La tasa de terrazas y el IBI se incrementarán en 2020 en Barcelona. ERC avala la subida propuesta por Ada Colau y Jaume Collboni y el gobierno municipal aprobará el próximo viernes, cuando se celebre el último pleno del año, una buena parte de las ordenanzas fiscales para 2020. Principalmente se aprueban los impuestos y tasas que meritan el 1 de enero, es decir que es obligado que se aprueben antes de finales de año para que se pueda hacer efectiva la subida.

Al gobierno de Colau y Collboni le basta con contar con el apoyo de los republicanos para sacar adelante las ordenanzas fiscales. Barcelona en Comú y PSC suman 18 regidores del pleno. A estos, el viernes se sumarán los 10 de ERC para sacar adelante la subida de tasas e impuestos, 28 de los 41 concejales totales. Lo que no hay por ahora es un acuerdo para lograr los presupuestos municipales. "Difícilmente, Barcelona tendrá unos nuevos presupuestos antes de finales de año", ha detallado el concejal Jordi Coronas.

LOS RESTAURADORES, EN CONTRA

Según ha explicado el concejal de ERC, Jordi Castellana, la subida de la tasa de las terrazas supone una reducción respecto a las pretensiones iniciales de Colau y Collboni. Ahora, la tasa en lugar de multiplicarse por cuatro, lo que puso en pie de guerra a los restauradores, lo hará por un 2,6. "Hay una rebaja de un tercio", ha precisado Coronas. Los republicanos aseguran que en algunas zonas la tasa bajará y donde suba lo hará de manera más moderada. "En la Rambla, por ejemplo, se multiplicará por 2,6 y no por cuatro", ha subrayado Castellana. Al director general del Gremi de Restauració, Roger Pallarols, el incremento le sigue pareciendo una barbaridad.   

A diferencia de ERC, Junts per Catalunya ha dicho que el viernes no apoyará las ordenanzas fiscales de Colau y Collboni y se abstendrá. La portavoz del grupo, Elsa Artadi, ha destacado que ve "excesivo" el incremento pactado con las terrazas. Para Artadi, el aumento asfixiará a muchos negocios, sobre todo en el distrito de Ciutat Vella. "No se afina en Ciutat Vella. Hay muchas diferencias de una calle a otra". 

Jordi Coronas y Jordi Castellana, de ERC / EUROPA PRESS
Jordi Coronas y Jordi Castellana, de ERC / EUROPA PRESS

Tanto ERC como Junts per Catalunya han anunciado que el pago de la tasa de terrazas se podrá hacer de manera fraccionada. En 2020, el ingreso se podrá hacer trimestralmente sin intereses, y mensualmente o trimestralmente, en 2021. Coronas ha concretado que el próximo año tendrán que ser los restauradores los que pidan cambiar la forma de pagar. En cambio, en 2021, el cobro ya se hará de manera automática en las cuentas de los titulares de los negocios que lo hayan domiciliado. 

687 MILLONES DE IBI  

Otro impuesto sobre el que hay acuerdo es el Impuesto de Bienes Inmuebles, un impuesto estatal que cobran los Ayuntamientos. La subida se notará de manera notable a partir de febrero, cuando está previsto que el Ayuntamiento cobre el primero de los recibos a las familias que tienen domiciliado el cobro. El incremento medio será del 5,46% -salvo que en el pacto se haya producido algún cambio que ERC no ha detallado- en gran parte porque se eliminan los topes que existían hasta ahora. El IBI es el impuesto más importante para las arcas municipales. En 2020, el Ayuntamiento espera recaudar unos 687 millones de euros.

BONIFICACIÓN A LOS VEHÍCULOS ECO

Junto a la tasa de terrazas y el IBI, otros impuestos y tasas que se aprobarán este viernes serán la tasa de alcantarillado, el impuesto de vehículos y el nuevo precio de la grúa. Sobre el impuesto de vehículos, Castellana ha explicado que ERC ha conseguido aumentar un 50% la bonificación a los coches ECO. Por contra, los republicanos y el gobierno municipal no han llegado a un acuerdo sobre el aumento previsto para los precios de las áreas azul y verde de aparcamiento y la tasa de residuos. Coronas ha emplazado al gobierno a seguir negociando en enero y febrero.

La aprobación de los presupuestos tendrá que esperar enero y febrero. Según Coronas, todavía quedan aspectos a negociar y "hay que entrar más al detalle", es decir que las cuentas municipales no se incluirán en el orden del día del pleno del viernes. Hace dos meses, los regidores Montserrat Ballarín (PSC) y Jordi Martí (Barcelona en Comú, antes PSC) presentaron un presupuesto para el 2020 de casi 2.900 millones. A diferencia del pasado mandato, en el que Colau no logró sacar ningún presupuesto por la vía ordinaria, en 2020 Barcelona, probablemente, sí que tendrá nuevos números.

ACUERDO IMPORTANTE

Este martes, Ballarín ha dicho que el acuerdo alcanzado con ERC y Junts per Catalunya -aunque el partido de Elsa Artadi se abstendrá- para sacar adelante las ordenanzas fiscales para el próximo año. "Hacia mucho tiempo que no había un acuerdo tan amplio para aprobar unas ordenanzas. Este no es un acuerdo para favorecer al gobierno municipal. Es un acuerdo a favor de la ciudadanía para obtener mejores servicios, potenciar la actividad económica, luchar contra la emergencia climática y reducir las desigualdades".