ARCHIVADO EN:

Los impulsores de la Lliga Democràtica han hecho público en un comunicado la constitución de la formación como un partido político más. De manera provisional, el grupo estará liderado por la politóloga Astrid Barrio y el expresidente de Sociedad Civil Catalana Josep Ramon Bosch ejercerá de secretario general.

El partido “catalanista no independentista” nace como alternativa a las formaciones impulsoras del procés independentista, reúne a dirigentes como Eva Parera y fuentes consultadas por este medio apuntan que desde que echó a andar el pasado junio la formación está dividida en dos bloques.

RESOLUCIÓN DEL CONFLICTO

En el comunicado el partido señala que la Lliga Democràtica pretende ofrecer a los “catalanes descontentos, desconcertados y desilusionados con los estériles resultados del procés una opción política catalanista sin complejos” y apela al diálogo y al pactismo para afrontar una resolución del conflicto entre Catalunya y España.

La nueva formación también se postula como actor para “superar la política de bloques”. Entre los cargos fundadores de la Lliga Democràtica también figuran José Nicolás de Salas (vicepresidente), Aitor Agea (secretario de Organización) y Alex Miró (secretario financiero). Las funciones asignadas tendrán un carácter provisional hasta la celebración de un congreso constituyente de la formación.

El primer manifiesto del nuevo partido defensa construir un catalanismo que ejerza el “pleno respeto a la Constitución” y, a su vez, trabaje para el “desarrollo de la singularidad de Catalunya”.