El candidato del PSC a la alcaldía de Barcelona, Jaume Collboni, quiere llegar a un pacto de gobierno con los comuns –sin ERC– y tiene claro que eso implicará un precio: no le dará “un cheque en blanco” a Ada Colau. Así lo ha detallado este sábado en una rueda de prensa junto a la socialista Laia Bonet. Para él, "no tendría sentido" investir a la alcaldesa en funciones si antes no llegan a un acuerdo de gobierno.

Collboni se ha mostrado esperanzado con poder llegar a un acuerdo con Colau, aunque no las tiene todas con ella. En esta tónica ha querido subrayar que "no sería responsable" por parte de Colau presentarse a la investidura sin tener pactados los apoyos para garantizar un gobierno de progreso.

RECHAZO TOTAL A ERC 

Así, el tercer partido más votado en las elecciones municipales de la ciudad ha rechazado entablar conversaciones con ERC o apoyar el tripartito que propone Colau, sosteniendo que el mandato que le dieron sus 138.000 votantes implicaba evitar que Barcelona estuviera subordinada al independentismo.

Además, ha indicado que, a su parecer, el Govern "está más pendiente de lo que piden en Waterloo que de lo que piden en Nou Barris". Así, tal como apunta el socialista, en la ciudad habría que atender a asuntos como seguridad, transporte público, acceso a la vivienda y políticas sociales: "No queremos que a Barcelona le pase lo mismo que a Cataluña", ha lanzado, pues, según Collboni, el independentismo está solo pendiente de la gesticulación y el simbolismo.