ERC mantiene el 'no' al tranvía que el gobierno de Ada Colau quiere poner en marcha de la Diagonal para conectar las plazas de les Glòries y de Francesc Macià, o lo que es lo mismo la unión del Trambesòs y Trambaix. Fuentes republicanas reiteran que está a favor del tranvía por la Diagonal, pero el partido que lidera en Barcelona Ernest Maragall sigue sin información sobre cómo Colau ejecutará el proyecto. "Si la votación fuera ahora, votaríamos en contra", afirman las fuentes. Según ERC, el proyecto de Colau sigue siendo "opaco.

Maragall y Colau mantuvieron una primera reunión hace una semana, pero desde entonces no se han producido nuevos acercamientos. Los republicanos están a la espera de "concreciones" sobre la propuesta, esto es el modelo de gestión y los costes. En este sentido, el alcaldable republicano, antes en las filas del PSC, ha hablado bastante claro: "Si hay concreción y claridad, ningún problema. Estamos en condiciones de llegar a un acuerdo, pero hagámoslo seriosamente", dijo Ernest Maragall.

La negativa republicana se ha hecho evidente este miércoles en la Comisión de Urbanismo, donde los republicanos han hecho reserva de voto y se han opuesto a avalar el dictamen presentado por el gobierno de Colau para la conexión del tranvía sobre el trazado y el requerimiento a la Autoridad del Transporte Metropolitano para negociar con los concesionaros privados que ahora explotan el tranvía. De hecho, el proyecto no ha superado el trámite. PDeCAT, Ciutadans y PP han votado en contra, mientras que Barcelona en Comú, los regidores no adscritos, Gerard Ardanuy y Juanjo Puigcorbé, se han posicionado favorablemente. El PSC, que hasta ahora había apoyado a Colau, ha hecho también reserva de voto y no ha mostrado sus cartas, al igual que la CUP. Ahora mismo, la conexión del tranvía se votará de nuevo en el pleno del día 25 de enero sin garantía de éxito.

ERC, EN CONTRA DEL TRANVÍA TODO EL MANDATO

Los republicanos llevaban en su programa electoral de 2015 la conexión del tranvía por la Diagonal, pero únicamente entre Glòries y la plaza de Jacint Verdaguer. Sin embargo, a lo largo de estos años, Alfred Bosch, que fue el líder municipal de ERC hasta hace unos meses, se ha mostrado contrario a votar favorablemente el proyecto de Colau. Los motivos son varios: desgastar electoralmente a Colau y no querer beneficiar a la empresa privada TRAM, que ahora gestiona el Trambesòs y el Trambaix, ante el probable aumento de pasajeros del tranvía. La concesión a la empresa TRAM no finaliza hasta el 2032 y rescatarla puede costar a las arcas públicas hasta 400 millones de euros.

La comisión de Urbanismo no ha avalado el proyecto del tranvía de Colau / EUROPA PRESS 
La comisión de Urbanismo no ha avaldo el proyecto del tranvía de Colau / EUROPA PRESS

El gobierno de Colau mantiene la intención de llevar de nuevo la votación del tranvía al pleno de enero, previsto para el próximo día 25. Si no se producen sorpresas, los comuns deberían contar con los votos favorables del PSC de Jaume Collboni. Los socialistas ya apoyaron la iniciativa la pasada primavera cuando la conexión del tranvía se votó por primera vez, pero la reserva de voto de este miércoles deja ahora en el aire el voto del PSC. "No participaremos en esta política espectáculo para tapar la peor valoración en un Barómetro Municipal de un gobierno democrático", ha subrayado el concejal Daniel Mòdol, que ha calificado el posicionamiento de Colau con el tranvía de frívolo. 

LA CUP, EL TRANVÍA DESDE LA GESTIÓN PÚBLICA

Recientemente, Colau parece haber llevado a su terreno a la CUP, y este miércoles los regidores no adscritos, Gerard Ardanuy y Juanjo Puigcorbé, han cofirmado que votarán a favor. El pasado abril, Ardanuy, ya se mostró partidario del sí. Sin embargo, la CUP votó negativamente. En aquel momento, la formación capitalista alegó no estar de acuerdo con el modelo de gestión y criticó que no se rescatara la concesión. Ahora, la CUP ha cambiado de punto de vista y se abre a votar favorablemente, aunque en la comisión hizo reserva de voto en la proposición del gobierno de Colau. La CUP ha llevado también a la citada comisión de Urbanismo una propuesta para la creación de un convenio de colaboración entre el Ayuntamiento de Barcelona y la Autoridad del Transporte Metropolitano que desencalle la unión de los tranvías mediante la explotación pública del servicio. Sin embargo, la proposición de la CUP no se ha aprobado.

Puigcorbé también voto negativamente en el pleno de abril. En aquel momento, el concejal formaba parte del grupo municipal de ERC. Ahora es regidor no adscrito tras romper con los republicanos por sus discrepancias con Bosch. "No he cambiado de posición ni forma de pensar, pero soy libre de votar lo que quiero", ha subrayado el edil en una comparecencia con la regidora de Urbanismo, Janet Sanz, y Ardanuy.  A dos semanas del pleno, ERC tiene la llave para desencallar el proyecto. Como en abril.