David Escudé (Barcelona, 1975) es licenciado en Derecho. Vecino del barrio del Camp de l'Arpa del Clot, es el actual regidor de Deportes y del distrito de Sant Martí​. Militante del PSC y presidente de la agrupación socialista de Sant Martí, Escudé fue el número cinco de la lista que encabezó Jaume Collboni a la alcaldía de Barcelona en las elecciones del pasado 26 de mayo. Corredor y maratoniano, ya formó parte del Consejo Plenario en el mandato 2011-2015, entonces en la oposición. Durante el gobierno de coalición de un año y medio, entre mayo de 2016 y noviembre de 2017, entre comunes y socialistas, fue nombrado comisionado de Deportes.

El confinamiento ha obligado a cerrar todos los equipamientos deportivos de la ciudad. La apertura de este tipo de espacios no será fácil. ¿Qué tipo de medidas cree que se deberán tomar desde el punto de vista sanitario cuando puedan volver a abrir?

El sector deportivo ha sido uno de los más afectados a pesar de que, a menudo, está olvidado. Tuvimos que ser los primeros en tomar medidas: aplazamiento o cancelación de los eventos deportivos y el cierre de las instalaciones deportivas municipales. El maratón de Barcelona fue el primer gran acontecimiento suspendido en España. Muy posiblemente, los equipamientos deportivos serán de los últimos en poder abrir. Estamos cooperando con el sector, estudiando posibles medidas que, a la vuelta, aseguren que los usuarios pueden practicar su deporte preferido con plenas garantías. Todavía es pronto para conocer con exactitud cuáles serán las medidas exigidas en los próximos tiempos, pero no hemos cesado en el trabajo de prever todos los escenarios y medidas posibles.

¿Prevé usted que haya gimnasios u otras instalaciones deportivas, aunque sean privadas, que puedan cerrar por razones económicas?

En estos momentos ya estamos dedicando nuestros recursos en estudiar cómo se va a reestructurar el sistema deportivo de la ciudad una vez regresemos a la normalidad. Trabajamos para que ninguna entidad o club tenga que cerrar por motivos económicos, igual que se hace con cualquier otro sector de la ciudad. Es nuestra obligación focalizar nuestros esfuerzos y priorizar todos los recursos para ayudar a todas las entidades y clubes deportivos de la ciudad, sean de ámbito público como privado. El regidor de Deportes de la ciudad también lo es del sector deportivo privado de la ciudad.

El maratón fue el primer gran evento deportivo de Barcelona que se aplazó, incluso antes del confinamiento. Se ha puesto una nueva fecha, el 25 de octubre. ¿Usted cree que se podrá correr este año?

Sí. Y estoy convencido de que tendremos un maratón muy especial. Diferente seguro, pero con toda la gran carga simbólica que supondrá esta edición de la carrera.

Se están cancelando numerosos eventos de todo tipo en Barcelona y en medio mundo. ¿Existe algún otro acontecimiento deportivo de mayor o menor magnitud que se tenga que celebrar en Barcelona y que crea que se tendrá que suspender?

Llevamos suspendidas y canceladas grandes, medianas y pequeñas pruebas: la Volta, el Godó, el Maratón, torneos internacionales, pruebas populares y escolares. En los meses de julio y agosto, en deportes, acostumbran a bajar el número de eventos por las altas temperaturas. Esperemos que en septiembre podamos volver con cierta normalidad, adaptando las competiciones a las posibles nuevas medidas que se tengan que implantar.

Usted es corredor. ¿En qué situación quedarán las carreras populares barcelonesas de los próximos meses tras el levantamiento del estado de alarma?

Como decía antes, posiblemente serán eventos diferentes a los que estamos acostumbrados, pero seguro que igual de atractivos.

¿En el área de Deportes, tras el Covid-19, cómo quedará el mandato a nivel de inversiones?

Estábamos en medio de la negociación del plan de inversiones del mandato. Posiblemente, uno de los más esperados por las necesidades acuciantes del sector. Pero, como ya he explicado a nuestras entidades, la prioridad del Instituto de Deportes de Barcelona es ser la salvaguarda y regeneración del sector deportivo de la ciudad. El programa y líneas estratégicas y objetivos del mandato han pasado a un segundo lugar. No existe en estos momentos objetivo más importante que el de salvar a nuestro sector.

David Escudé, concejal de Deportes y del distrito de Sant Martí / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
David Escudé, concejal de Deportes y del distrito de Sant Martí / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

¿Cree usted que las ligas u otras competiciones internacionales de los deportes profesionales se tendrán que acabar jugando o es mejor dar por acabadas las temporadas?

Jugar sin público en los estadios acaba siendo desalentador para los profesionales y resta mucha dosis de emoción. Quizás es el futuro, pero me cuesta imaginarlo. Acabar jugando supondría, además, modificar el calendario para la temporada siguiente o bien cambiar la competición tal y como se venía haciendo hasta ahora. Pero entiendo que existen obligaciones contractuales que dificultan cualquier decisión.

¿La crisis social y económica que todos los expertos dicen que traerá el coronavirus puede hacer replantear a Barcelona intentar organizar unos nuevos juegos olímpicos?

Seguro que replanteará a corto y medio plazo algunas decisiones. Hablar ahora de unos juegos olímpicos previstos para la década siguiente no tiene mucho sentido, incluso el Comité Olímpico Internacional ha decidido posponer los juegos de Tokio para el año que viene. En todo caso, no sólo las consecuencias de la pandemia determinarán la idoneidad o no de presentar finalmente candidatura. Lo será también si los juegos suponen una gran oportunidad para Barcelona, Cataluña y España.

¿Cuál es la situación de la pandemia en el distrito de Sant Martí?

Pese a no ser uno de los distritos más castigados por el contagio, la situación es sumamente compleja.

¿Por barrios, sabe usted cuáles son los más afectados del distrito?

Sí, mi barrio. El Camp de l’Arpa de Clot es el que contabiliza un mayor número de personas contagiadas.

Uno de los problemas graves que se ha producido en la ciudad y que la alcaldesa ha denunciado es el importante número de residencias con casos de coronavirus. ¿Qué radiografía puede hacer de estos equipamientos en Sant Martí?

Pude comprobarlo de primera mano porque llamé a muchos de ellos para interesarme. En todos, la situación era difícil. En la mayoría, con déficit de material y personal. En alguno, el escenario obligaba a una intervención inmediata. El panorama me atrevería a decir que era dramático.

¿De qué manera se está ayudando desde el distrito en la lucha contra la pandemia?

En primer lugar, poniendo nuestras instalaciones a disposición de los servicios sanitarios y asistenciales como es lógico. Pero, en paralelo, estudiando las necesidades presentes y futuras de cada uno de los barrios. También hemos incrementado los servicios de limpieza y mantenimiento, y estamos trabajando con nuestros cuerpos de seguridad para sumar efectivos en la calle. Nos hemos reorganizado política y administrativamente, y hemos adaptado nuestra estructura a la nueva realidad de forma urgente. Hemos estado 24 horas al día al lado tanto de la Guardia Urbana, como de los servicios técnicos, personales y administrativos del distrito, coordinados por el gerente. Estamos intentando paliar los efectos de la pandemia, previendo las posibles complicaciones derivadas del confinamiento y trabajando en los escenarios futuros de desconfinamiento.

¿Puede poner algunos ejemplos de equipamientos municipales o de entidades de Sant Martí que estén llevando algún trabajo de específico y que pueda destacar?

Muchos. Por suerte, nuestro distrito hace honor a su patrón. Siempre nos hemos crecido en situaciones complejas y, en esta ocasión, no ha sido diferente. El Hotel Princess se ha reconvertido en hotel de salud, con su director al frente, ayudando desde el primer momento; el CEM Marítim, gestionado por la Fundació Claror, ha servido para ayudar a nuestro hospital de referencia: el Hospital del Mar​, y el Centro Cultural Islámico catalán ha estado fabricando material sanitario.

David Escudé, en el maratón de 2019
David Escudé, en el maratón de Barcelona de 2019

La vuelta normalidad será larga y lenta. Probablemente durará meses. ¿Le consta a usted algún evento o festejo del verano que ya es seguro que no se celebrará? Pienso, por ejemplo, en las fiestas de la Vila Olímpica o del Poblenou, o en conciertos o festivales de la zona Fòrum.

En estos momentos es muy difícil saber todavía el alcance de las medidas y consecuencias, así como la fecha prevista para la vuelta a la normalidad, que efectivamente se realizará de forma prolongada. Durante un tiempo nada se parecerá a lo que vivimos el año pasado. De entrada, es seguro que las festividades previstas para los meses de abril y mayo tendrán que esperar.

En una reciente entrevista con la regidora de Hacienda, Montserrat Ballarín explicaba que el presupuesto municipal se tendrá que revisar. Citaba inversiones y gastos. ¿Tiene clara ya alguna inversión de Sant Martí que se tendrá que dejar para otro momento?

Las inversiones han sido el resultado de muchas horas de estudio y trabajo por parte del gobierno municipal consensuado con entidades y vecinos. Si tenemos que revisar, lo haremos del mismo modo.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.