El proceso participativo para elegir al nuevo síndic o síndica de greuges de Barcelona permite a los ciudadanos cambiar su voto siempre que quieran. Es decir, que si alguien ha votado por un candidato, al día siguiente puede apoyar a otro de los aspirantes. Eso sí, previamente, tiene que haber anulado el primer voto. Así lo ha podido comprobar Metrópoli Abierta y lo han confirmado fuentes del servicio de prensa del Ayuntamiento.

"Sí, el proceso de apoyo a los candidatos/as a síndic/a permite a las personas que participan en él cambiar de opinión y, por tanto, cambiar el apoyo de un candidato a otro", apuntan desde el servicio de prensa. Los votantes pueden modificar el sufragio hasta cuando acabe el proceso participativo ("fase de apoyo ciudadano", según el consistorio), previsto para el 19 de mayo. "Naturalmente, el único apoyo válido será el último emitido", añade el Ayuntamiento. Las votaciones para el cargo empezaron el pasado 19 de abril y durarán un mes. Atrás quedan ya dos meses, entre enero y marzo, en los que las entidades de la ciudad presentaron a los candidatos

Imagen de un voto al candidato a síndic Jordi Giró / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Imagen de un voto favorable al candidato a síndic Jordi Giró / AYUNTAMIENTO DE BCN

INSCRIPCIÓN CON DATOS PERSONALES

Los votos se emiten a través de la plataforma Decidim Barcelona, que aglutina distintos procesos participativos municipales. Para tomar parte, previamente un ciudadano se tiene que dar de alta a través de un correo electrónico. Algunos de los requisitos necesarios para votar son estar empadronado en Barcelona y tener más de 16 años. Cuando el vecino se inscribe tiene que introducir algunos datos personales, como el DNI y el código postal de residencia, y el número de teléfono, en el que recibe un código de verificación. Una vez en la plataforma ya se puede votar e ir cambiando de candidato al antojo si así se desea.

Ésta es la segunda edición que se hace un proceso participativo para elegir al defensor o defensora de los ciudadanos ante el Ayuntamiento. El anterior fue en 2016 y la ganadora fue Maria Assumpció Vilà, que es la actual síndica. El proceso, entonces, fue también por internet aunque distinto al actual y despertó un escaso interés: apenas votaron unas 7.000 personas. En cualquier caso, ni hace cinco años ni ahora, el resultado de las votaciones es vinculante. La decisión final la tiene el Consejo Plenario, a propuesta de la alcaldesa Ada Colau y previo acuerdo con los grupos municipales. El nuevo síndic o síndica necesita el apoyo de dos terceras partes del pleno, es decir 28 de 41 concejales.

De hecho, la propia plataforma en la que se emite el voto, Decidim Barcelona, apenas es conocida por la ciudadanía. El Ayuntamiento tampoco ha hecho una campaña de publicidad para dar a conocer el proceso participativo, lo que probablemente se traducirá en que acabará votando muy poca gente. Es decir que solo votarán las personas que tengan un interés particular -incluso partidista- por la Sindicatura. El proceso también limita el voto de las personas mayores, porque solo está previsto que se pueda votar a través de internet. El consistorio ha establecido unos puntos de acompañamiento, que apenas ha dado a conocer.

OPINIÓN DISPAR DE LOS GRUPOS MUNICIPALES

La posibilidad de cambiar el voto es visto de forma muy distinta por los grupos de la oposición. ERC no ve problema, tampoco el PP, aunque fuentes del grupo municipal que encabeza Josep Bou precisan que siempre que se garantice que no se contabiliza el voto dos veces. Y fuentes de JuntsxCat ven el mecanismo como algo "normal", especialmente al tratarse de un periodo largo de votaciones -un mes- y si algún candidato decide abandonar. "De esta manera, el voto no se pierde. Tienes opción de redirigirlo. Y el que vale siempre es el último".

Imagen de un voto al candidato a síndic David Bondia tomada tras la de Giró / AYUNTAMIENTO DE BCN
Imagen de un voto al candidato a síndic David Bondia tomada tras la de Giró / AYUNTAMIENTO DE BCN

Sin embargo, no todas las formaciones políticas son tan complacientes. Especialmente crítica se muestra la regidora de Barcelona pel Canvi Eva Parera. En su opinión, el propio proceso de votación impide que los ocho candidatos lleguen en igualdad de condiciones al pleno municipal, que es donde se decide de verdad quién ocupará el cargo. "Pasar a los aspirantes por una votación en la plataforma Decidim Barcelona, cuando no es un procedimiento reconocido para su elección, puede llevar a la sensación de que hay una criba previa y que los candidatos no llegan en igualdad de condiciones al pleno. Es un sistema muy perverso. Es algo que se tendría que evitar. Soy totalmente contraria a que la elección del síndic tenga que pasar por la plataforma Decidim Barcelona, aunque se vote una o 25 veces. No está previsto en ningún sitio que la elección se haga así y, por tanto, no tiene sentido poner la votación en marcha".

FALTA DE TRANSPARENCIA Y GARANTÍAS

Para Ciutadans, la posibilidad de cambiar el voto "es un ejemplo más de la mala planificación en los procesos participativos de Colau y el PSC. A la habitual baja participación por culpa de la poca difusión, ahora a este proceso del síndic hay que sumarle una falta de transparencia y de garantías en la consulta", dice la presidenta del partido naranja en el Ayuntamiento Mariluz Guilarte. "Hay que recordar que la decisión final será tomada por el pleno y que necesita un mínimo de dos tercios. Podrá ser la persona más votada en el proceso participativo, o no".

Voto favorable a la candidata a síndica Zaida Muxí / AYUNTAMIENTO DE BCN
Voto favorable a la candidata a síndica Zaida Muxí / AYUNTAMIENTO DE BCN

OCHO ASPIRANTES

A ser el nuevo síndic o síndica de Barcelona concurren ocho personas: el exconcejal del PSC Ramon Nicolau, la arquitecta Zaida Muxí, la historiadora Isabel Alonso, el líder vecinal Jordi Giró, el doctor en Derecho y presidente del Institut de Drets Humans de Catalunya David Bondia, el educador social Rafel López, la exportavoz del sindicato USTEC Rosa Cañadell y el abogado Ricardo de la Rosa. Tras pasar por el pleno municipal, la persona que estará al frente de la Sindicatura de Greuges de Barcelona, entre 2021 y 2026, se debería conocer a finales de julio. El cargo es remunerado. El sueldo supera los 81.000 euros brutos anuales.

Metrópoli Abierta ha pedido al Ayuntamiento conocer la participación en las votaciones ahora que se ha llegado a la mitad del proceso. Las fuentes consultadas han dicho no disponer de ellas, aunque todo apunta a que serán muy bajas. En esta fase de la elección, a diferencia de la que se montó hace cinco años, no se sabrá hasta el final los votos que tendrá un candidato. En 2016, en todo momento se sabía los apoyos que tenía un aspirante

La actual síndica, Maria Assumpció Vilà, con Ada Colau / AYUNTAMIENTO DE BCN
La actual síndica, Maria Assumpció Vilà, con Ada Colau / AYUNTAMIENTO DE BCN

La función del síndic o síndica de Barcelona es la defensa de las libertades públicas y los derechos fundamentales de la ciudadanía de la capital catalana, y la institución que encabeza esta figura es la encargada de supervisar las actuaciones del Ayuntamiento. Aunque el órgano depende económicamente del consistorio, el defensor/a no recibe órdenes de ningún gobierno ni del alcalde o alcaldesa. Hasta ahora, el cargo lo han ocupado dos mujeres, Pilar Malla, entre 2005 y 2010, y Maria Assumpció Vilà, desde 2010 hasta la actualidad (dos mandatos).

POLITIZACIÓN DEL CARGO

Uno de los aspectos que más preocupa del actual proceso es una posible politización del cargo de síndic o síndica de Barcelona, como ya ha sucedido con la Sindicatura de Greuges de Catalunya, que tiene al frente desde 2004 a Rafael Ribó, exsecretario general del PSUC y expresidente de ICV. Los candidatos aspirantes a síndic/a de Barcelona con el perfil político más marcado son Nicolau (PSC) y Cañadell (Esquerra Unida y En Comú Podem). La actual síndica siempre ha defendido que el cargo lo debe ocupar una persona con una independencia política total.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.