A los barceloneses les esperan, al menos, cuatro meses de cortes de tráfico y de infierno circulatorio con el plan de obras que prepara el Ayuntamiento: levantará y volverá a poner el asfalto en seis tramos de carril bus, lo que inevitablemente obligará a alteraciones del tráfico rodado. Las compañías encargadas de las obras ya están informadas, los trabajos a realizar, decididos, y los contratos, adjudicados desde el pasado 14 de septiembre. Las obras dependen de Bimsa, la empresa pública municipal encargada de obras e infraestructuras.

De hechos, son dos las compañías constructoras que se harán cargo de estas obras. La primera de ellas es Agustí y Masoliver, que tendrá como labor remodelar el carril bus de la avenida Diagonal, entre la plaza Francesc Macià y la calle de Entença. El contrato con esta empresa asciende a 497.875 euros. Para realizar esta tarea se presentaron un total de ocho ofertas.

El bus X1 circula por el nuevo carril bus de la Diagonal / RP
Un autobús circulando por la avenida Diagonal / RP

CINCO COMPAÑÍAS ELIMINADAS

Una de las compañías que estaban interesadas en el concurso no presentó el informe justificativo de su baja oferta económica, por lo que fue excluida enseguida. Los técnicos municipales también excluyeron las ofertas de otras cuatro empresas por incurrir “en baja anormal y desproporcionada”. Una de ellas presentó un presupuesto con una rebaja del 20,73% respecto del presupuesto previsto, mientras que las otras dos rebajaron un 18,79, un 17,53 y un 16,79%, respectivamente. En respuesta a las peticiones de justificación, las cuatro empresas presentaron informes que no se ajustaban “al índice expositivo solicitado en la carta enviada por Bimsa”. De ese modo, al final sólo quedaron tres empresas con opciones a hacerse con la adjudicación. La oferta de Masoliver fue la más económica y la que finalmente se llevó la licitación, aunque en los aspectos técnicos una de sus competidoras obtuviese una ligera ventaja.

La segunda empresa que realizará obras es Asfaltos Barcino SL. Ésta fue la compañía que no llegó a presentar el informe justificativo para el tramo de Diagonal y por eso fue eliminada a las primeras de cambio. Esta empresa se ocupará de renovar los carriles de bus en cinco puntos de la ciudad: los tramos de Paseo Sant Joan (entre Rosselló y Còrsega), Rosselló (entre Girona y Bruc), Mallorca (entre Lepanto y Padilla), Gran Via (entre Paseo de Gràcia y Pau Claris) y Sepúl­­veda (entre Casanova y Muntaner).

Un bus de TMB circulando por el carril estrecho del paseo de Sant Joan / METRÓPOLI - JORDI SUBIRANA
Un autobús circulando por el carril estrecho del paseo de Sant Joan / METRÓPOLI

LAS EXTRAÑAS COINCIDENCIAS

Su contrato asciende a 487.875 euros. A la licitación de estos tramos se presentaron siete ofertas. Curiosamente, Agustí y Masoliver tampoco presentó informe de justificación de oferta económica en esta licitación, lo mismo que había hecho Asfaltos Barcino en el concurso que ella ganó. Así, Agustí y Masoliver quedó eliminada. ¿Hasta qué punto las empresas participantes en los concursos se habían coordinado para que las adjudicaciones fuesen a determinadas empresas? Nadie lo sabe, pero el modus operandi descrito no ayuda a despejar dudas.

En este lote, los técnicos municipales descartaron también otras tres compañías por baja anormal y desproporcionada y porque “no es suficiente la documentación aportada para justificar adecuadamente la viabilidad económica de sus ofertas”. Y aquí entra en escena otra curiosidad: las tres compañías descartadas también habían concurrido con ofertas temerarias en la otra licitación: se trata de Constraula Enginyeria i Obres, Firtec y Auxiliar de Firmes y Carreteras. En esta ocasión, la rebaja sobre el presupuesto previsto fue de un 18,8, un 17,20 y un 15,20%. Y esta vez, de nuevo los informes de justificación enviados al Ayuntamiento no se ajustan “al índice expositivo solicitado en la carta enviada por Bimsa”. Así, en este concurso también quedaron para el final tres empresas: Asfaltos Barcino y dos compañías más que fueron también las que compitieron con Agustí y Masoliver en la otra licitación.

Al margen de las peculiaridades de las licitaciones y las sospechas que puedan arrojar las ofertas anormalmente bajas presentadas reiteradamente por las mismas empresas, de lo que no hay duda es de que a los barceloneses se les avecinan meses de problemas con el tráfico, ya que dos de las principales vías de circulación de la ciudad, Diagonal y Gran Via, se verán afectadas por los cortes. Las obras prevén levantar todo el carril en los tramos mencionados, demoler pavimentos de hormigón, adoquín o macadam, compactar y rellenar con material granular un mínimo de 12 centímetros, extender capa de hormigón HM-20 con un espesor de 30 centímetros, extender una capa de aglomerado asfáltico de 8 centímetros, colocar una geovalla como recubrimiento polimérico para reforzar el asfalto y extender una capa de rodamiento aglomerado asfáltico de 3 centímetros y pintar la señalización horizontal. Las obras han de tener una garantía de 24 meses.

Carril bus/taxi de Gran Via en sentido Llobregat / RP
Carril bus/taxi de Gran Via en sentido Llobregat / RP

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.