Ayuntamiento de Palau-solità i Plegamans / WIKIPEDIA
Ayuntamiento de Palau-solità i Plegamans / WIKIPEDIA

Fiasco en el proceso de participación sobre la gestión del agua en Palau-solità i Plegamans

Solo el 1,9% de la población se pronuncia, pero el equipo de gobierno cree que el resultado debe ser vinculante

Guardar
Manel Manchón
Periodista

Procesos de participación que deben legitimar las acciones que tomen los ayuntamientos. Esa es la dinámica que se ha establecido en muchos municipios, pero con suerte dispar. El último caso se ha producido en Palau-solità i Plegamans. Solo ha participado el 1,9% de la población en una consulta sobre la gestión del agua. Sin embargo, y pese a esa reducida participación, el equipo de gobierno, formado por ERC y JxCat, considera que el resultado debe ser vinculante.

El consistorio había anunciado que está dispuesto a cambiar el modelo de gestión del servicio municipal del agua después del proceso participativo que convocó entre el 10 de mayo y el 3 de junio. La consulta arroja que el 86,17% de los participantes apoya el modelo de gestión directa y el equipo de gobierno cree que esa decisión debe ser vinculante. Pero, ¿quién ha participado?

Han votado en el municipio un total de 282 personas, en un ayuntamiento que tienen censados hasta 14.917 vecinos. Y de esos, 243 se han mostrado a favor de la gestión directa. Es decir, se trata del 1,9% de ese total.

PROCESO VICIADO DE ORIGEN

El proceso cuanta con importantes contradicciones. Y es que en el municipio de Palau-solità i Plegamans es necesario la firma de 2.237 ciudadanos para promover una consulta (el 15% de la población), però el gobierno municipal se ha considerado legitimado para tomar una decisión transcendental, como es el cambio en la gestión del servicio del agua, con el voto únicamente de 282 ciudadanos.

Algunos vecinos, los partidos de la oposición y entidades han señalado que el proceso está viciado de origen, porque el consistorio ha facilitado información desde una posición partidaria a ese cambio de gestión. Los folletones que se repartieron, indican esas entidades, incluían datos que no se ajustaban a la realidad, con una clara intención de desacreditar el actual modelo de gestión indirecta. Se indicaba que esa gestión, --la que está vigente—es poco transparente y cercana, y comporta tarifas de agua más elevadas, sin que se realicen las inversiones necesarias.

El suministro de agua es el servicio público mejor valorado en España
El suministro de agua es el servicio público mejor valorado en España

FALTA DE RIGOR

La falta de transparencia se acredita, argumentan los críticos al proceso, en la organización de la sesión informativa presencial, en la que no se permitió a la empresa concesionaria actual ni tampoco a ningún professional que defendiera el modelo de gestión indirecta. En cambio, sí se conto con la experiencia del Ayuntamiento de Terrassa, que hace cuatro años decidió municipalitzar el servicio de agua. También participo Leonard Carcolé, fundador de Capiol, la empresa encargada de realizar el estudio sobre los modelos de gestión del agua en Palau-solità i Plegamans y ferviente defensor de la gestión directa y de la Congiac, aunque solo hace unos años fue el promotor de la privatización de Aigües Ter Llobregat (ATL).

El informe de Capiol, precisamente, es otra de las irregularidades del proceso de participación, según los partidos de la oposición, el PSC y Ciudadanos. Se considera que presenta contradicciones y falta de rigor. Los partidos señalan que la propuesta de tarifas, por ejemplo, suponía un 4,4% de rebaja en caso de gestión directa, pero una vez aplicadas las correcciones, la tarifa del modelo elegido quedaba, incluso, por encima del modelo de gestión indirecto actual.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.