Crisis en Ciutadans: el grupo del Ayuntamiento de Barcelona se rompe. La salida de la regidora Marilén Barceló ha abierto una profunda crisis en la formación política en el consistorio. Las malas relaciones internas, especialmente con la presidenta del partido en el consistorio, Mariluz Guilarte, han precipitado la marcha de Barceló. "Me voy por discrepancias con el liderazgo y con la coordinación con el grupo municipal", ha declarado Barceló a Metrópoli.

El conflicto no es nuevo y lleva meses cociéndose, quizá más de un año, y ha llegado un momento en que Barceló ha dicho basta. Uno de las situaciones más graves fue el despido de una asesora de Barceló, un cargo de confianza. El cese se produjo el pasado mes de julio. Según Barceló, ya se ha dado de baja del partido y pasará a ser regidora no adscrita, aunque su intención es incorporarse al grupo de Barcelona pel Canvi.

PÉRDIDA MASIVA DE DIPUTADOS

La grave situación que vive el grupo municipal de Ciutadans coincide con una crisis de la formación naranja a nivel estatal que se ha acrecentado con los malos resultados en las elecciones catalanas -con solo seis diputados después de que Inés Arrimadas ganara las autonómicas de diciembre de 2017- y de la comunidad de Madrid, donde Ciudadanos no consiguió representación el pasado 4 de mayo. En el camino se ha dejado 26 diputados. Algunos expertos apuntan que el partido puede acabar desapareciendo. Los aprietos internos han llevado a numerosos cargos a dejar el barco. El más sonado en Cataluña ha sido el de Lorena Roldán, ahora en el PP.

El grupo municipal de Ciutadans en el Ayuntamiento de Barcelona / EUROPA PRESS
El grupo municipal de Ciutadans en el Ayuntamiento de Barcelona / EUROPA PRESS

La intención de Barceló es sumarse ahora al grupo municipal de Barcelona pel Canvi, el partido que por ahora forman Manuel Valls y Eva Parera. De hecho, Ciutadans y Barcelona pel Canvi se presentaron conjuntamente a las elecciones de mayo de 2019. La candidatura se llamaba Barcelona pel Canvi-Ciutadans y sacó seis concejales: el propio Valls, Guilarte, Celestino Corbacho, Eva Parera, Paco Sierra y Barceló.

HACIA BARCELONA PEL CANVI

Barceló y Parera mantienen una excelente relación y la intención de la primera es el cambio de formación. En principio, si un concejal abandona su grupo municipal pasa a ser regidor no adscrito. Así pasó, por ejemplo, el mandato pasado con Gerard Ardanuy (CiU) y Juanjo Puigcorbé (ERC). En el caso de Barceló se da una situación distinta porque ambos partidos fueron juntos a las elecciones. Fuentes cercanas al caso explican que el gobierno municipal y los servicios jurídicos municipales estudian si Barceló puede integrarse en Barcelona pel Canvi.

Si Barceló no consigue ir con Parera, quedará como regidora no adscrita. El acta de edil es personal, pero el salto de un grupo municipal a regidor no adscrito supone una importante rebaja de sueldo, la pérdida de la mayoría de asesores con los que trabajar y algunos cargos que el concejal ostenta. Por ejemplo, Barceló es presidenta del distrito de Sant Martí, un cargo que podría perder.

Marilén Barceló, Manuel Valls y Paco Sierra / METRÓPOLI - JORDI SUBIRANA
Marilén Barceló, Manuel Valls y Paco Sierra / METRÓPOLI - JORDI SUBIRANA

EN CIUTADANS DESDE 2012

Según ha podido saber este medio, a Barceló le ha costado dar el paso y dejar las siglas con las que entró en política en 2012. Ese año, el que era el subsecretario de Ciutadans, Vicente Castillo, a quien ya conocía, la llevó a la cena de Navidad del partido. Ciutadans acababa de sacar nueve diputados en el Parlament de Catalunya. Acabó afiliándose y apenas dos años y medio después, en la primavera de 2015, fue la número tres al consistorio en la lista que encabezó Carina Mejías al Ayuntamiento de Barcelona.

Barceló es licenciada y doctora en Psicología por la Universitat Ramon Llull. Entre 1998 y 2000 fue psicóloga asistente en la unidad de juego patológico del Hospital de Bellvitge, y entre los años 2000 y 2015 su trayectoria profesional estuvo ligada al Instituto Mensalus, donde ejerció de psicóloga clínica, y a la Fundación Esportsalus, donde desempeñó, entre otros, trabajos de prevención e intervención psicoeducativa en distintos centros penitenciarios.Aunque nacida en Palma de Mallorca en 1975, vive en Barcelona desde los seis meses de edad. Es hija del torero Luis Barceló.

RUPTURA EN EL INICIO DE MANDATO

Ciutadans ya inició con una ruptura el mandato en el Ayuntamiento de Barcelona. Las elecciones las ganó Ernest Maragall con unos pocos miles de votos más que Ada Colau. La decisión de Valls de apoyar la investidura de Colau con los votos de tres de los seis concejales precipitó la ruptura con Ciutadans. El 19 de junio de 2019, Valls, Corbacho y Parera votaron a favor de la investidura de la líder de Barcelona en Comú, mientras que Guilarte, Sierra y Barceló (los tres representantes de Ciutadans) no lo hicieron.

Carina Mejías, entre Sonia Sierra y Marilén Barceló, el pasado mandato / CG
Carina Mejías, entre Sonia Sierra y Marilén Barceló, el pasado mandato / CG

La lista se dividió en dos grupos municipales distintos, Barcelona pel Canvi y Ciutadans. A los pocos días de la investidura de Colau, el exalcalde de L'Hospitalet de Llobregat abandonó a Valls y se fue con Guilarte. De esta forma, esta primera mitad de mandato Ciutadans ha tenido cuatro ediles (Guilarte, Corbacho, Sierra y Barcelona) y Barcelona pel Canvi dos (Valls y Parera).

VALLS SE MARCHA

En los próximos meses, Barcelona pel Canvi vivirá otro cambio que ya se ha anunciado. El exprimer ministro francés ya ha dicho que deja el Ayuntamiento de Barcelona y que vuelve de forma definitiva a París. La marcha de Valls supondrá la entrada de Óscar Benítez, que era el número siete de la candidatura Barcelona pel Canvi-Ciutadans. Benítez ahora es director de seguridad de bus de TMB y consejero del partido en el distrito de Sant Martí.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.