Los peligrosos bloques de hormigón que el Ayuntamiento de Barcelona colocó en la calzada de la calle de Consell de Cent serán investigados por la Fiscalía Provincial de Seguridad Vial. El Servicio de delitos de esta materia, que coordina la fiscal Isabel López Riera, ha abierto diligencias de investigación para determinar si los bloques suponen un peligro para la circulación de los vehículos.

Hace un mes, el abogado Daniel Vosseler presentó una denuncia ante el Ministerio Público porque el citado mobiliario urbano "es un obstáculo peligroso para la circulación de los vehículos", y en particular para los conductores de motocicletas, ciclomotores y bicicletas, que son los "más vulnerables”.

“ACTITUD PELIGROSA PARA LA SEGURIDAD VIAL”

Como ya avanzó Metrópoli Abierta, la denuncia ponía de manifiesto “una actitud eminentemente peligrosa para la seguridad vial por parte de los responsables” de esta área del consistorio barcelonés. El informe estaba firmado por Andrés Luis Romera Zarza, doctor ingeniero de Caminos Canales y Puertos.

Vosseler y Romera Zarza aseguraban en el escrito que los bloques, situados en tramos de calzada reservados al peatón, deberían ser retirados de su posición actual y ser ubicados en aceras o "ser protegidos mediante un sistema de contención que evite el impacto con los mismos de los vehículos que circulen por la citada vía urbana”.

CAMBIAR LOS BLOQUES DE SITIO

En la denuncia, el letrado añadía que la instalación de estos bancos ponía de manifiesto “una actitud eminentemente peligrosa para la seguridad vial por parte de los responsables del Ayuntamiento de Barcelona”.

Romera Zarza, por su parte, agregó que en el tramo de la calle de Consell de Cent en el que se encuentran los bloques de hormigón "existen aceras a ambos lados, con una anchura superior a tres metros". Considera que el citado mobiliario se debería haber situado en ellas.

POSIBLES DELITOS

Vosseler aseguró que no presentaba la denuncia contra ninguna persona determinada, pero reclamaba a la Fiscalía que utilizara su autoridad para investigar y que, "si de ello resultara la comisión de un delito, formulara una querella". En opinión del letrado barcelonés, los hechos podrían ser constitutivos de un delito de prevaricación y/o contra la seguridad viales​, según el artículo 385 del Código Penal.

"URBANISMO TÁCTICO"

Ada Colau aseguró a finales de julio pasado que el gobierno municipal no retiraría los bloques de hormigón que delimitan las calzadas de las calles Girona, Consell de Cent y Rocafort, en el Eixample, resultado de actuaciones de "urbanismo táctico", porque están "para proteger a los peatones".

Por contra, el grupo municipal de JxCat en el consistorio pidió una auditoría independiente sobre los bloques de hormigón que delimitan las calzadas de algunas calles del Eixample y su retirada cautelar hasta tener los resultados.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.