ARCHIVADO EN:

El derrumbe de 144 nichos en el Cementerio de Montjuïc, del 15 de septiembre de 2017, tendrá un impacto económico en las cuentas del Ayuntamiento. Aunque su director general, Jordi Valmaña, manifestó que el seguro se haría cargo de las indemnizaciones, la empresa municipal reconoce ahora que deberá asumir, como mínimo, el pago de 691.000 euros. Esta cifra podría subir hasta los 890.000 euros.

Cementiris de Barcelona estableció este año una tabla con las indemnizaciones que percibirían los allegados. La cifra variaba en función del número de afectados por familia, de si los restos han sido identificados antropológicamente o no y de si la inhumación de los difuntos se había producido hacía más o menos de 10 años. La cantidad máxima contemplada, por un difunto no identificado cuya inhumación es inferior a 10 años, es de 5.000 euros.

SIN CONTACTAR CON 22 PERSONAS

Según un informe de Cementiris de Barcelona al que ha tenido acceso Metrópoli Abierta, la empresa municipal esgrime que “hay 81 casos susceptibles de ser indemnizados por daños morales. Entre estas personas, hay 22 que no han podido ser contactadas y 9 que han rechazado el ofrecimiento”. De los 50 casos restantes, añade Cementiris, “se ha indemnizado a 41 personas y se negocia con las 9 restantes”.

“La cantidad total indemnizatoria asciende a 890.100 euros y la cantidad total prevista, si obviamos los 22 casos con los que no hemos podido contactar, es de 691.700 euros”, añade Cementiris en su informe a los miembros del consejo de administración sobre las indemnizaciones a los afectados por el derrumbe de Montjuïc. En el documento de Cementiris se especifica que actualmente ya se han abonado 449.700 euros.

EL PP VOTÓ EN CONTRA

La empresa que dirige Valmaña y preside Eloi Badia, Concejal de Presidencia, Agua y Energía del Ayuntamiento de Barcelona, abonará 562.350 euros en 2018. Para 2019 se han consignado 150.167 euros dentro de los presupuestos de Cementiris. La suma de las dos cantidades asciende a 712.517 euros porque incluye pequeños conceptos que no han sido especificados.

Jordi Valmaña y Eloi Badia
Jordi Valmaña y Eloi Badia, director general y presidente de Cementiris

A pesar de la opacidad de las cuentas de Cementiris, solo el PP votó en contra durante el consejo de administración que se celebró la semana pasada. Ciutadans y el PDeCAT, habitualmente muy críticos, se abstuvieron.

22 MILLONES DE BENEFICIOS EN 11 AÑOS

El Grupo Popular ya denunció que Cementiris de Barcelona ha tenido 22 millones de euros de beneficio durante 11 años y que el hundimiento de los 144 nichos se produjo por falta de mantenimiento y de inversión en las instalaciones de la empresa.

El hundimiento de Montjuïc, el mayor escándalo de la empresa municipal, no ha tenido consecuencias políticas a pesar de la nefasta gestión de sus responsables, que no llamaron a los bomberos tras detectarse las primeras grietas ni en las horas siguientes al hundimiento.

ACTUACIÓN INCORRECTA

Cementiris de Barcelona, según fuentes del sector, también actuó incorrectamente al abrir los nichos de las personas que habían fallecido hacía menos de dos años. La normativa obliga a comunicar este procedimiento al juez y a los familiares antes de volver a enterrar a los cadáveres. La Síndica de Barcelona, Maria Assumpció Vilà, también pidió más transparencia a Cementiris y al Ayuntamiento. Su máxima autoridad, Ada Colau, curiosamente, no ha dicho ni pío del tema. Ni una disculpa ni un simple tuit.

Valmaña, el eterno director de Cementiris, soliviantó un poco más a las familias cuando, recientemente, reconoció que no podía identificar todos los restos.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.