ARCHIVADO EN:

El PSC ha tumbado el desesperado proyecto de Ada Colau de crear una funeraria pública. Ni las presiones de Eloi Badia, su ideólogo, en las redes sociales contra Jaume Collboni ni su última maniobra contra Serveis Funeraris de Barcelona (empresa mixta con un 15% de participación municipal), cambiará el voto de los socialistas. Fuentes del PSC han recalcado a Metrópoli Abierta que votarán “sin pestañear” contra este controvertido proyecto de los comuns.

Las inspecciones a Serveis Funeraris de Barcelona (SFB), tras unas quejas recogidas por la síndica de Barcelona, Maria Assumpció Vilà, tendrán finalmente un efecto bumerán para los comuns. El PSC no ha cedido a su chantaje ni a sus malas praxis y este miércoles votará en contra de la funeraria exprés de Colau.

CRÍTICAS DE CARMEN ANDRÉS

La regidora Carmen Andrés se mostró muy crítica con la última intervención pública de Badia. “Hemos asistido a una rueda de prensa del gobierno cuyo único objetivo era presionar a los grupos políticos con vistas al pleno extraordinario y orientar a la opinión pública hacia una valoración desfavorable de los servicios funearios, con participación mixta”, ha esgrimiado la regidora del PSC.

“Badia no puede afirmar hoy que haya irregularidades en SFB. El gobierno municipal tiene una participación y responsabilidad en esta empresa”, ha añadido Andrés, quien ha recordado que el actual gobierno de Colau “instó a suprimir la actual comisión de seguimiento” de la compañía mixta.

En su justificación del voto negativo del PSC, Andrés ve "irresponsable coger cuatro facturas de una muestra de 4.500 y esparcir sombras de dudas”. La regidora, asimismo, ha ensalzado el pasado político de su formación, destacando que “El PSC ha gobernado muchos años el Ayuntamiento de Barcelona, con responsabilidad y rigor, de acuerdo con la legalidad y las buenas praxis”.

PRESIÓN A LOS GRUPOS

Desde las filas del PDeCAT, la portavoz Sònia Recasens ha acusado a Colau de atacar la honorabilidad de los trabajadores de SFB y ha calificado de presión a los grupos municipales el anuncio de que el gobierno abre una autoría en SFB sobre el sistema de facturación pocas horas antes de que el pleno se pronuncie sobre la creación de una funeraria pública.

Según Recasens, es una irresponsabilidad acusar de malas praxis, de supuestos derechos vulnerados a los consumidores, por un cambio en la manera de factura de la empresa de servicios funerarios. La regidora ha explicado que se han escogido cuatro facturas de 4.000 y que la empresa tiene 10 días para dar respuesta, pero el Ejecutivo extrae concclusiones de una inspección sin acabar a que acabe el procedimiento. "Si hay derechos de los consumidores vulnerados somos los primeros que pediremos que se vaya hasta el final", ha subrayado.

La edil dice no entender la forma de proceder del gobierno municipal delante de cámaras y los médios de comunicación cuando no se dice nada del consejo de administración que aprobó este cambio de facturación con la presencia de Badia", ha afirmado Recasens.

El PSC y el PDeCAT se han mantenido firmes en su oposición hasta el final. Igual que el PP y Ciutadans, cuya negativa ya daban por segura desde el gobierno municipal.