El PSC votará en contra de poner otra vez el lazo amarillo en la fachada del Ayuntamiento de Barcelona. Así lo ha asegurado el líder del PSC en el consistorio y futuro socio de gobierno de Ada Colau, Jaume Collboni. "Votaremos en contra de poner un lazo amarillo en el Ayuntamiento porque no representa a todos los ciudadanos", ha subrayado el concejal.

El pasado sábado, tras ser elegida alcaldesa, Colau dijo que tenía la intención de volver a poner el lazo amarilla en el edificio consistorial. Barcelona en Comú quiere llevar este tema a votación en la Junta de Portavoces. De someterse a consideración de los grupos municipales, muy probablemente la propuesta será aprobada con los votos favorables de los comuns (10), ERC (10) y Junts per Catalunya (5). El lazo se tuvo que retirar el pasado marzo por orden de la Junta Electoral Central.

UN AYUNTAMIENTO NEUTRAL

En una entrevista en El Matins de TV3, Collboni ha insistido que sería "un error" volver a colgar un símbolo que no cuenta con un consenso de todo el Ayuntamiento. Para el futuro teniente de alcadía, el consistorio es la casa de todos y debe ser "neutral" desde un punto de vista partidista y político.

A pocas semanas de configurarse el pacto de coalición con Barcelona en Comú, Collboni ha destacado que la intención del nuevo equipo de gobierno será llegar a acuerdos con ERC para sacar adelante algunos temas de ciudad, aunque parece obvio pensar que Maragall, tras haber perdido la alcaldía, no estará muy abierto a aprobar demasiados proyectos.