La Síndica, Maria Assumpció Vilà, ha denunciado la falta de mantenimiento y la mala conservación de las instalaciones del Cementiri de Barcelona, donde el pasado 15 de septiembre se derrumbaron 144 nichos. Vilà ha pedido una indemnización de la empresa municipal a las familias afectadas y ha sentenciado que Eloi Badia, presidente de Cementeris concejal del Ayuntamiento de Barcelona, “es el responsable político” del hundimiento de Montjuïc.

La Síndica ha expresado, en rueda de prensa, su preocupación por la gestión de Cementiris de Barcelona y del Ayuntamiento tras el hundimiento de las sepulturas en Montjuïc. Y ha alertado de que otros bloques de nichos pueden estar en una situación parecida al que se derrumbó a mediados de septiembre, dos días después de que se detectaran las primeras grietas. En ambas ocasiones, los responsables de la empresa no avisaron a los bomberos.

Vilà ha manifestado que el Plan Director del Cementerio de Montjuïc, elaborado en 2017, está obsoleto y ha denunciado la “falta de actuaciones preventivas” en sus instalaciones. “No ha habido prevención”, ha recalcado la Síndica, quien ha reconocido que el cementerio está en una “zona crítica” por motivos orográficos y geológicos.

La Síndica pide la “implementación de mejoras técnicas adicionales para reforzar la construcción” y ha cuestionado que Cementiris de Barcelona no avisara a los bomberos ni el 13 ni el 15 de septiembre.

FALTA DE INVERSIÓN

Más crítica todavía se ha mostrado Vilà al analizar los trabajos de mantenimiento realizados en Montjuïc. La Síndica ha pedido una mayor “inversión” a la empresa que dirige Jordi Valmaña, que acumula beneficios en los últimos años y sigue sin mejorar sus instalaciones. Esta queja también ha sido formulada por los partidos de la oposición. Ha recordado, por ejemplo, que un año antes un familiar detectó “un cierto movimiento” en la misma zona del derrumbe y Cementiris “no tomó ninguna medida correctora”.

Por otra parte, Vilà ha denunciado que “se han ocasionado daños y perjudicios a las personas titulares de las sepulturas”. Ha pedido a las familias que se agrupen en sus demandas y ha asegurado que los gestores de Cementiris de Barcelona han actuado “con falta de transparencia” y pueden haber “ocultado intencionadamente a los afectados las causas reales del hundimiento”.

La Síndica, muy crítica, tiene claro que existe “la responsabilidad patrimonial de la administración es objetiva y de resultados”, pero no ha querido pronunciar la palabra negligencia, utilizada por expertos del sector funerario.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.