De izquierda a derecha: Ada Colau, Mónica García, Mónica Oltra, Yolanda Díaz y Fátima Hamed en el acto de "Otras políticas", en València / EFE
De izquierda a derecha: Ada Colau, Mónica García, Mónica Oltra, Yolanda Díaz y Fátima Hamed en el acto de "Otras políticas", en València / EFE

La dimisión de Oltra golpea la campaña de Colau en Barcelona

La alternativa de izquierdas, que quiere liderar Yolanda Díaz, con Colau y Oltra en el centro, se agrieta y deja a la líder de los comunes sin proyección

Guardar
Manel Manchón
Periodista

La alegría se disipa. Las circunstancias han cambiado mucho en pocos meses. Y la alianza de las izquierdas alternativas, con Yolanda Díaz a la cabeza, y codo con codo con Ada Colau, se ha agrietado de forma notable. La dimisión de otra pieza central en ese proyecto, Mónica Oltra, puede frustrar el proyecto político que había dibujado la alcaldesa de Barcelona, una vez dejara el consistorio tras las próximas elecciones municipales, con la cabeza puesta en la política nacional.

Oltra presentó este martes la dimisión de todos su cargos institucionales y de su escaño en las Cortes Valencianas. La líder de Compromís se retira, después de que haya sido imputada por el TSJ valenciano, tras la instrucción sobre presuntas negligencias de su departamento –era la titular de Igualdad y Bienestar Social— en la protección de una menor que recibió abusos de su exmarido.

La decisión choca con la que tomó la alcaldesa Colau, que no dimitió cuando fue imputada por el caso de las subvenciones a distintas entidades sociales afines, a pesar de que es lo que indicaba el código ético de los comunes. En el caso de Oltra, la presión ha sido enorme por parte de los socialistas valencianos, que gobiernan en coalición con Compromís la Generalitat valenciana. La líder de los comunes quiso adelantarse, y agradeció a Oltra el gesto "para que nadie pueda utilizarla para frenar las políticas de izquierdas".

CON DÍAZ A LA PRESIDENCIA DEL GOBIERNO

Colau quería aprovechar esa proyección en el ámbito nacional, con dirigentes de esa izquierda alternativa, que siguen confiando en la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, como candidata a la presidencia del Gobierno. En noviembre de 2021, Colau estaba presente en un acto en Valencia, bajo el título de Otras políticas. Figuraban la alcaldesa de Barcelona, junto a la vicepresidenta del gobierno valenciano, Mónica Oltra –ya dimitida desde este martes– la líder de Más Madrid, Mónica García y la portavoz del Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía de Ceuta, Fátima Hamed. ¿Qué querían mostrar? La voluntad de llevar a una mujer a la Moncloa: Yolanda Díaz. “Presidenta, presidenta”, gritaban los asistentes, en un acto de fuerza, de ‘empoderamiento’ femenino que quiso aprovechar Colau para sus propias expectativas en Barcelona y en su posible carrera política posterior.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz / EUROPA PRESS
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz / EUROPA PRESS

Ahora ese proyecto aparece erosionado, con Díaz incapaz de unir a toda esa izquierda alternativa en Andalucía, lo que se ha traducido en un fracaso electoral en las elecciones del pasado domingo, que han dado la mayoría absoluta al PP. Y para Colau, en concreto, supone un gran inconveniente.

¿Cuál era el objetivo? La campaña de los comunes para las elecciones de mayo de 2023 pasaba por unir, de nuevo, esas figuras de dirigentes femeninas capaces de gestionar y de ofrecer un proyecto político firme. De la mano de Díaz y de Oltra –que debía ser para la propia ministra de Trabajo un pilar de ese nuevo movimiento –partido político diferente a Unidas Podemos– Colau podía figurar como una política con futuro en la política española y aprovecharlo para su candidatura a la reelección como alcaldesa de Barcelona.

PRONUNCIARSE SOBRE SUPUESTOS ABUSOS

La dimisión de Oltra deja ahora muy tocado el proyecto de Díaz, y supone un espejo en el que Colau se puede mirar. No dimitió por el caso de las subvenciones a entidades afines, dejando en evidencia el código ético de su partido, y llegó a declarar ante el juez como investigada. Posteriormente, la Fiscalía Anticorrupción pidió archivar la causa abierta contra la alcaldesa.

La necesidad de pronunciarse ahora sobre la situación de Oltra creará incomodidad en Colau, al tratarse de un tema espinoso, sobre un supuesto abuso a una menor por parte del exmarido de la política valenciana que ella no denunció. Una pieza en el zapato de toda esa izquierda alternativa que quería hacerse fuerte primero en las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2023 y luego en las elecciones generales, en las que Colau ha albergado la posibilidad de formar parte de la candidatura de Díaz.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.