, Cataluña y España. Parece sencillo pero hay gente que no lo sabe.

¿Impondrá un peaje para el acceso de vehículos privados al centro de la ciudad?

No quiero ni oír hablar de esto. Ni peajes ni matrículas que sean pares o impares. Todo esto no va a ningún sitio. Yo creo profundamente en la libertad, y el coche ha sido uno de los avances más importantes que el ser humano ha podido alcanzar. Tener una vivienda, tener un coche, vestir, calzar, unas vacaciones... Eso es lo importante. Por tanto, el coche hay que respetarlo.

Josep Bou, durante la entrevista
Josep Bou, durante la entrevista

Tenemos un problema de exceso de CO2. Hay que aporrear la puerta de la Generalitat y decirles que terminen la L9 y L10 del metro porque eso descontaminaría. También hay que hacer una política de disuasión, hay que explicar a todas las personas que vienen a Barcelona y la acrecentan, porque gastan, que intenten no llegar con el coche. El aporte de vehículos que entran por la C-58 es brutal. Yo he planteado estacionamientos disuasorios muy cerca de las estaciones de tren, parkings pagados por el Ayuntamiento. Además, he propuesto una bonificación mínima del 50% al billete del tren.

Nosotros nos ahorramos de entrada el trenecito este que quieren montar, el tranvía, que sería un desastre. Implementaríamos un autobús articulado en la Diagonal. Además, habría que sacar una gran cantidad de carriles bici que están perjudicando a la gente.

 

"El coche es uno de los avances más importantes que el ser humano ha podido alcanzar"

 

¿Está a favor del cierre de locales de ocio en el Port Olímpic?

¿Cerrar discotecas? ¿Cerrar negocios? ¿Despedir a la gente? No, gracias. Tiene que estar ordenado. Barcelona vive, está abierta al mar, es sol, playa, tiene muchos tipos de turismo, este también. El Ayuntamiento tiene ordenanzas suficientes para poner las cosas en su sitio. El consistorio puede ser coercitivo si hace falta, pero no corten la libertad y mucho menos la de las empresas.

¿Qué limitaciones deberían tener estos locales en función de las zonas donde se encuentren?

Usted lo dice muy bien, tienen que ser zonas. Y eso es una zona que está ahí. Habría que acordar, por ejemplo, que horarios hacemos. Tenemos a nuestra Guardia Urbana de paisano, que pueden estar por ahí. Y si tenemos que levantar un atestado y llamar a alguien al Ayuntamiento, lo haremos. Se va a apercibir antes de que se provoque un cierre, que es lo último.

Creo que la gente tiene sentido común, y si un negocio funciona bien ello procurarán que las cosas funcionen. Si no es así, el Ayuntamiento puede retirarles la licencia.

 

¿Cómo se pueden crear 60.000 empresas en 4 años?

Hay que facilitar, potenciar, quitar trabas. En estos momentos son 193 días de espera los necesarios para abrir un establecimiento. Nosotros lo rebajaríamos a menos de un mes. Nos comunicarían que abren y podrían abrir. La libertad es una moneda que tiene dos caras: por un lado pone libertad, por otro responsabilidad. Tu vas a ser el responsable. Al empresario se le tiene que decir claro que el Ayuntamiento es su amigo, que está con él. Detrás de cada empresa hay una ilusión, hay una responsabilidad, hay la pérdida de patrimonio... Por lo tanto, el Ayuntamiento tiene que ser amigo, tiene que saber que la base económica de la nación es la empresa y sus trabajadores. Yo como empresario sé lo que tengo que hacer.  En 2018 la inversión extranjera, que significa creación de empleo, cayó un 11,7%. En Madrid aumentó un 125%. Nos damos cuenta de que el nacionalismo es muy madrileño, ayuda muchísimo a Madrid y eso se lo tienen que hacer mirar.

El alcaldable popular ante la sede del partido en Barcelona
El alcaldable popular ante la sede del partido en Barcelona


"El nacionalismo ayuda muchísimo a Madrid y eso se lo tienen que hacer mirar"
 

¿Cómo afronta el reto de sustituir a Alberto Fernández tras su larga trayectoria en el partido? ¿Es una responsabilidad demasiado grande?

Pablo Casado tuvo un criterio general de renovación y hay muchas caras nuevas. Se han incorporado muchos independientes, otros no. Creo que lo mejor del Partido Popular lo tengo conmigo. Nos hemos juntado con responsables de asociaciones civiles de Cataluña que creo que tienen mucho que decir. Yo lo voy a hacer muy diferente a Alberto. Soy empresario, tengo un criterio distinto. Evidentemente hay unos principios y unos valores en el PP que los tiene él y los tengo yo, pero lo haremos distinto. Intentaré que sea mejor sin menospreciar el trabajo de Alberto.

El Partido Popular es el único partido ahora mismo de centro derecha. Valls ha dicho que es de izquierdas y socialista y, además, en los debates he visto a Collboni y Valls sacando el “socialistómetro” para ver quien era el más socialista de los dos. Yo no soy socialista. Creo profundamente en la libertad, por lo tanto difícilmente puedo serlo. Tenemos mucho que decir. Yo querría ser alcalde, Barcelona iba a notar un cambio... Bajaremos los impuestos y limpiaremos los puestos de trabajo que se han creado para meter a una persona que no existía.

Además, creo que el constitucionalismo no sumará sin nosotros. Podemos ser pieza clave, podemos tener cierto poder dentro del Ayuntamiento e imponer el criterio del Partido Popular. Colau se ha cargado los puestos de trabajo, nosotros vamos a reducir el paro del 10% al 6%. No saben nada del mundo de la empresa.