El pleno municipal ha debatido este viernes cinco proposiciones de grupo sobre el encarcelamiento de Pablo Hasél y los disturbios en Barcelona. Dos de las iniciativas las han presentado los partidos de gobierno, Barcelona en Comú y PSC, mientras que las otras tres las han presentado Ciutadans, Barcelona pel Canvi y PP. Cada una de ellas se ha votado de forma independiente, lo que ha motivado las críticas de la mayoría de grupos porque el pleno ha sido incapaz de acordar una posición unánime. ERC y JuntsxCat no han propuesto ningún texto sobre los altercados.

De las cinco propuestas solo han sido aprobadas las de Barcelona en Comú y PSC. Las otras tres, presentadas por partidos de la oposición, han sido rechazadas. El debate en torno a los disturbios ha sido "agrios", en palabras del primer teniente de alcaldía, Jaume Collboni, que también ha considerado que se ha dado "un espectáculo lamentable" y ha subrayado que la próxima vez se pacte una declaración consensuada. También por parte de los comunes, el edil Jordi Martí ha reconocido que el intercambio de opiniones ha tenido, en algunos momentos, algunos decibelios de más. El debate ha puesto una vez más en evidencia la división del pleno. Una de las propuestas rechazadas es que el Ayuntamiento se persone como acusación. En el lado contrario, el pleno ha avalado reclamar el indulto del rapero.

Barcelona en Comú ha pedido que el pleno instara "al Consejo de Ministros a tramitar de forma urgente el indulto de Pablo HasélJosep Valtonyc y de cualquier otro artista condenado por delitos contra sentimientos religiosos o de escarnio público, contra la Corona o de enaltecimiento del terrorismo, que permita corregir la injusticia de su condena por parte de los tribunales, al margen de la opinión que se pueda tener sobre el contenido de sus obras", ha dicho el partido de Colau.

DEROGAR LA LEY MORDAZA

La proposición ha incluido otros puntos polémicos como el planteamiento de derogar la Ley Mordaza. Los comunes han reclamado "instar al Congreso de los Diputados a garantizar los derechos fundamentales, como libertad de expresión y de creación artística, garantía para una sociedad justa y democrática, a través de la modificación del Código Penal y la derogación de la Ley Mordaza".

En un principio y como explicó Metrópoli Abierta, el texto de los comunes reclamaba que el pleno elevara al Parlament "prohibir las balas de foam [por parte de los Mossos], como se hizo en 2013 con las pelotas de goma. Finalmente, este punto ha desaparecido -tras ser transaccionado- y ha sido sustituido por "instar a la cámara catalana a la creación de una comisión de estudio para revisar el modelo de las unidades policiales destinadas al orden público". La proposición ha sido aprobada.

El texto del PSC "condena y rechaza sin matices los hechos violentos producidos en las calles de Barcelona durante los últimos días". El grupo de Jaume Collboni también ha abogado por la "manifestación pacífica como vía esencial para la defensa de los derechos, las reivindicaciones y las opiniones, así como de la libertad de expresión, rechazando las conductas violentas de una minoría".

"APOYO DEMOCRÁTICO A LA POLICÍA"

El PSC ha mostrado, además, su apoyo al conjunto del tejido comercial y empresarial de la ciudad y ha expresado su solidaridad a todas las personas afectadas por los actos de vandalismo y violencia. Los socialistas también han hecho público un reconocimiento a los servicios públicos y municipales "por su trabajo incansable para devolver la normalidad a las calles de Barcelona", y han recalcado el "apoyo democrático" del Ayuntamiento a la Guardia UrbanaMossos y al resto de fuerzas y cuerpos de seguridad "por sus esfuerzos para mantener la convivencia y preservar la paz social". Finalmente, la formación que lidera Collboni ha propuesto que el Ayuntamiento colabore con los afectados "poniendo a su disposición" los medios municipales de apoyo y acompañamiento técnico y jurídico. La proposición ha sido aprobada.

Manifestantes durante los disturbios en Barcelona, la última semana / MA - GUILLEM ANDRÉS
Manifestantes durante los disturbios en Barcelona, la última semana / MA - GUILLEM ANDRÉS

En la declaración de Barcelona pel Canvi, que ha defendido Manuel Valls, el grupo ha pedido la condena de los "actos de violencia registrados en Barcelona y otras ciudades", ocurridos como respuesta al ingreso en prisión de Hasél, y que el Ayuntamiento se persone "en el ámbito de la jurisdicción penal para ejercer la acusación particular "como perjudicado por los delitos de daños contra la propiedad municipal", detalla el texto de la proposición. Valls ha preguntado "si lo que ha dicho Hasél lo hubieran manifestado un neonazi o un yihadista, sería libertad de expresión". "No", ha respondido él mismo. "No es libertad de expresión, es violencia". La proposición de Valls ha sido rechazada.

RESPONDER POR LOS DAÑOS OCASIONADOS

El texto del PP también ha cambiado. Si en un principio, los populares reclamaban al Ayuntamiento que se presentara como "acusación particular en los procedimientos abiertos", ahora el grupo de Bou propone al Ayuntamiento que reclama los daños y perjuicios causados en los bienes y derechos municipales, "preferentemente sumándose la acción civil que el Ministerio Fiscal tiene que presentar junto a la acción penal, con la finalidad de que los acusados respondan por los daños ocasionados".

Los populares han planteado una condena especial por el ataque a El Periódico de Catalunya, "como una muestra de violencia coactiva y gratuita", y han mostrado su apoyo a los Mossos d'Esquadra, "especialmente a los agentes heridos". El PP, además, quiere un informe que cuantifique de forma detallada todos los daños, tanto los públicos como los ocurridos en propiedades privadas y comercios. El texto que ha defendido Josep Bou no ha salido adelante.

FALTA DE UNA CONDENA DE LA VIOLENCIA UNÁNIME

Ciutadans, si bien no ha solicitado al Ayuntamiento que se persone como acusación particular, sí ha exigido que el gobierno municipal ponga en marcha los trámites necesarios para recuperar el importe de los daños ocasionados por los altercados" y que por ahora han sido "cubiertos por el Ayuntamiento". El partido naranja también ha demandado mostrar un apoyo unánime del consistorio a los vecinos y comerciantes afectados y, como el PP, ha mostrado un apoyo a los cuerpos y fuerzas de seguridad. La proposición naranja no ha sido aprobada.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.