Hace una semana, el miércoles 17 de noviembre, ERC votaba en contra del presupuesto de Ada Colau y Jaume Collboni para el 2022. Las cuentas municipales pudieron superar el trámite inicial con el aval de Barcelona pel Canvi, un partido constitucionalista y de centro derecha. De esta forma, Ernest Maragall, jefe de la oposición, quería dejar atrás dos años de apoyo al ejecutivo local de comunes y socialistas.

Dos días antes, Maragall había escenificado en la Rambla el No a Colau. El líder municipal de los republicanos dijo que se posicionaría en contra del presupuesto con "absoluta convicción y responsabilidad". Entonces, Maragall denunció que la alcaldesa (Colau) y el primer teniente de alcaldía (Collboni) se habían ganado a pulso el No tras "dos años de incumplimientos" en los barrios y en la ciudad y por la "falta de proyecto en Barcelona". "Actuamos en nombre del interés general", subrayó.

RECTIFICACIÓN A LOS CINCO DÍAS POR ORDEN DEL PARTIDO

Cinco días después de votar en contra de las cuentas de Colau, Maragall tuvo que rectificar. El acuerdo entre Catalunya en Comú y ERC en el Parlament para sacar adelante el presupuesto autonómico tenía un dardo envenenado para el exconseller: Maragall tenía que levantar el veto a las cuentas de Colau y permitir su aprobación en el pleno del 23 de diciembre. El propio Maragall reconoce que la decisión tomada no ha gustado al grupo municipal y que es una "contradicción". "Ha sido un sapo difícil de tragar", valora el edil en una entrevista en betevé

Ada Colau y Ernest Maragall / FOTOMONTAJE METRÓPOLI
Ada Colau y Ernest Maragall / FOTOMONTAJE METRÓPOLI

Dicho de otra manera, Maragall ha sido "desautorizado" por la dirección de ERC, apuntan fuentes de distintos partidos municipales, y ha quedado muy tocado, tanto que ya se cuestiona que vaya a ser el alcaldable de ERC y se da por hecho que ni siquiera acabará el mandato. "Por dignidad, lo mejor que podría hacer es dejar el cargo", apuntan dos concejales con amplia experiencia en el Ayuntamiento. Otro regidor da por "muerto" políticamente al edil republicano. Para Collboni, Maragall "ha dilapidado su credibilidad en 72 horas".

"SIEMPRE TENEMOS QUE ESTAR DISPUESTOS A DEJARLO" 

En la citada entrevista, Maragall no ha negado que vaya a abandonar el Ayuntamiento. "Siempre tenemos que estar dispuestos a dejarlo, en todo momento. Lo importante no soy soy, y ahora menos", ha dicho. Maragall también ha reivindicado el trabajo el grupo municipal de ERC a lo largo de estos dos años largos de mandato y el papel de su formación como alternativa de gobierno en Barcelona.

Sobre la posibilidad de no ser el candidato de ERC en las elecciones de 2023, Maragall asegura que si cambia de planes no será por haber tenido que avalar el presupuesto de Colau sino porque él decide no hacerlo, es decir por "decisión propia", o porque así lo decide de forma democrática su partido --el alcaldable republicano saldrá de unas primarias--, o porque la ciudadanía no lo ve como un candidato adecuado para la ciudad, según sus palabras.  

Colau, entre Maragall y Collboni, líderes de ERC y PSC / EFE
Colau, entre Maragall y Collboni, líderes de ERC y PSC / EFE

Hace un mes y medio, Metrópoli avanzaba que la candidatura republicana se perfilaba con un tándem entre Maragall y Ester Capella. Pocos días después, la exconsellera confirmaba que quería ir en la lista republicana por Barcelona. Ahora, el panorama político ha cambiado completamente y fuentes de ERC consultadas por este medio no descartan que Maragall acabe dejando el cargo y que el partido tenga que optar por otro candidato. De hecho, unos días antes de que estallara la crisis, este medio informó que un sector de ERC no quiere que Maragall sea el aspirante a la alcaldía. A su favor, en cambio, el hermano de Pasqual Maragall tiene que las encuestas internas dan un mejor resultado electoral a los republicanos con Maragall que sin él.

"NADIE LE HACE SOMBRA"

Desde el grupo municipal republicano apuntan que ahora mismo no hay mejor candidato que Maragall. "Nadie le hace sombra". Y si en el algún momento el concejal se va a casa, será porque él lo decida. Las fuentes consultadas dan por hecho que, tras el sacrificio que ha supuesto permitir la tramitación de las cuentas de Colau, "un golpe duro", el partido cerrará filas en torno a Maragall. El concejal asegura que se siente "más reforzado".

La jugada de Colau y los comunes de utilizar las negociaciones de las cuentas municipales como condición para avalar el presupuesto del Govern de la Generalitat, no ha sentado nada bien en ERC-Barcelona. Fuentes republicanas aseguran que fue la única condición puesta por el partido de Colau. Y como consecuencia de ello, las relaciones entre Colau y Maragall son ahora más difíciles. "El momento es tenso", apuntan desde ERC en el consistorio. Según Maragall, es un episodio que puede servir para que "la ciudadanía vea la diferencia entre comunes y republicanos".

Ada Colau, Jaume Collboni, Ernest Maragall  y Elsa Artadi, en enero de 2020 / EUROPA PRESS
Ada Colau, Jaume Collboni, Ernest Maragall y Elsa Artadi, en enero de 2020 / EUROPA PRESS

ERC NO NEGOCIARÁ EL PRESUPUESTO

Y la primera consecuencia que tendrá la tensa relación entre Colau y Maragall es que ERC no se sentará a negociar los presupuestos con la alcaldesa ni con Collboni. "Tendrán nuestra abstención. Facilitaremos la aprobación del presupuesto", ha subrayado Maragall. Pero no habrá ningún gesto más, valoran desde el grupo municipal. "El presupuesto del Ayuntamiento ya está cerrado con Barcelona pel Canvi. No entraremos en ningún tipo de negociación. Se nos ofrece negociar cuando la negociación ya está cerrada. No nos sentaremos a hacer una farsa", sentencia Maragall. Este miércoles, Maragall se lo ha trasladado así en una carta a Colau y Collboni.

Maragall fue el ganador de las elecciones de mayo de 2019. ERC se hizo con unos miles de votos más que Colau. Ambos partidos sacaron 10 concejales. Hasta entonces, las fuerzas políticas habían respetado que en Barcelona siempre gobernara la formación más votada. Sin embargo, en esta ocasión el pacto de Colau y Collboni y el voto a favor de tres ediles del partido de Manuel Valls dieron la alcaldía a la líder de los comunes y quitaron a Maragall la vara de mando de la ciudad.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.