ARCHIVADO EN:

El líder municipal del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, ha acusado a la alcaldesa Ada Colau de sufrir cochefobia. La causa, la última medida adoptada por al gobierno municipal que limita las plazas de aparcamiento en los edificios de nueva construcción.

Según el presidente del PP en el Ayuntamiento, está limitación es negativa desde todos los puntos de vista ya que sólo servirá para que el déficit actual de plazas de aparcamiento subterráneas aumente, con lo que subirán los precios tanto de las de venta como de las de alquiler por las escasez de oferta.

REDUCCIÓN DEL 75 %

La normativa aprobada por el Ayuntamiento pretende reducir las plazas de aparcamiento en viviendas protegidas a 1 plaza por cada 4 viviendas, cuando antes era 1 plaza por cada vivienda.

En viviendas privadas, oficinas y hoteles también se reducirían las plazas, convirtiendo lo que eran las dotaciones mínimas en máximas, dependiendo de los metros cuadrados de la edificación. Además en vivienda social y equipamientos se eliminan las plazas y se reducen considerablemente en comercios y centros comerciales.

Alberto Fernández ha afirmado que “la implantación de la ‘superilla’, la creación de más de 300km de carril-bici en detrimento de plazas de aparcamiento o la aplicación de la normativa de terrazas en algunos barrios han eliminado muchas plazas de aparcamiento exterior”. En este sentido, Fernández Díaz ha explicado que entre los años 2012 a 2015 las plazas de aparcamiento en calzada se han reducido un 5,2% pasando de 136.886 a 129.805.

Para el líder popuar, “esta medida es otro ejemplo de cochefobia de Ada Colau, cuando lo necesario es mejorar el transporte finalizando la L9 y L10, aplicando el bus de gran capacidad, así como fomentar el coche eléctrico no contaminante”.