ARCHIVADO EN:

El futuro de Josep Bou como concejal en el Ayuntamiento de Barcelona pende de un hilo muy fino. Concretamente, de 43 votos. Son estos los que le han permitido, de momento, entrar a formar parte del consistorio junto a su compañero Óscar Ramírez.

Sin embargo, todo puede cambiar en apenas 48 horas. El recuento definitivo se llevará a cabo el miércoles 29 de mayo. Será entonces cuando la Junta Electoral analizará las impugnaciones que hayan hecho los partidos. Y si de los votos que ha recibido el Partido Popular se anulan 43, tanto Josep Bou como Òscar Ramírez quedarán fuera del Ayuntamiento.

TENSA ESPERA

Por el momento, en el PP prefieren esperar a que concluya el recuento final. Están convencidos de que una vez se hayan resuelto todas las dudas, la solución definitiva será favorable a sus intereses y que mantendrán la representación municipal.

El PP ha obtenido 37.745 votos en las elecciones municipales, lo que le ha permitido sobrepasar el umbral mínimo para obtener representación, situado en el 5 %, por apenas una décima.

¿PARA QUIÉN SERÁN?

En el supuesto de que el recuento acabe con la presencia de los dos concejales del PP en el consistorio, la duda que se plantea es a qué grupo se le suma cada uno de ellos.

Por el momento, nadie quiere vender la piel de oso antes de cazarlo, pero todos los partidos han puesto en marcha sus servicios jurídicos para intentar arrastrar un concejal más a su lista. Con la tremenda igualdad que ha salido de las urnas, la suma de un nuevo concejal puede ser decisivo para la gobernabilidad de la ciudad.