El conseller de Interior del gobierno catalán, Miquel Buch, ha explicado este jueves que su departamento desplegará 320 Mossos d’Esquadra más en Barcelona para hacer frente al “problema de seguridad de la ciudad y el incremento de sensación de inseguridad de sus ciudadanos”.

El diputado de Junts per Catalunya ha declarado que la propuesta será presentada mañana viernes en la Junta Local de Seguridad que encabezará junto a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

INCREMENTO DE AGENTES

El plan que se expondrá el viernes incluye medidas que suponen “la participación de todos los departamentos, no solo el de Interior, sino también el de Benestar Social y el de Territori, y otros agentes de seguridad como los del Puerto de Barcelona y los trabajadores de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB).

La ampliación en más de 300 agentes puede suponer una mejora en las actuaciones policiales de la ciudad y un alivio para los ciudadanos. Actualmente los Mossos d’Esquadra tienen destinados 2.380 policías en la capital catalana, además de 137 en prácticas recién salidos de la academia.

LOS DELITOS, AL ALZA

Este incremento de miembros de seguridad en la ciudad no es casual. Barcelona se ha convertido en una ciudad insegura y llena de crímenes constantes. Cada semana se producen aproximadamente 1.000 robos en el metro y el peligro por las calles es constante.

El último caso, la desarticulación de una banda de argelinos expertos en robos de relojes de lujo en la ciudad. Ultimamente se están registrado múltiples crímenes de hurtos con violencia y desde el Ayuntamiento siguen sin tomar medidas exigentes para frenarlos.