ARCHIVADO EN:

Gala Pin, concejal de Ciutat Vella durante el primer mandato de Ada Colau como alcaldesa de Barcelona, está obsesionada con Metrópoli Abierta. A través de las redes sociales, Pin ha calificado como fake news una información de este digital que recoge su nombramiento como miembro de la Comisión de Control de las Consultas Populares no Refrendarias del Parlament. La exconcejal ha sido recolocada por los comunes en un cargo para el que no está preparada, dado que se reserva a “juristas y politólogos de reconocido prestigio”.

Como recuerda el artículo, Pin no posee titulación universitaria ni estudios superiores de ningún tipo. La política valenciana inició la carrera de Filosofía en su ciudad natal, pero fue incapaz de acabar la licenciatura.

SOLICITA UNA PRESTACIÓN

En su tuit, Gala Pin ha recordado que está en el paro, pero no ha desvelado su futuro profesional. La activista ha adjuntado una fotografía en la cola del INEM, y ha remarcado que solicita “empleo” y “una prestación” en otro mensaje en la misma red social.

Pese a su actual situación, fuentes próximas a la exedil señalaron a este medio que Pin podría recaer en entidades afines a los comunes, aunque no acaban de encontrarle acomodo. Su perfil, poco técnico y profesional, no encaja en muchas entidades.

EL CABREO DE GALA PIN

Además, temen que un nuevo enchufe merme todavía más la imagen del partido, ya dañada por las purgas internas, los amiguismos y la incorporación de familiares al equipo. Una práctica extendida en la mayoría de formaciones, pero que sobresale en el caso de Barcelona en Comú, partido que en sus orígenes fue muy crítico con la denominada “vieja política”.

Las informaciones de Metrópoli Abierta han cabreado a Gala Pin, que ha sacado su ira contra el medio. “Tengo como principio no responder, ni leer, ni comentar metrópoli abierta; ese "medio" financiado por Agbar. Pero justo hoy que he ido al paro, este tuit me parece tragicómico sobre como está el "periodismo" [sic.] digital y las fakenews”. Gala Pin se refiere a un mensaje del medio en Twitter en el que se adjunta la notica sobre el “chollo” de Pin por su nuevo puesto como miembro de una comisión del Parlament, y en el que también se lanza la siguiente pregunta: “¿Nueva o vieja política?”.

RETRIBUCIÓN DESCONOCIDA

El comentario no ha gustado nada a la exconcejal, que ha asegurado que “como ya me habéis encontrado curro tres veces, os pido que os esmeréis más, de momento, ninguno da para vivir (algunos ni siquiera existen); y que el próximo, si podéis, me negociéis bien el contrato, vale?”. No obstante, el Boletín Oficial del Parlament de Catalunya (BOPC) recoge el nuevo cargo de Gala Pin [ver aquí, página 10] en la resolución 452/XII de la cámara catalana. En el mismo documento no figura la retribución que percibirá Pin por su cargo.  

DUDOSA GESTIÓN

La activista posee un currículum marcado por las polémicas y por su enfrentamiento directo con múltiples sectores económicos y sociales de la ciudad. En su etapa como regidora de Ciutat Vella, los delitos se multiplicaron en un distrito que se rebeló contra los narcopisos y la delincuencia. Gala Pin siempre despreció a las fuerzas de seguridad, hasta que un día proclamó: “Tal vez la policía sea necesaria en Ciutat Vella”.

La controvertida edil, inicialmente, formó parte de la lista de Barcelona en Comú para las elecciones municipales del pasado 26 de mayo. Sin embargo, se borró de las mismas sin dar explicaciones.

PASADO

Antes de dedicarse profesionalmente a la política, Gala Pin militó en los movimientos okupas y vecinales de Barcelona y su nombre se vinculó a campañas de concienciación como las llevadas a cabo por las Mil Viviendas, la asociación que había tomado el antiguo cuartel de la Guardia Civil en el casco viejo. También militó en la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), la organización de la que surgió la mismísima alcaldesa.

Fuentes próximas a los comunes en Ciutat Vella contemplaban la posibilidad de que Gala Pin encontrara trabajo en la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB) o en el Observatori DESC. De momento, su búsqueda de empleo no ha prosperado y algunas fuentes explican que atraviesa una delicada situación personal.