Xavier Trias, durante una entrevista / MA - HUGO FERNÁNDEZ
Xavier Trias, durante una entrevista / MA - HUGO FERNÁNDEZ

La estrategia de Trias para ser candidato a la alcaldía de Barcelona “y ganar”

Trias valora ser alcaldable con un gran acuerdo entre fuerzas catalanistas que superen el “corsé” de JxCat y ya recibe propuestas de colaboración

Guardar
Manel Manchón
Periodista

Las dudas se mantienen aunque hay algunas pistas que indican que lo que reclamaba Xavier Trias se puede cumplir. El veterano dirigente exconvergente pedía orden en el seno de Junts per Catalunya, con un mando claro que tuviera la intención de hacer política y dejarse de “aventuras”. Y la situación cada vez más precaria de Laura Borràs, constata que será Jordi Turull quien logre esa máxima dirección, a través de su política de toda la vida: situar a estrechos colaboradores en todos los rincones, en todos los departamentos, en todas las instancias de poder.

Ese “ejército de Turull”, puede facilitar las cosas a Trias, que tiene una estrategia para intentar “ganar” las elecciones municipales, siempre que su candidatura supere el “corsé” de JxCat y sea acogida o apoyada por otras fuerzas políticas.

Es lo que pretende Trias, por un lado “disciplina en JxCat”, como señalan fuentes de su entorno, pero, al mismo tiempo, complicidad y generosidad por parte de otros sectores de ese catalanismo-independentismo que quiere centrarse en las cuestiones ideológicas: supresión de Sucesiones y Patrimonio, por ejemplo, y lucha política contra las políticas de comunes y de Esquerra Republicana.

Porque Trias ya ha decidido que quiere ser alcaldable. La cuestión ahora es “cómo ganar”. El verano será apacible para el exalcalde, aunque estará pegado al teléfono para tratar de allanar el camino, desde su estancia estival en Menorca. Los contactos, de hecho, ya se han producido. El partido Centrem, que lidera Àngels Chacón, espera una larga entrevista para poner en común los distintos proyectos. La idea de Chacón es que se pueda producir una colaboración, pero por elevación. Es decir, que Trias no sea el candidato de JxCat, sino de una amplia candidatura de todo ese centro-derecha catalanista.

AGRUPAR TODO EL CENTRO-DERECHA CATALANISTA

Y Trias está en esa línea, porque sabe, como insisten sus colaboradores, que lo mejor que le puede pasar es no tener delante otras candidaturas, como la propia de Centrem, o la plataforma de Sandro Rosell. Y, al mismo tiempo, también sabe que las broncas internas en JxCat no le hacen ningún favor.

Fotomontaje de Ernest Maragall (I), Xavier Trias y Jaume Collboni (D) con Barcelona de fondo / METRÓPOLI
Fotomontaje de Ernest Maragall (I), Xavier Trias y Jaume Collboni (D) con Barcelona de fondo / METRÓPOLI

Si las cosas se pusieran feas en JxCat, Trias podría pensar en elaborar su propia plataforma con la esperanza de que pudiera “vaciar de electores” a la formación de Turull. ¿Qué quiere decir? Si la presidencia del Parlament, Laura Borràs, mantiene una posición numantina, --su causa judicial la debería llevar a presentar su dimisión, según el reglamento del Parlament—y el partido se rompe en dos, Trias buscaría otro refugio electoral. Centrem podría ofrecerse, con un importante as: tiene los derechos electorales, tras un acuerdo con el PDECat, que le llevará a suscribir, con nombres distintos, candidaturas conjuntas en muchos municipios de Cataluña.

Esa situación es ahora una quimera, porque lo que se abre camino es un partido dominado por Jordi Turull. El dirigente de JxCat hace política, a su manera, como otros exdirigentes de CDC, bien adiestrado en la escuela de los convergentes: colocar al máximo número posible de colaboradores en puestos clave de la administración. Crear un grupo muy numeroso de soldados, bien pagados con los sueldos públicos de la administración, que sirven para cohesionar orgánicamente el partido.

Eso permite dos cosas: seguir en la administración, --se aleja el peligro de que JxCat rompa el Govern con ERC por el caso de Laura Borràs—y mandar en el partido para, a pesar de la retórica independentista—aterrizar hacia las ‘cosas’ pragmáticas.

CONTACTOS ESTIVALES

Y entre esas ‘cosas pragmáticas’ figura la candidatura de Xavier Trias para buscar, cuando se sepa qué peso tiene cada fuerza política tras las elecciones, acuerdos con los socialistas, sea desde la primera o desde la segunda posición.

Trias quiere hacerlo desde la victoria electoral y para ello será vital lo que suceda en las próximas semanas, en esas llamadas telefónicas, en esos encuentros estivales: si hay acuerdo entre todos los sectores de esa derecha catalanista, Trias se ve con fuerzas de competir y de “ganar”.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.