ARCHIVADO EN:

Manuel Valls no será ministro en el gobierno de Pedro Sánchez. Fuentes cercanas al exprimer ministro francés descartan que Valls sea el sustituto de Josep Borrell como ministro de Asuntos Exteriores como esta semana especulaba el portal Moncloa.com. A las fuentes consultadas no les consta que Valls haya recibido una oferta formal, aunque tampoco sería extraño, reconocen. De ser así, sería muy poco probable que Valls aceptara ser ministro de un gobierno investido con el apoyo de Bildu, ERC y Podemos, añaden desde el entorno de Valls.

El pasado viernes, el citado portal informaba que los contactos entre Valls y el PSOE para nombrarle ministro ya se habían iniciado. Siempre según Moncloa.com, el concejal Barcelona pel Canvi cenó el miércoles en Madrid en el restaurante Las Tortillas de Gabino con altos dirigentes socialistas que el medio no concreta para cerrar la entrada de Valls en el ejecutivo español. De la noticia se hace eco también el prestigioso rotativo francés Le Figaro.

HABLA CON SÁNCHEZ Y MACRON

A su favor, Valls tiene su europeísmo y los muchos contactos que tiene en Bruselas tras su paso por el gobierno francés. En su contra juega que la popularidad de Valls incluso podría llegar a hacer sombra al propio Pedro Sánchez, con el que, por cierto, habla muy habitualmente y mantiene unas buenas relaciones, confirman tanto desde el PSC como del entorno de Valls. Pese a sus diferencias, Valls también conversa regularmente con el presidente francés, Emmanuel Macron, y ha jugado un papel decisivo en las críticas del gobierno francés a Ciudadanos por sus pactos con los ultraderechistas de Vox, asegura una persona próxima a Valls.

Las especulaciones de que Valls pueda ser ministro se han disparado tras la ruptura de Ciudadanos con la plataforma de Valls y la división del grupo municipal Barcelona pel Canvi en dos. Por un lado, Barcelona pel Canvi, formado por el propio Valls y Eva Parera, y por otro, los miembros de Ciutadans Marilén Barceló, Mariluz GuilartePaco Sierra y Celestino Corbacho. Personas próximas a Valls, que con sus votos dio la vara de mando de la ciudad a Ada Colau para otros cuatro años, insisten que su grupo municipal trabaja en el cartapacio municipal con vistas a que él será el presidente del grupo.

CONCEJAL EN LA OPOSICIÓN

El pasado miércoles, el propio Valls dijo que sus planes futuros pasaban por seguir en Barcelona y como concejal del Ayuntamiento en la oposición. El jueves, un día después de la supuesta cena con dirigentes del PSOE, Valls comentó en La Sexta que no quería ser ministro. "Estoy en otra etapa de mi vida. Eso de ministro ya lo he hecho", subrayó. Tampoco tiene intención de crear ningún nuevo partido catalanista, aunque sí que será uno de los valedores de la Lliga Democràtica, un partido de centroderecha que se presentará a las próximas elecciones autonómicas y de que sí que formará parte Parera.