Eva Parera (Barcelona, 1973) es la mano derecha de Manuel Valls en el Ayuntamiento de Barcelona. Proveniente del catalanismo moderado, la regidora fue senadora por Unió Democràtica de Catalunya y consejera del Consell Audiovisual de Catalunya (CAC). Hija del exgerente del Barça, Anton Parera, fue la número cuatro de la lista Barcelona pel Canvi-Ciutadans en las elecciones del pasado 26 de mayo. El voto de Valls, Parera y Celestino Corbacho permitió que Ada Colau fuera reelegida alcaldesa y que Ernest Maragall no lograra al cargo. Tras la escisión de su grupo municipal con Ciutadans, ella se ha quedado con el exprimer ministro francés en Barcelona pel Canvi, con dos cargos electos. 

¿La alerta sanitaria que vivimos, la ha cogido por sorpresa?

No. Días antes de que se decretara el estado de alarma, ya hubo varios casos de contagio entre el personal municipal y vimos que era un tema grave. Hace un par de semanas, llegamos a hacer una sesión de la comisión de alquileres. Fue una gran inconsciencia.

¿En su partido han tenido afectados?

Todos estamos confinados en casa y estamos bien.  Algún asesor del grupo municipal ha tenido síntomas, pero por suerte han sido leves. Sí que se han producido casos de personas que han perdido algún familiar.

El gobierno municipal asegura que la actividad municipal se sigue desarrollando con normalidad, ¿cuál es su opinión?

La actividad habitual de hace uno o dos meses no se está haciendo. Todo está paralizado. Todo gira en torno a la crisis sanitaria y la crisis económica que nos vendrá encima. Todo el personal que no es de servicios esenciales está confinado en su casa. 

Cita usted la crisis económica que nos afectará cuando la alerta sanitaria se haya superado. ¿Cómo valora las medidas anunciadas por el gobierno?

Las administraciones tienen una visión poco realista. No tiene ningún sentido que se cobren los autónomos de este mes de marzo. Pero no hablo de aplazar la cuota, sino de suspenderla. En el Ayuntamiento, las medidas siguen la misma tónica. Las tasas e impuestos que se han aplazado, directamente no se tienen que cobrar. El Ayuntamiento tiene que revisar de arriba a abajo las ordenanzas fiscales y el presupuesto aprobado. Las ordenanzas aprobadas ya eran muy injustas antes de esta crisis.

¿Ha planteado al gobierno municipal la necesidad de revisar las ordenanzas fiscales y el presupuesto?

Si. Hace un par de días que el gobierno empieza a ver que se tendrá que revisar el presupuesto aprobado. En las ordenanzas, en un primer momento, no lo vieron. Pero son conscientes de que tendrán que hacer una carencia y dejar de cobrar impuestos y tasas mientras dure esta situación. Mi opinión es que habría que hacer una carencia de, al menos, seis meses. Las ordenanzas ya eran confiscatorias, y ahora lo son el triple. Hay muchas familias que dentro de una semana tienen que pagar autónomos, impuestos, alquileres y no saben cómo lo harán.

¿Qué valoración hace de la gestión que hace el gobierno de Ada Colau de la crisis sanitaria?

Es buena. Gobernar así es muy difícil. Hay que tomar muchas decisiones en muy poco tiempo. Las directrices generales vienen marcadas por el Gobierno central. el Ayuntamiento hace bien en poner el foco en los colectivos vulnerables. Es de agradecer que Colau haya dado la bienvenida al Ejército. Las decisiones que se están tomando son correctas. La comunicación del gobierno con la oposición también es muy fluida. Pero insisto, falta valentía económica. Muchos negocios tendrán que cerrar. La realidad se impondrá y las administraciones tendrán que tomar otras decisiones. Las decisiones que se tomen deben fundamentarse en el sentido común, no en el sesgo ideológico.

¿Qué negocios prevé que pueden cerrar en Barcelona?

Los restauradores se verán muy afectados. Ya lo estaban por el aumento de la tasa de terrazas. Muchas empresas han hecho ERTEs. En algunos casos funcionarán para poder mantener el empleo. Las grandes multinacionales podrán aguantar, pero muchos pequeños negocios tendrán que cerrar. Pienso en despachos de abogados, establecimientos de estética, consultas de psicólogos... Pueden estar 15 días sin ingresos, pero no dos meses. Muchos acabarán dando de baja la actividad y las administraciones públicas tienen que ser cómplices para que puedan reanudar la actividad. Los bancos también se tendrán que implicar y dar préstamos en condiciones excepcionales, también a las administraciones. Las administraciones se tendrán que endeudar para ayudar a los ciudadanos.

¿El gobierno municipal ha planteado una rebaja de los sueldos de los regidores o del funcionariado?

No se ha planteado nada en esta línea. Antes que recortar el sueldo de los trabajadores públicos se pueden recortar otras muchas cosas. La Generalitat también tendrá que rehacer sus presupuestos de arriba a abajo. El Diplocat (Consejo de la Diplomacia Pública de Cataluña) nunca ha tenido demasiado sentido, pero ahora mucho menos. Es un gasto prescindible. Tenemos unos gobiernos en la ciudad y el Estado que cuidan poco a la empresa privada. Y la reactivación económica vendrá del sector privado, no del público.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.