El gobierno de Ada Colau y Jaume Collboni ha sacado adelante el presupuesto municipal para 2021. Las cuentas han sido aprobadas este viernes en el pleno municipal con los votos a favor de Barcelona en Comú, PSC, ERC y Barcelona pel Canvi. El pacto entre el ejecutivo local y republicanos fue explicado por este medio el pasado sábado. El resto de partidos del consistorio no se han posicionado a favor. JuntsxCat lo ha hecho en contra, al igual que Ciutadans, mientras que el PP se ha abstenido.

En concreto, de los 41 concejales del pleno, 30 han avalado los presupuestos municipales, que están marcados por la situación de crisis económica y social de la pandemia. Las cuentas del Ayuntamiento para el próximo año suponen una cifra récord, 3.253 millones de euros en total -por encima de las previsiones iniciales-, de los que más de 2.400 millones serán para gasto corriente y alrededor de 800 millones para inversiones. Los números de Colau y Collboni se ven reforzados por las aportaciones estatales -más de 350 millones- y la capacidad de endeudamiento -150 millones-.

2.000 EUROS POR BARCELONÉS

Según el primer teniente de alcaldía, éstos son los mejores presupuestos que Barcelona puede tener para afrontar la pandemia actual, y ha asegurado que en ellos se han incluido propuestas de todos los grupos municipales, ha dicho Collboni. Para el concejal de Presupuestos, Jordi Martí (Barcelona en Comú), "los 3.253 millones de euros se traducen en 2.000 euros por barcelonés". El 20% del total irá destinado a inversiones, ha añadido Martí. El concejal ha destacado que el Ayuntamiento destinará 16 millones para comprar bajos comerciales, 50 millones para la rehabilitación de edificios y 20 millones para pequeñas y medianas empresas.

Junto a los presupuestos, el gobierno de la ciudad ha aprobado las ordenanzas fiscales para el 2021. Las tasas e impuestos no suben. Se congelan, pero se hace tras un año de un fuerte incremento. Si bien la mayoría de grupos han votado igual en presupuestos y ordenanzas fiscales -Barcelona en Comú, PSC y ERC (a favor) y JuntsxCat y Ciutadans (en contra)-, Barcelona pel Canvi y PP han cambiado el sentido del voto. Los primeros se han abstenido en las ordenanzas fiscales, mientras que los populares se han posicionado en contra. 

ACUERDO CON ERC

Para avalar las cuentas del gobierno, ERC ha pacto con Colau y Collboni el destino de 300 millones de euros, entre ellos 50 millones extra para comprar pisos, 30 millones en inversiones en los barrios, la puesta en marcha de la tasa Amazon para plataformas de comercio electrónico y un recargo de la tasa turística, a partir de junio del próximo año, a pesar de que la presencia de visitantes no está garantizada. El acuerdo con republicanos también prevé ayudas para la apertura de hoteles y restaurantes (20 millones) y un refuerzo de los servicios sociales y la atención social, entre ellos 12 millones para la infancia de 0 a 16 años. El concejal de ERC, Jordi Castellana, ha destacado que el presupuesto del Ayuntamiento ha crecido en tres años un 20%.

Por su parte, desde Barcelona pel Canvi se asegura que el acuerdo con el gobierno municipal incluirá más gasto en vivienda y en ayudas en becas comedor "para todo el año, y no únicamente para el curso escolar" -según la regidora Eva Parera-, y para el deporte. El pacto también ha permitido desencallar la construcción de la biblioteca de Sarrià, que llevaba 10 años paralizada, y ha asegurado que también incluye el inicio de la reforma de la Rambla en 2021 por Drassanes, aunque el gobierno municipal no lo ha querido confirmar. "Cuando el gobierno municipal tenga algo que comunicar sobre la Rambla ya lo hará", se han limitado a decir desde el distrito de Ciutat Vella. 

En el pleno, Manuel Valls (Barcelona pel Canvi) ha recordado que Barcelona se encuentra en decadencia. "Muchos lo han escrito". Para Valls, todavía no se conoce la dimensión de esta crisis, pero sí ha dicho que es la mayor que conocerán las generaciones actuales. "Es muy importante gestionar bien los recursos de este presupuesto, con fuertes aportaciones extras, que probablemente no estarán en 2022". Valls ha aprovechado su intervención para criticar el acuerdo de presupuesto del gobierno con ERC. "La foto del domingo fue un intento de veto".

"PRESUPUESTO CONTINUISTA Y POCO AMBICIOSO"

JuntsxCat ha votado en contra de los presupuestos a diferencia del año pasado, que sí los apoyó. La negativa del partido que encabeza Elsa Artadi se produce a menos de dos meses para las elecciones autonómicas. Para Artadi, es un presupuesto "poco ambicioso, continuista y conservador", que "huele a plan Zapatero" [en referencia a José Luis Rodríguez Zapatero, expresidente del Gobierno español]. "El objetivo de este presupuesto tendría que ser para que todo el mundo pueda volver a levantar la persiana, pero es un presupuesto que básicamente se dedica a levantar calles", ha subrayado Artadi. "Es un presupuesto que debería servir para salir de la crisis, pero no lo es, y lo pagaremos caro", ha añadido.

Para Mariluz Guilarte, líder de Ciutadans, el acuerdo del presupuesto es la consolidación del tripartito municipal. La edil, además, ha recalcado que este 2021 el Ayuntamiento consolidará el impuestazo aprobado a principios de 2020. "Congelar, como dicen ustedes, es consolidar el aumento de tasas e impuestos que se ha puesto en marcha este 2020", ha dicho Guilarte, que ha definido las formas de funcionar del gobierno municipal de "caciquiles". La regidora ha vuelto a reclamar que la Generalitat pague los 300 millones que debe al Ayuntamiento. "En este presupuesto no reclaman que se ponga fin esta deuda", ha precisado Guilarte, que ha criticado especialmente el recargo de la tasa turística, a partir de junio, en plena crisis económica. 

"SABLAZO" EN IMPUESTOS SEGÚN EL PP

Desde las filas del PP, Josep Bou, ha lamentado que el gobierno no ha querido aceptar ninguna de las rebajas fiscales propuestas. "Barcelona tendrá un IBI superior a Madrid en un 78%", ha asegurado Bou. El edil ha denunciado también que el Ayuntamiento no ha querido rebajar al 100% la tasa de terrazas en 2021. "Las ordenanzas fiscales son un sablazo". Menos beligerante se ha mostrado Bou con los presupuestos, que ha agradecido que el plan de contigencia para rescatar a los sectores económicos afectados por la pandemia incluya algunas de las medidas de los populares. En cualquier caso, Bou ha lamentado algunas de las inversiones que se pondrán en marcha este 2021, como la conexión del tranvía por la Diagonal, porque "no son prioritarias". "Lo más importante debe ser rescatar la economía".

Casi al final del debate, Collboni ha lamentado el voto en contra de JuntsxCat y Ciutadans a los presupuestos, que ha ligado a la convocatoria de elecciones autonómicas del 14 de febrero. "JuntsxCat y Ciutadans son el bipartito del No". Según el primer teniente de alcaldía, el gobierno había aceptado el 95% de las alegaciones del partido naranja. Guilarte lo ha negado.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.