La vis actoral de Ada Colau se ha colado en la campaña electoral. La alcaldesa de Barcelona ha creado una marca a la que ha puesto el nombre de La BrigAda para el apoyo mediático y promoción de su figura en esta campaña electoral. ¿Secuela de sus pinitos como actriz? ¿De sus performances disfrazada de superheroína cuando intentaba destacar en la Plataforma de Afectados por la Hipoteca?. Nada de eso. Ni siquiera es un colectivo definido de personas, sino una campaña de imagen que se pondrá en marcha la última semana de la campaña de las municipales, valga la redundancia, para mayor gloria de la candidata de Barcelona en Comú (BeC).

La BrigAda, cuyo nombre está inspirado en el de la propia candidata, será un conjunto de actuaciones que durarán cinco días “con el objetivo de construir comunidad, mostrar el apoyo internacional a Barcelona en Comú”. El inicio de esta campaña será el 21 de mayo con una cena. Entre sus cometidos está realizar una intensa campaña electoral puerta a puerta por los barrios de Barcelona, colgar carteles de campaña y repartir información en el Metro y en plazas públicas.

Esta campaña no descansará y se saltará las normas rompiendo la jornada de reflexión: el sábado día 25 de mayo, a pocas horas de que se pongan las urnas, prepara una “barbacoa en comú” que pretende ser un final de campaña a deshora. En realidad, es sólo una triquiñuela para tener presencia en la calle hasta el último momento, ya que la Junta Electoral impide realizar cualquier acto partidista a partir de las 12 de la noche del viernes día 24 de mayo. La organización de la “barbacoa en comú” (cuyo nombre lleva implícita propaganda electoral de Barcelona en Comú) podría acarrear problemas legales a los comunes. Además, en la BrigAda se encuadra la organización de una fiesta “para ver el debate final de las candidaturas”, la organización del mitin de final de campaña y el seguimiento de las votaciones minuto a minuto el día de los comicios.

PROYECCIÓN INTERNACIONAL

La BrigAda, no obstante, está pensada para proyectar una imagen de Colau más allá de la ciudad de Barcelona, ya que su cometido es internacionalizar su imagen. “Barcelona es un campo de batalla crucial en la lucha global de la defensa de la democracia radical, de la solidaridad y la justicia social, poniendo a la gente por encima del poder de las grandes corporaciones. Queremos seguir demostrando que hay otra manera de hacer política, no solo en Barcelona, sino en todo el mundo, especialmente en este momento decisivo en que Europa se enfrenta al auge del neofascismo”, explica BeC.

El partido asegura también que durante estos últimos cuatro años “hemos construido una red global para conectar, inspirar y aprender de movimientos municipalistas cercanos y lejanos. Ahora estamos haciendo una llamada a nuestros amigos y aliados de las Ciudades Sin Miedo y otros proyectos hermanos para mantener viva esta visión de esperanza y solidaridad internacional”.

Paralelamente, la candidata de los comunes se apoyará en los Grupos de Barrios, que juntamente con las asambleas de distritos son los espacios de crecimiento y actuación de BeC. Estos grupos y asambleas “son soberanos en los temas que afectan a su territorio. Tienen autonomía para tomar decisiones sobre su acción y desarrollo y están coordinados a través de la coordinadora territorial”. Cada uno de estos grupos se rige por su propio calendario, fija sus reuniones y decide los temas que lleva a discusión o a debate.

CAMPAÑA DE FINANCIACIÓN

Otro de los ejes en que se apoyará Colau es en los grupos que elaboran propuestas en ejes temáticos. Contará, así, con 18 de estos grupos, encargados de diversos sectores. Por ejemplo, economía, cultura, vivienda, salud, urbanismo y movilidad, software y programación libre, educación, deporte, diversidad funcional, ecología, feminismos y LGTBI, internacional o turismo son algunos de estos sectores. El grupo de economía cuenta, en realidad, con tres grupos de trabajo, especializados en empleo, moneda social y economías alternativas.

Al margen, en las calderas del barco funcionan cuatro comisiones que son el armazón de la estructura organizativa de Colau. Son las de Logística, Administración y Finanzas, la de Comunicación, la de Organización y la de Participación y Transparencia.

La formación morada también ha iniciado una campaña de financiación para hacer frente a los gastos. “BeC es una plataforma ciudadana que no se financia ni con bancos ni con grandes corporaciones económicas. Gracias a personas como tú, podemos garantizar nuestra autonomía y no depender de nadie más que de la gente común, la gente que hace crecer la organización”. Así, pide una donación o un microcrédito para autofinanciarse.