ARCHIVADO EN:

Ocho horas después de que Metrópoli Abierta publicara en exclusiva que Celestino Corbacho abandonaba a Manuel Valls para incorporarse al grupo municipal de Ciutadans en el Ayuntamiento de Barcelona, el partido naranja lo ha confirmado oficialmente. Lo cierto es que el exalcalde de Hospitalet hacía días que había tomado la decisión de romper con Valls. Así se lo ha comunicado el propio Corbacho al exprimer ministro francés este martes por la mañana en una reunión en la casa de Valls en la calle de París, en el Eixample. Fuentes de Ciudadanos aseguran que Corbacho también será el presidente del grupo de Ciudadanos en la Diputación de Barcelona

En conversación con Metrópoli Abierta, el exministro de Trabajo asegura que entra en el partido naranja como "independiente" y que "tendrá libertad de voto". El exalcalde de la segunda ciudad catalana dice que Ciudadanos no le ha puesto ningún problema para que se incorpore al grupo de Ciudadanos de la Diputación, aunque no ha querido confirmar que vaya a ser el presidente. Desde el entorno de Valls también se da por hecho que Corbacho será el presidente del grupo. "Significa más dinero y coche", apuntan fuentes cercanas a Valls, que este miércoles comparecerá ante la prensa por primera vez tras la ruptura de Ciudadanos y Corbacho con él

"NO ESTAR SOMETIDO A LA DISCIPLINA DEL PARTIDO"

Corbacho asegura que su condición de independiente le permitirá "no estar sometido a la disciplina del partido" y obrar con más libertad. Reconoce que se pueden producir situaciones en las que vote distinto del resto de sus compañeros, Mariluz Guilarte, Marilén Barceló y Paco Sierra, los tres concejales que integrarán junto a Corbacho el grupo municipal de Ciutadans en el consistorio y que concurrieron a las elecciones en la plataforma de Valls Barcelona pel Canvi-Ciutadans. "Si en algún momento nos encontramos en esta situación, lo tendremos que hablar", concreta. 

En las próximas semanas, Corbacho, que ya fue presidente de la Diputación en 2008, deberá votar junto con sus compañeros el cartapacio municipal -el reparto de cargos del gobierno municipal-, pero no se ha querido mojar sobre cuál será el sentido de su voto. "Ni siquiera sabemos cómo se repartirá el cartapacio", se excusa el concejal. El pasado sábado, Corbacho votó a favor de la investidura de Colau junto con Valls y Eva Parera, mientras que el resto de concejales de la plataforma se inclinaron por depositar una papeleta en blanco.

SONDEADO COMO ALCALDABLE EN HOSPITALET

Los votos de Valls, Parera y Corbacho fueron decisivos para que Colau fuera elegida de nuevo alcaldesa al sumar los votos de 21 de los 41 regidores del pleno, la mayoría. Ahora, con el salto de Valls a Ciutadans, la posibilidad de que Colau y PSC -socios del futuro gobierno- puedan alcanzar acuerdos con Valls se minimiza y el gobierno municipal tendrá que negociar también con otros partidos para alcanzar acuerdos sobre temas estratégicos, como los presupuestos.

Aunque esperada, la comunicación oficial de la incorporación de Corbacho al grupo municipal de Ciudadanos no ha gustado nada al entorno más próximo de Valls. Si bien Corbacho será un concejal independiente, el político catalán está muy cerca del partido naranja, que le sondeó como alcaldable para Hospitalet, aunque finalmente se incorporó como número 3 de la lista de Valls.

Tras la ruptura de la plataforma de Valls, en el Ayuntamiento la candidatura quedará dividida en dos grupos. En Ciutadans, la presidenta será Guilarte, y el portavoz, Sierra. El grupo de Valls tomará el nombre de Barcelona pel Canvi y lo formará el propio exministro francés y Parera. A la plataforma de Valls y Ciutadans les corresponden 27 consejeros de distrito, que ambos grupos se tendrán que repartir de forma proporcional.